SUSHI 3, de Felipe H. Navarro

Felipe H. Navarro nos presenta una nueva entrega de su revista de cómics Sushi, que alcanza, con ésta, su tercera entrega en este formato. Un puñado de historietas cortas, con algunas ya publicadas en otros lugares, es lo que encontraremos aquí. Los 11 segmentos de que consta este Sushi tienen guión y dibujo suyo, así que, si ya están familiarizados con el arte de este autor, no se verán defraudados. Para los demás, les comentamos algunas de nuestras impresiones, por si les damos alguna pista que les anime a la lectura.

Lo primero que podríamos decir de Felipe H. Navarro es que su estilo es, digámoslo así, minimalista. Un trazo limpio, claro y sin aditamentos: cada figura está delineada con un grosor generalmente constante, con el mínimo sombreado o mancha, y mérito suyo es el de hacer reconocible cada elemento del escenario aun reduciéndolo a su mínima expresión. Dicho sea de paso, no crean que dibujar sin meter rayitas para los sombreados y mil y un detallitos figurativos es necesariamente más fácil que optar por lo "difícil" de un dibujo "currado"; cuando se  escoge un estilo tan desnudo se requiere de un talento especial, y no menos meritorio, para conseguir transmitir toda la información que requiere cada viñeta, cada página, y la historieta como un todo, sugiriendo más que haciendo explícito, y esto, como les decimos, tiene su arte y no todos los que optan por una vía de este estilo aciertan. Afortunadamente, en nuestra opinión el caso de FH es ejemplar en el sentido  positivo de lo que comentamos.

Sobre el guión de las historietas, teniendo en cuenta que son muy breves -entre una página y unas pocas-, pues justo hay lugar para algún ejercicio de estilo, para una sugerencia de historieta, siempre con un aire poético y evocativo, que utiliza la mera anécdota narrativa (cuando está presente) casi siempre como excusa para insertar un juego de palabras, un fragmento in media res y sin final entresacado de un todo que sólo podemos inventar, un apólogo no exento de ironía, una biografía condensada, un momento humorístico, un recuerdo... Su imaginario se mueve entre la aparente liviandad de lo que cuenta y un cierto distanciamiento irónico, entre un esto es lo que hay y un espacio en blanco que trasciende la viñeta y que queda a la interpretación del lector. La lectura no termina tras contemplar la última estampa y, a poco que dejemos volar nuestra propia imaginación, podremos encadenar imágenes que completen lo que el artista nos ha dejado como primer motor.

Nos queda invitarles, pues, a descubrir, o a seguir indagando en, el universo de Felipe H. Navarro, un autor al que seguimos desde hace ya unos cuantos años y que no ha dejado de darnos alegrías. Tiene una página web donde encontrarán una buena muestra de materiales, y en este mismo blog encontrarán una entrevista que le hicimos nada menos que en 2008. Feliz lectura.

No hay comentarios:

Archivo del blog