Los mejores cómics de 2014: nuestra selección

No se dejen engañar por el título: no es que pretendamos haber escogido los mejores cómics de 2014. Primero, porque no nos los hemos leído todos (¿alguien?) Y segundo, porque esto no deja de ser una selección personal de entre las lecturas que hemos hecho este año y que más nos han llamado la atención. No vamos a hacerles creer, entonces, que estos tebeos sean los mejores del año, pero sí pensamos que hay aquí muy buenos cómics, así que pueden tomarlo como unas cuantas sugerencias de lectura, con su correspondiente mini-reseña, por si su pila de pendientes todavía no les alcanza el techo y están en ello. En no muy riguroso orden alfabético:
Moon Knight - Caballero Luna - Warren Ellis - Declan Shalvey
Caballero Luna (Ellis y Shalvey). Warren Ellis haciendo de sí mismo, reciclando ideas de otros tebeos suyos, entre otras, la de hacer historietas autoconclusivas pero parte de un todo mayor (Global Frequency, Planetary). Con un protagonista típicamente Ellis. Y durante apenas seis números yanquis. Vale, sonará a ya visto todo lo que ustedes quieran, pero cuando te presentan a un personaje (¡por fin!) tan carismático como Mr. Knight, y encima te lo dibujan con un nivelazo como el que despliega Declan Shalvey, pues qué quieren que les diga, que viva la "Marvel Hipster".
Fatale - Ed Brubaker - Sean Phillips
Fatale (Brubaker y Phillips). Cualquier cosa que venga firmada por la pareja Ed Brubaker / Sean Phillips es garantía de calidad en nuestra casa y en la de todos. Siguiendo con la fórmula serie negra + lo que sea (aunque sea serie negra + serie negra, como en Criminal), Bru apuesta esta vez por meter un rollo lovecraftiano en la fórmula... Y le queda, como siempre, un pastiche maravilloso. Del nunca suficientemente valorado Sean Phillips nunca nos cansaremos de prodigar alabanzas. Joyaza, oigan.
fearless-dawn-steve-mannion
Fearless Dawn (Steve Mannion). Uno de los más gratos descubrimientos del año. Mannion saca sus cómics mediante campañas de Kickstarter, en clásicas grapas en blanco y negro y a veces con el lápiz reproducido directamente. Y qué lápiz. Y qué acuarelas, en algunas portadas o contraportadas. Y dinosaurios, bad girls o pizpireta girls, nazis en la luna, mutantes, perretes y cualquier tópico de serie B que se les ocurra y que garantice pura y dura diversión sin contemplaciones. Con un dibujo versátil que va de lo realista a lo caricaturesco con alardes al alcance de pocos privilegiados (ay, Wally Wood...) Para los bizarrines de la casa.
Black Paradox - Junji Ito
Gyo y Black Paradox (Junji Ito). Ito nos ganó para siempre con Uzumaki, así que muy mal tendrá que hacerlo para que le perdamos un mínimo de respeto. Por fin alguien (ECC) se ha vuelto a animar a sacar algo del genio del terror nipón en nuestro país, y son, cómo no, dos nuevas muestras de su retorcido talento. Si ya lo conocen, ya saben a qué se enfrentarán; si no, vayan tomando aire.
Hechizo total - Simon Hanselmann - Megg, Mogg y Owl
Hechizo total (Simon Hanselmann). A los Fulgencio Pimentel habrá que ir dedicándoles una estatua ecuestre o algo. De entre todas las maravillas que con exquisito cuidado han ido sacando este año nos quedamos con el que más nos pega, este artefacto sexy-caspa a cargo del conjunto de neuronas más estropeadas de las Antípodas. Esto es espíritu de la época en vena. Y sobacas moras. ¿Cómo no íbamos a adorarlo?
Hit - Bryce Carlson - Vanessa R del Rey
Hit (Carlson y Del Rey). Más serie negra -negrísima-, escrita de forma muy competente por un tal Bryce Carlson, que no teníamos el gusto, y que destacamos porque nos ha encantado el dibujo, a cargo de Vanessa R del Rey. A saber si esto se acabará publicando por aquí; en casa tengo las grapas, pero se ha recopilado en tomo e incluso se ha anunciado ya una segunda miniserie. A ver si lo peta y hay suerte.
