ASPIC, DETECTIVES DE LO DESCONOCIDO 1. LA ENANA DE LOS ECTOPLASMAS

Aspic - Detectives de lo desconocido - Thierry Gloris - Jacques Lamontagne
Parece ser que, últimamente, están de moda los tomos integrales con material de la BD europea. A las editoriales ya veteranas en la publicación de este tipo de cómics, como Planeta Cómic o Norma, se han ido sumando otras como Dolmen -en su línea Fuera Borda-, Ponent Mon, Netcom2, o Yermo Ediciones, llegando a ser el grueso de lo que publican estas últimas de procedencia francobelga. Y, como en cualquier ámbito de publicaciones tan amplio como éste, hay un poco de todo. Así, vamos viendo cómo se están recuperando títulos más o menos clásicos, al tiempo que aparecen series actuales, todos ellos buscando su hueco en el mercado y, a tenor del ritmo de publicaciones, consiguiendo una buena respuesta por parte de los aficionados. De hecho, a los lectores se nos presenta un problema -que ya hubiésemos querido en otros tiempos- al echar un vistazo a las novedades que cada mes llenan las estanterías de las librerías especializadas, y es el de saber escoger cuáles de esos títulos van a ser realmente interesantes. Frente a otras industrias mucho más destajistas -la norteamericana o la japonesa, por ejemplo-, la industria francobelga se ha caracterizado, en líneas generales, por un ritmo de producción mucho más lento, que permite a los dibujantes dedicar mucho tiempo al arte de los álbumes, tanto a la documentación para la ambientación de las historias, como a la ejecución de las planchas. De este modo, el aspecto visual, al menos, suele ser bastante cuidado y pleno de detalle, con lo que es relativamente sencillo que una BD nos entre por los ojos; nos queda la cuestión de si el guión estará a la altura...

Afortunadamente, en el caso que nos ocupa, la historia que nos propone Thierry Gloris hace justicia a los estupendos dibujos de Jacques Lamontagne, con el resultado de un tomo -un integral que recoge los dos primeros álbumes de la serie- de un aspecto tan sobresaliente como entretenido es su guión. La fórmula pasa por presentarnos a unos personajes tan reconocibles como carismáticos, junto a una trama detectivesca, en una ambientación de fin de siècle parisino, con elementos del fantástico. En la obra se mezcla el tono de las novelas populares de la época con ciertos elementos más actuales para entregarnos un pastiche, en el mejor sentido de la expresión, en la que el sentido de la diversión y la complicidad con el lector parecen ser su objetivo prioritario. No faltan los guiños a ciertas obras y autores de la época -comenzando con el co-protagonismo de C. Auguste Dupin, el singular detective creado por Edgar Allan Poe-.

En el reparto principal tenemos, por un lado, a Flora Vernet, una joven temporalmente "socia" -no muy a la voluntad de él- del Chevalier Dupin, aprendiz de detective y mujer bastante resuelta y algo alocada. Y, por el otro, a Hugo Beyle, un peculiar caballero cuyos problemas le llevarán a buscar la ayuda de Dupin... Y encontrar la de Flora. Por el camino encontraremos diferentes personajes secundarios, policías, delincuentes y hasta una especie de secta de "genios del mal", además de algún que otro personaje sobrenatural. La aventura que vivirán ambos en el ciclo formado por los dos álbumes de este integral sirve como prólogo a lo que se nos anuncia en el título de la misma.

El arte del tomo luce de modo inmejorable, muy cuidadoso y en apariencia muy bien documentado, con una gran atención al detalle, excelente planificación, composición y narrativa, y una gran habilidad para el retrato y la expresividad de los personajes. El tratamiento del color, tan minucioso al menos como el propio dibujo, termina de redondear el aspecto final.

Lo fundamental, después de todo, es la impresión que ofrece la lectura y, en nuestro caso, no puede ser mejor: nos lo hemos pasado estupendamente leyéndolo. Sí, es una lectura ligerita y sin demasiadas pretensiones, pero está realizada con mimo, con profesionalidad y saber hacer, y ha conseguido exactamente aquello que le suponemos: hacernos pasar un buen rato gozando de la entretenida historia y estupendo aspecto visual. Ojalá siquiera la mitad de los tebeos que pueblan las estanterías de las librerías de cómics consiguieran, al menos, esto. Sólo nos queda recomendar que le echéis el proverbial vistazo: si os gustan las historias de detectives con un toque sobrenatural aquí tenéis un excelente ejemplo. Y ya sólo nos queda esperar a la continuación...

1 comentario:

Dani Campoy dijo...

Muy interesante, muy buenos dibujos :D

Te paso mi blog , soy dibujante, a ver que te parece ys i lo puedes seguir

http://danicampoy.blogspot.com.es/