Reivindicando la Marvel setentera (5): SPIDER-WOMAN (III)

Marvel Two-In-One 30 - La Cosa y Spider-Woman
ANTERIORES:
La etapa Marv Wolfman (I)

En nuestra anterior entrega dimos cuenta del sorprendente origen de Spider-Woman, tanto por lo que hace a las causas extra-ficcionales como a las propias de la ficción, y vimos cómo Archie Goodwin y Sal Buscema fueron los encargados de narrar sus primeras andanzas, en aquel Marvel Spotlight nº 32. Toca ahora hablar del relevo que tuvo lugar cuando Marv Wolfman toma las riendas del personaje, en dos etapas bien diferenciadas. Primero, en una serie de historietas dentro de la colección Marvel Two-In-One y, a continuación, en los ocho primeros capítulos de la colección propia de Jessica Drew. Empecemos, pues, por esta primera etapa, dejando para nuestra siguiente entrada el inicio de la colección regular.

La colección Marvel Two-In-One fue un título genérico con una fórmula fija, consistente en que su protagonista principal, Ben Grimm, La Cosa de Los Cuatro Fantásticos, viviera diferentes aventuras acompañado por distintos personajes del Universo Marvel en cada episodio. Siguió el modelo de Marvel Team-Up -cuyo protagonista principal fue Spider-Man-, y se mantuvo durante 100 números y 7 anuales, para ser sustituida a continuación por un título de La Cosa en solitario. En las portadas aparecía un "Marvel Two-In-One presents: The Thing and"... y a continuación el nombre del personaje o personajes que acompañarían principalmente a Ben en dicho episodio.
Marvel Two-In-One 29 - La Cosa y Shang-ChiMarvel Two-In-One 31 La Cosa y Spider-Woman contra Alicia MastersMarvel Two-In-One 32 - La Cosa y La Chica InvisibleMarvel Two-In-One 33 - La Cosa y Modred el Místico
Así, el nº 30 de la colección fue el que colocó en su portada un "... and Spider-Woman", aunque Jessica apareció, de hecho, entre los números 29 (en una única viñeta, al final) y el 33. La trama de estos episodios, en particular por lo que hace a nuestra protagonista arácnida, es, más o menos, como sigue.

El Marvel Two-In-One nº 29, "Two against Hydra" (Dos contra Hydra), vuelve a presentarnos a la organización criminal que jugó un importante papel en el episodio de origen de Spider-Woman. El personaje que acompaña a la cosa durante este episodio es Shang-Chi, "Master of Kung Fu", y no encontramos a Jessica, como decíamos, hasta su última viñeta, donde la vemos inconsciente y prisionera de Hydra.
Spider-Woman - prisionera de Hydra
El número 30, "Battle atop the Big Ben" (Batalla sobre el Big Ben) es el único de esta etapa que tiene el nombre de Spider-Woman en la cubierta. Ésta, controlada nuevamente por Hydra, se enfrenta -en uno más de esos clásicos enfrentamientos entre héroes de Marvel- con Ben Grimm en dos momentos, sin que haya un claro vencedor. Entre medias, Jessica rapta a la eterna novia de Grimm, Alicia Masters, y la entrega a Hydra. El episodio termina con el enfrentamiento entre ambos en lo alto del Big Ben; una explosión derriba a ambos y caen al Támesis.

Jessica seguirá compartiendo protagonismo con La Cosa en el nº 31, "My sweetheart... My Killer!" (¡Mi amada... mi asesina!), por más que la portada muestre a La Cosa "alone against the Mystery Menace" (en solitario contra la amenaza misteriosa). Grimm rescata a Jessica del agua y, típicamente, el impacto ha "aclarado" la cabeza de la mujer arácnida, la cual ya no está bajo el control mental de Hydra. Así, explica cómo fue re-capturada por Hydra, sometida a experimentación y obligada a raptar a Alicia. Hydra pretende, a partir de lo averiguado con Jessica, crear un ejército de Spider-Women, de las que el primer sujeto será Alicia Masters. Mutada en un monstruo arácnido, ésta aparece para enfrentarse a ambos héroes.
Spider-Woman y La Cosa contra Alicia Masters arácnida
"And only the Invisible Girl can save us now!" (¡Y sólo la Chica Invisible puede salvarnos ahora!) es el título del siguiente capítulo, que tiene en portada a la compañera de Ben Grimm en Los 4F. Las fuerzas combinadas de las dos heroínas y el héroe rocoso serán necesarias para contener, sin matarla, a la imparable Alicia mutada. Inconsciente, es llevada al profesor Louis Kort, el científico que fue obligado a crear el proceso que transformó a Alicia, y que había sido liberado de Hydra por el propio Ben. Kort consigue revertir el estado de la pareja de Grimm.
Ben Grimm - Alicia Masters - Louis Kort - Deathlock
Llegamos al número 33, "From Stonehenge... with death!" (Desde Stonehenge... ¡con muerte!), con Modred el Místico en cubierta. En este episodio, nuestros héroes tendrán que librar una batalla con ciertos seres mágicos, aunque más importante, para lo que aquí nos interesa, son ciertas revelaciones sobre nuestra Jessica que comenzarán a establecer el statu quo con el que Wolfman afrontará la serie regular de Spider-Woman.