NIGHTWORLD - Adam McGovern - Paolo Leandri
Nightworld (McGovern y Leandri). Otra cosa que nos pedimos en grapa con ver la portada. Si esas ramas peladas cortando la luna y esos bicharracos kyrbianos, junto a ese logo tan vintage, no les matan de amor, no sé si merece la pena esforzarse en convencerles de lo bueno que es este invento, pura kirbysploitation de lo más lograda. Un guión rancio con gracia de Adam McGovern y un dibujo que sí, que es Kirby-wannabe, pero no sin personalidad, de Paolo Leandri, y demonios, espectros sonámbulos, objetos de magia chunga y ensaladas de tortas que no falten. Díganme algo que no mole.
Operation Margarine - Katie Skelly
Parecidos razonables
Operation Margarine (Katie Skelly). Otra cosa del Previews que te pides por la portada, y ya van cuatro; vean qué criterio tan maravilloso nos gastamos, como para que se fíen de la lista. Eso sí, el santo de la Compra Compulsiva nos protege, porque van también cuatro aciertos. De Skelly teníamos ya Nurse Nurse, una cosa muy galáctica y muy POP! y que nos encantó, así que hemos repetido con esta especie de homenaje a Faster Pussycat! Kill! Kill! con trasfondo Roland Barthes. Es carne de Apa-Apa o alguien así, yo lo dejo caer.
Pretty Deadly - Kelly Sue DeConnick - Emma Rios
Pretty Deadly (DeConnick y Ríos). A este tebeo le han caído reconocimientos a uno y otro lado del charco a manta, así que no insistiremos mucho en sus bondades. Astiberri ha hecho una preciosa -y algo carilla; confesamos que nos hicimos con el TPB yanqui principalmente por sus 9,99 dólares cover price- edición que deberían, al menos, hojear. Más allá de su mezcla de géneros ("western sobrenatural", dicen por ahí) y de referentes (Sandman y un tonillo Vertigo, así en general), es una buena historia que, de todos modos, recibe un subidón de calidad por la increíble labor de una Emma Ríos en estado de gracia. Pero qué buena que es Emma, por Spock. Para tirarte horas mirando viñetas.
Hulka - Charles Soule - Javier Pulido
Hulka (Soule y Pulido). Otro grandísimo, y dudo que suficientemente valorado, dibujante de por aquí, Javier Pulido, contribuye con su maravillosa narrativa y  aspecto visual a unos más que entretenidos guiones de Charles Soule. Para tener tan mala suerte en lo comercial, la prima de Bruce Banner no ha parado de enlazar grandes etapas en sus más o menos efímeras colecciones: la clásica (que de verdad que no estaba nada mal, no se crean lo que dicen por la internete), la de Byrne, la de Slott, y ahora ésta. Que la iban a cancelar estaba cantado, pero qué simpática que sigue siendo Jen y qué bueno que es el tebeo.
Estela Plateada - Dan Slott - Michael Allred - Laura Allred
Silver Surfer (Slott y Allred). De éste cómic les acabamos de hacer comentario in extenso, así que eso que nos ahorramos aquí.
Sugar Skull - Charles Burns
Sugar Skull, Charles Burns. El señor Burns se tira la vida entre obra y obra, y para completar esta trilogía nos ha tenido sacando canas entre tomo y tomo. Y, pero qué obra. Parecía complicado no ya superar, sino sólo acercarse a su Black Hole, uno de los cómics favoritos de la guarida del Show. Y bien, la espera ha valido la pena, ha cumplido las mejores expectativas, sigue sarta de tópicos y negativa a valorarlo. Porque nos vemos incapaces, la cosa nos supera. A ver qué pasa con la edición española, porque los otros dos tomos salieron con muy poca diferencia respecto a la edición yanqui y éste se hace de rogar. Ya les digo que nosotros lo tenemos en casa en edición yanqui y bien, que vayan preparándole el altar.
