Reivindicando la Marvel setentera (4): SPIDER-WOMAN (II)

Marvel Spotlight 32 - Spider-Woman - Primera aparición
ANTERIORES:
PRESENTANDO A LA MUJER-ARAÑA

La trayectoria de la Spider-Woman original, Jessica Drew, desde su misma creación hasta el final de su primera serie, es un buen ejemplo de aquello que tratamos de reivindicar en esta serie de entradas. Nacida de una circunstancia forzosa y apresurada, y condenada en principio a una única aparición y luego a un más que probable olvido, fue capaz de mantener, con numerosos cambios en los equipos creativos y en el rumbo de la serie, una cabecera propia de 50 números, aparte de sus apariciones como invitada en otros títulos de la época. Las prisas por introducir al personaje, junto a los frecuentes cambios que sufriría la colección, hacen de ésta un título tan extraño como su propia protagonista. Esto se ve particularmente en su confusa -y alterada casi al instante- historia de origen, un pequeño rompecabezas que quizá nunca llega a aclararse del todo. También se notó un empeño en diferenciar a Jessica de su contrapartida masculina, evitando en la medida de lo posible los inevitables crossovers, dando a la serie -sobre todo al principio- un tono mucho más bizarre y siniestro, junto a una galería de secundarios y villanos (a cuál más raro) propia, y cambiando el recurrente Manhattan donde la plana mayor de Marvel se movía por la época por Londres, Los Ángeles o Chicago. No se trata, me dirán, de una obra maestra, ni siquiera, tal vez, de un tebeo especialmente sobresaliente en su género. Ya Marv Wolfman confesó que abandonaba la serie, tras tan sólo ocho números, porque, en sus palabras, "si tengo que decir la verdad nunca me he sentido cómodo escribiéndola. Nunca encontré un asidero para tratar con ella, y seguí intentándolo hasta que finalmente decidí abandonar el título"1. Y no fue el único escritor con problemas con el personaje, como veremos más adelante. Por lo demás, los cambios de manos y de tono de la serie cada cierto tiempo le restan sensación de unidad y coherencia autoral al conjunto2, dejando la sensación de que el personaje no acababa de encontrar su espacio y razón de ser en el Universo Marvel. Ahora bien, quizá la suma de sus extrañezas e incertidumbres es lo que termina dotando de interés a la serie, situándola en una singular tierra de nadie donde los diferentes autores que pasaron por ella tuvieron ocasión de ir probando cosas poco vistas en su contexto, dándole una personalidad propia y diferenciada. Quizá, insistimos, no sea un cómic al gusto de los lectores habituales de Marvel, no digamos de un público en general, pero creemos que es un título mágico y extraño que bien merece la etiqueta "de culto", y que no debería quedar relegado al olvido.

EL ORIGEN DE SPIDER-WOMAN

Spider-Woman es, como decíamos, un personaje condicionado ya desde su misma génesis. Veamos la motivación que llevó a Marvel a crearlo, tal y como lo recuerda Stan Lee: "De repente me di cuenta de que otra compañía podría sacar rápidamente un tebeo como ese y reclamar el derecho a utilizar el nombre, y pensé que sería mejor hacerlo nosotros cuanto antes para registrar el copyright del nombre. Así que lanzamos uno rápido, y eso fue exactamente lo que pasó. Quería proteger el nombre, porque es el tipo de situación donde algún otro podría decir, 'eh, por qué no sacamos una Spider-Woman; no pueden detenernos'..."3 Roger Stern, que fue editor del título, nos da una versión del asunto con una amenaza mucho más concreta: "La única razón por la que Spider-Woman fue creada en primer lugar fue para evitar que otra compañía nos robara a Spider-Man con una versión femenina para una serie de dibujos animados de los sábados por la mañana. Alguien -debió de ser Stan Lee- descubrió que una rival de Spider-Woman estaba en desarrollo para una serie de dibujos animados y, queriendo proteger el nombre para Marvel, Archie Goodwin se presentó rápidamente con nuestra propia Spider-Woman".4 La empresa que estaba en ello era Filmation, que pretendía, al parecer, crear a su propia Spider-Woman para un programa de los sábados por la mañana, Tarzan and the Superior Seven. El show constaba en aquel momento de dos segmentos con personajes protegidos -Batman y Tarzán-, pero Filmation quería expandir el programa hasta los siete. Los cinco nuevos estarían protagonizados por héroes creados para la ocasión (evitándose con ello el pagar derechos), y uno de ellos iba a ser una Spider-Woman. En Marvel se enteraron a tiempo y ya sabemos que consiguieron adelantarse con su cómic de Spider-Woman, con lo que debieron obligar a Filmation a cambiar de planes hasta cierto punto, ya que el segmento con fémina arácnida se incluyó en el show, pero con el nombre de Web Woman.
Web Woman - Tarzan and the Superior Seven - Filmation
La Web Woman de Filmation.
Si algo nos ha quedado claro con esta historia es que en Marvel hubo prisas por sacar a la calle un cómic con un "Spider-Woman" en la cubierta. Así, el bueno de Archie Goodwin tuvo que tirar con lo que tenía más a mano, lo cual resultó ser nada menos que la historia de origen que se barajó originalmente para Lobezno. Así, éste resultaría ser nada menos que un auténtico carcayú (ya saben que ese es el animal que da nombre, en realidad, al personaje), mutado hacia una apariencia y comportamiento humanos por el Alto Evolucionador. No está claro quién propuso realmente este planteamiento, pero sí lo está que Goodwin lo tomó tal cual y lo planteó, mutatis mutandis, en la primera aparición de Jessica Drew.