En primer lugar, vemos cómo durante todo este ciclo nuestra heroína lo es más bien a su pesar, arrastrada, por un lado, por los acontecimientos y, por otro, por una tendencia, digamos, altruista que a ella misma parece costarle aceptar. Así, en una viñeta del número 33, en plena batalla con seres sobrenaturales, encontramos los siguientes globos de pensamiento expresados por Jessica: "Grimm debe darse cuenta de que no somos un reto para esas bestias... ¡a pesar de lo cual, él sigue luchando! ¿Por qué? ¿Qué hace que un hombre como él luche contra un poder así? ¡Un hombre sabio se retiraría! Y sin embargo, yo no soy más sabia que él. Sigo aquí... Y aunque sé que me enfrento al poder de la misma muerte... ¡sigo luchando!" Esta idea de Jessica como heroína por accidente será una constante durante la primera etapa de su serie regular, donde veremos cómo, lejos de querer ser una superheroína que combate supervillanos por propia voluntad, verá cómo los problemas en forma de freaks enmascarados, más que buscarlos, se los va encontrando. Dado el peculiar karma del Universo Marvel, que ya sabemos que propicia los encuentros más o menos fortuitos entre individuos enmascarados, esto no supondrá mayores problemas para los guionistas, y concederá un status peculiar a nuestra heroína arácnida, la cual no tendrá las motivaciones para combatir el crimen de, por ejemplo, su contrapartida masculina. A pesar de ello, la veremos del lado de la justicia en buena parte de sus enfrentamientos, aunque no sin ciertas ambigüedades que dotan de una personalidad diferenciadora a la serie.

En la siguiente viñeta del episodio al que nos referíamos, Jessica sigue expresando sus dudas: "Ahora bien, tengo menos que perder si muero. ¿Qué podría importar si una araña evolucionada es aplastada durante la batalla? ¿A quién le importaría? Y más aún, ¿quién lloraría por mí?" Esto resulta particularmente interesante, ya que muestra una de las posibilidades que hubieran podido explotarse de haberse mantenido el origen que Archie Goodwin estableció para el personaje en su presentación. El nuevo guionista, sin embargo, no parecía dispuesto a seguir con ese concepto, temiendo quizá que algo tan radical pudiera disuadir a posibles lectores: "Spider-Woman era una araña evolucionada y, a mediados de los setenta, eso no hubiera funcionado. Tuve que coger lo que Archie [Goodwin] hizo y girar en torno a eso en una nueva historia para que pudiera ser humana." (declaraciones recogidas en Back Issue nº 17). Así, en apenas unas viñetas al final del citado Marvel Two-In-One 33, Modred revela a Jessica su condición humana:
Spider-Woman y Modred 1
 "Y eres ciertamente una mujer con un poder sorprendente. En la época de Modred, hubieras sido considerada una hechicera de una fuerza inimaginable".
"Me temo... Que lo que soy está verdaderamente más allá de la imaginación. / No soy una mujer, Modred. Ni siquiera soy humana. / Pero lo que soy... Es algo de lo que ni siquiera yo estoy segura."
Spider-Woman y Modred - 2
"Estás equivocada, mujer. Eres tan humana como todos los que has salvado en esta noche. (...) Ahora, mujer... Créeme cuando digo: eres humana... Eres nacida mujer."

La serie regular de Spider-Woman comenzará, de hecho, recontando su origen, adaptado por Wolfman de forma coherente con lo narrado por Goodwin, pero con nuevas evidencias que harán que, efectivamente, Jessica sea humana y no una araña evolucionada. Todo y que, como veremos, el tono esquinado y bizarre se mantendrá en la serie, no podemos sino lamentar este cambio, que hubiera hecho de esta serie probablemente una de las más osadas y locas de una época en la que osadía y locura no faltaron precisamente en este contexto.

En la próxima entrega pasaremos a comentar los ocho primeros números de la serie regular, los escritos por Marv Wolfman, y veremos cómo, pese a que la primera decisión del guionista, como hemos visto, fue la de "normalizar" el origen de Jessica, el título iba a ser cualquier cosa excepto "normal".

No hay comentarios:

Archivo del blog