Vampir - Aspirina - Joann Sfar
Vampir y Klezmer (Joann Sfar). Nuestro hombre del Renacimiento Postmoderno predilecto sigue viendo cositas publicadas en nuestro país, y este año hemos tenido una buena dosis del mejor Sfar. Los imperiales Fulgencio Pimentel han sacado dos hermosos tomos con todo el Vampir, uno de los imprescindibles del autor, y Norma el cuarto de Klezmer, una serie que va más lenta -de publicación- que el caballo del malo, pero que está también entre lo mejor de la inagotable producción de nuestro wacky jew. De paso, también se ha publicado una exquisita novela, El Eterno, que tenemos en la mesilla de noche junto con la paroxetina, el monóculo y los antipsicóticos. La salud es lo primero.
Wonder Woman (Azzarello y Chiang). Con lo deceítas que hemos sido, y por poquito nos dejamos sin representación a la Divina Competencia. Por suerte, Brian Azzarello y Eduardo Risso acuden al rescate con esta etapa de nuestra querida amazona que, por fin, disfruta de un equipo creativo y unas historias a la altura de su leyenda. Estoy esperando a que se termine de publicar para darle puré del tirón, pero los tres o cuatro primeros tomos que me leí me dejaron picuéter, así que hay expectativas. Y aunque bajara el nivel, sólo por Cliff Chiang ya valdría la pena, así que si no nos conformamos será porque no queremos.

REEDICIONES
Adventures of Superman - José Luis García-López
Adventures of Superman: José Luis García-López (García-López y varios). Superman. García-López. GARCÍA-LÓPEZ. Lo de este hombre se sale de la escala y, con lo -relativamente- poco que se ha prodigado en las viñetas, hay que poner alfombra roja a cada trazo suyo que se publica por aquí o por allí. Resulta que ECC ha sacado en un par de tomos lo que yo supongo que incluirá el material de este tomaco que adorna nuestras estanterías, así que no tienen excusa. Si quieren saber cómo se dibuja un cómic de superhéroes, aquí tienen un auténtico manual. Más, en esta reseña de uno de los tebeos que componen el tomo y, ya que estamos, más García-López en ésta de Twilight.
Alpha Flight (John Byrne). Una confesión. Creo que éste es mi tebeo favorito entre los que he leído de John Byrne. Y he leído los que se suelen considerar mejores, como sus X-Men o sus 4-F. Sí, vale, es mucho mas imperfecto e irregular que cualquiera de los otros dos. Pero también es mucho más experimental y goza de una cantidad de WTFs por centímetro cuadrado de viñeta como pocas veces se ven en un tebeo de mallas. Tendría que hacer una reseñaca en profundidad para ir poniendo ejemplos y dar motivos y todo eso, pero hay una idea que me rondaba y que he tenido ocasión de comentar por ahí alguna vez. A Byrne no lo mola mucho esta obra, y más o menos reniega de ella. Y ahí lo tengo. Es una obra genial de un tipo que no es un genio. Por eso no se da cuenta de que es genial. Vale, es una ida de olla mía, pero yo me entiendo. Y eso, que me encanta. Y que Panini nos ha endosado la serie entera en un tochal de chorrocientas páginas sin desperdicio, así que ahí lo tienen.
El mundo de Edena - Moebius
El mundo de Edena (Moebius). Cualquier Moebius ya va a figurar por aquí quieras o no, pero vamos, que nos hacía un montón de ilusión tener por fin en un pedazo de integral El mundo de Edena, una serie entre cuyo primer y último tomo habían pasado como mil años y con números descatalogados y en fin, que era algo difícil de conseguir entera. Se nota, leída del tirón, la distancia temporal entre el inicio y el final de la serie, y que el bueno de Giroud fue haciendo, para variar, lo que le dio la gana en cada tomo, dándote la sensación de estar leyéndote una serie diferente casi en cada entrega. Ahí está una de las gracias de Moebius, para los que lo apreciamos, y un motivo para que no les mole al resto. Yo, ya ven, compro.