Ya tenemos personaje, origen y guionista. Les faltaba alguien que le diera aspecto, y esa tarea corrió a cargo de Marie Severin, encargada en aquella época de ese tipo de tareas junto a John Romita Sr. En sus palabras, "Johnny [Romita Sr.] y yo estaríamos en las cosas innovadoras, para dar inicio [a personajes nuevos], que después serían asignados a un dibujante para la historia... Los dibujantes podían cambiar lo que quisieran siempre que lo hubieran discutido con Stan [Lee]."5 El diseño original de Severin tan sólo recibió una modificación posterior, en el primer número de su serie regular: Carmine Infantino, según indicaciones de Marv Wolfman, abrió un hueco en su máscara para dejar que su cabello (o, más bien, su peluca) asomara por ahí. Que el diseño haya aguantado casi sin modificaciones desde entonces hasta ahora mismo, cuando acaba de anunciarse un nuevo traje para Jessica, es una buena prueba de lo acertado del mismo.

Así las cosas, el debut de Spider-Woman tuvo lugar en Marvel Spotlight nº 32, con fecha de cubierta de febrero de 1977. Esta cabecera fue un título genérico que iba cambiando de protagonistas constantemente, siendo una especie de banco de pruebas para introducir a nuevos personajes. Sirvió para dar su oportunidad de conseguir una serie propia no sólo a Jessica, sino a otros títulos como Werewolf by Night, Son of Satan o Ghost Rider. Y sí, no debe de ser casualidad el que un porcentaje bastante alto de los "graduados" en Marvel Spotlight tuvieran un tono más bien siniestro...

Volviendo a nuestro Marvel Spotlight 32 -y reventándoles el argumento no más allá de lo necesario-, debemos destacar que nuestra Spider-Woman comienza su carrera como supervillana (involuntaria, eso sí), bajo el nombre de Arachne, entrenada por y al servicio de Hydra. Un flashback nos pone al corriente de que, con el recuerdo de su pasado borrado, fue encontrada por el comandante Otto Vermis, el cual le lavó el cerebro lo suficiente como para unirla a su causa, haciéndole creer en la bondad de la organización criminal de la que es dirigente. Durante una misión en la que supuestamente debía rescatar al amante que se había hecho dentro de la organización y matar a Nick Furia, descubre que Hydra no es precisamente el tipo de organización que le habían vendido, así que se vuelve contra ellos... De forma letal. Enfrentada a Vermis, éste le revela su origen: es, como apuntábamos más arriba, nada menos que una araña mutada por el Alto Evolucionador.

De esta historieta retendremos unas cuantas cosas. La primera es la cuestión del origen, puesto que, como veremos, no terminó de gustar en las oficinas de Marvel el que Jessica fuera, de hecho, una araña, así que lo modificaron casi a continuación. La segunda es que, en esta primera aparición, no parece preocuparse demasiado por matar a sus enemigos: en la base de Hydra produce una pequeña masacre, y causa directamente la muerte -al menos en apariencia- de Vermis. En la época no era tan común como hoy en día el que los héroes en pijama fueran cargándose alegremente a los malos; esto también se verá modificado muy pronto. Y la tercera es que Jessica es presentada como un personaje con un pasado, por así decir, bastante turbio y dramático; sus problemas de identidad y psicodramas varios serán una de las constantes de la futura serie regular.

Cumplida con la misión de proteger el nombre para Marvel, Spider-Woman parecía que iba a quedar relegada a protagonizar ese número individual y, o bien al olvido, o bien a su aparición esporádica como secundaria. Sin embargo, al parecer ese número se vendió suficientemente bien, lo que llevó a que en la Casa de las Ideas se plantearan darle título propio. Antes de hacerlo, sin embargo, iba a aparecer como invitada en otra cabecera: Marvel Two-In-One, concretamente entre los números 29 al 33.
-----------------------------------------------------------------

En la siguiente entrada, veremos qué tal le fue acompañando a La Cosa, qué cambió a continuación, y entraremos en la primera etapa de la colección, la guionizada por Marv Wolfman.



1 http://en.wikipedia.org/wiki/Spider-Woman_%28Jessica_Drew%29
2 Si no de otra cosa, otra colección con protagonista femenina de la época, Hulka, se benefició de tener (salvo en el primer número) al mismo equipo creativo durante todo lo que duró... pese a que fuera, exactamente, la mitad que la serie de Jessica: 25 números. 24, insistimos, a cargo de David Anthony Kraft y Mike Vosburg. Dejamos a Jen para una futura entrada de esta serie.
3 http://en.wikipedia.org/wiki/Spider-Woman_%28Jessica_Drew%29
4 http://www.comiczar.com/SI3.1.htm
5 Ibid.

No hay comentarios:

Archivo del blog