Los Defensores - Steve Gerber - Sal Buscema
Los Defensores (Steve Gerber y Sal Buscema). Otro de esos "sueños publicables" hecho realidad. Ya hemos dicho otras veces por aquí que consideramos a Gerber casi casi el Alan Moore de los setenta, en el sentido de que, en su época, hizo cosas muy raras que nadie más hacía dentro del contexto del mainstream yanqui. Vale, no es ni de lejos tan buen escritor como el barbudo, ni tan culto ni tan cool con sus anillacos de tienda de velas, pero a ocurrencias y superpoder de dejar el culo torcido no le gana nadie. De nuevo, esto merecería reseña en profundidad (y ojalá pronto nos dé por retomar nuestra serie de la Marvel setentera), pero de momento vayan fiándose de nuestra palabra. Ah, sí: Panini nos trató de colar un tomo de esta etapa como si fuera de los Guardianes de la Galaxia, pero no se crean todo lo que lean en una portada.
Nelvana of the Northern Lights (Adrian Dingle). Si les suena lo de Nelvana, es porque han pensado en a) una productora de animación que igual no es precisamente Pixar, pero que ahí anda, haciendo bulto, y/o b) en Narya, hija de Nelvanna, nieta de Hodiak. Si les hubiera hecho ring en la cabeza este olvidado cómic canadiense ("¡canadiense!") de la Golden Age ("¡de la Golden Age! ¡Había tebeos en Canadá en la Golden Age! ¡Necesitaba saberlo, gracias!"), entonces están fatal nivel: nosotros. Calculo que de este tebeo ha llegado como que un ejemplar a nuestro país, y nosotros somos los afortunados poseedores. Ahora que saben nuestro secreto, la envidia realizará su labor y alguien tirará de Book Depository sólo por retirarnos la exclusiva. Quien tire la piedra se encontrará con una semidiosa esquimal y su hermano que, bueno, se convierte en perrete y puedes subirte en él para cabalgar los cielos y hacer cosas. Y con una especie de primo del pueblo de Milton Caniff. Les aseguro que es un cómic DE-LI-CIO-SO.
Tales of the Batman: Gene Colan (Conway, Moench y Colan). Quizá recuerden aquella colección de Clásicos DC que pretendía recuperar los números de las colecciones del más famoso gothamita dibujados por Don Newton y Gene Colan; si no, encontrarán sendos comentarios del primer y el segundo número en este mismo blog. La colección se interrumpió cuando PdA perdió los derechos de DC, dejándonos con la miel en los labios, pues no llegó a iniciar los episodios que realmente nos interesaban, aquellos dibujados por el gran Gene Colan. Pues bien, este lujoso tomo vendría a suplir parcialmente aquel hueco, con más de 300 páginas de los cómics que dibujara este autor con Bats de protagonista. Y salen vampiros. Como para dejarlo escapar.

¿Ya? Sí y no. Hemos leído muchas más cosas, nos olvidamos de otras, unas  sin querer, otras queriendo. Quizá alguna venga bien comentarla más adelante, fuera del contexto de las fechas y el absurdo -y la gracia- inherente a este tipo de listas. La nuestra, dicho ahora que la repasamos, nos ha quedado algo anárquica: hay un manga, tebeo indie, superhéroes -bastantes-, europeo clásico y moderno, Golden Age, setentas, ochentas... como si hubiéramos tenido que cumplir con una cuota o algo. O no, que vemos que no hay ni una sola obra de autor español -si descontamos a los que trabajan en USA, ya me entienden-. En fin, suponemos que ahí estaban los límites de la cuota imaginaria, y no digamos de nuestra falta de criterio. En todo caso, esperamos haberles entretenido -y quizá enrabiado por no haber incluido ESE TEBEO TAN MARAVILLOSO que cómo no va a figurar en una lista con LO MEJOR DEL AÑO; no nos lo tengan en cuenta y nosotros tampoco lo haremos- y, como decíamos al principio, haberles dado alguna sugerencia para próximas lecturas. Sean buenos y ya saben, lean tebeos.
Niños leyendo tebeos
Eli Werewolfie (derecha), documentándose para la realización de esta lista mientras ontopop (izquierda) realiza no-tan-sesudos comentarios.

Archivo del blog