VAMPIRELLA: CROWN OF WORMS, de Eric Trautman y Wagner Reis

Vampirella - Crown of Worms - Eric Trautman - Wagner Reis - Fabiano Neves - Walter Geovani
A estas alturas no puedo negar que lo mío con el personaje de Vampirella es fan-fatalismo puro y duro, de ese que te "obliga" a comprarte prácticamente cualquier cosa con el nombre del personaje en la portada, aun temiéndote que los contenidos en sí probablemente no van a hacerte dar saltos de alegría, precisamente. Tampoco es que quiera decir con esto que todo lo que he leído del personaje sea un desastre (considero dos buenas lecturas tanto los primeros años de Vampirella, con gente como Archie Goodwin, Tom Sutton o, especialmente, Pepe González, como cierto especial antológico que editó Norma hace unos años, por ejemplo), pero vamos, que hay demasiados tebeos cuyo editor debió pensar que, para venderse, bastaba con poner a la señorita en cuestión en una pose sexy en la portada... Y probablemente no se equivocaba del todo.

Esto aparte, también hay que reconocer que nuestra vampiresa no parece gozar precisamente de una masa enfervorecida de fans en nuestro país. Esto simplemente lo supongo en base a su historial de publicaciones relativamente reciente: hace ya unos años, Norma Editorial publicó el especial en formato "prestige" que les enlazaba más arriba, el arco argumental titulado Nowheresville -de dos autores tan comerciales como puedan ser Mark Millar y Mike Mayhem-, y tres recopilatorios del magazine de la Warren -bajo el epígrafe Las Crónicas Carmesí-, además de un par de tomos de una suerte de versión alternativa del personaje, de estética amerimanga, llamado simplemente "Vampi". Esto último no llegué a leerlo, pero el resto sí que adorna mis estanterías. Y bien, esto fue todo, hasta hoy. En la edición americana de Las Crónicas Carmesí quedó al menos un cuarto volumen inédito -cosa que me "obligó" a hacerme con el Crimson Chronicles Maximum que también les enlazaba arriba-, además de un buen puñado de comics con autores de la talla de Grant Morrison, Warren EllisMark Millar, Kurt Busiek, James Robinson, etc., entre el material más moderno del personaje.

En Estados Unidos la suerte de Vampirella ha sido muy distinta. Tras su etapa "clásica" en su propio magazine en blanco y negro, del que llegaron a aparecer nada menos que 112 números (de acuerdo a la Wikipedia), los cuales alcanzan hasta el año 1983, Harris Publications compró los derechos del personaje a la Warren. Así, el personaje vivió una nueva etapa, "beneficiada" por la conocida moda del momento por las "Bad Girls", en plenos años noventa, con el concurso de algunos autores bastante interesantes -entre ellos, los que acabamos de citar-, y otros, siendo generosos, pues como que no tanto.

En los últimos años Harris había ralentizado bastante las novedades relacionadas con el personaje, síntoma generalmente inequívoco de que, pasada la "moda" noventera, las ventas no debían andar del todo bien... Sin embargo, el año pasado Dynamite Entertainment, una de las editoriales "independientes" yanquis más activas, se hizo con los derechos de nuestra vampiresa y no tardó en anunciar la aparición de una nueva serie regular con ella como protagonista. Los encargados de llevarla a cabo serían los, para quienes esto suscriben, desconocidos Eric Trautman al guión, y Wagner Reis y Fabiano Neves (con el séptimo número a cargo de Walter Geovani) al dibujo.

En base a los avances de lo que iba a ser la serie, y las propias declaraciones de los implicados, parecía que el enfoque que iba a darse a la misma se alejaría de su carácter más... erótico, para centrarse en desarrollar tanto al personaje protagonista como el elenco de secundarios y las tramas; de hecho, y muy notablemente, Vampirella no iba a vestir su clásico bañador rojo, sino ropa "de calle". Un golpe de sentido común, diría yo, pero había que ver todavía en qué iban a quedar las intenciones. El dibujo, por lo demás, no prometía ser como para descorchar botellas de cava, pero al menos parecía tener un estilo competente, alejado del franco amateurismo que hemos sufrido en tantos tebeos del personaje.

Total, que hemos tenido que esperar hasta el recopilatorio que, con el título Crown of Worms, incluye los primeros siete números de la serie. Y, una vez leído, pues pensamos que Dynamite y los autores implicados han acertado con el enfoque, creando una lectura digna, con una protagonista suficientemente tridimensional y ya no mera pin-up, con una trama que se adentra en el terror-gore con elementos lovecraftianos, y lo suficientemente entretenida como para pasar un rato de lectura no demasiado exigente.

Ahora bien, tampoco pediremos peras al olmo. La prosa en la que está escrita el cómic es bastante tópica, los diálogos y los personajes que los interpretan resultan estereotipados, la trama no aporta ningún elemento especialmente sorprendente u original... Es una historieta casi de manual del guionista de tebeo mainstream yanqui, con los efectismos justos y el tratamiento de caracteres preciso para articular convenientemente la historia e implicarnos suficientemente con los protagonistas. Quizá el lado más débil por esta parte sea la introducción de un sidekick para Vampirella, una joven humana sin características especiales, aprovechada para hacer de contrapunto a la vampira pero que, especialmente en las secuencias de acción, se convierte en una carga o, si ayuda, en un personaje demasiado vulnerable y forzado.

Pero no importa hilar tan fino. Vistos los precedentes, reconozco que el nivel de exigencia que teníamos antes de iniciar la lectura estaba en sus niveles más bajos, con lo que con no resultar demasiado vergonzoso ya íbamos a darnos por satisfechos. Porque, entre otras cosas, se trata de un personaje al que, por uno de esos misterios del frikismo, le tenemos cariño. Si son lectores habituales de tebeos, imagino que lo entenderán.

Por lo demás, una cosa quizá algo molesta de la serie regular es la rémora noventera de las múltiples portadas para cada número, un gancho quizá para posibles coleccionistas, y una tómbola para quienes hacemos los pedidos por catálogo... Sin embargo, en la edición en tomo la cosa se solventa y hasta se agradece, pues el recopilatorio incluye todas las portadas aparecidas -en total, cosa de treinta páginas sólo de cubiertas, oigan- y, además, el nivel de las ilustraciones es bastante bueno, pues incluye piezas de artistas como Jelena Kevic-Djurdjevic, Alex Ross, Joe Jusko (-lagrimita-), Jason Pearson, J. Scott Campbell, Paul Renaud o Joe Madureira, entre otros. Una bonita galería donde, al contrario que en buena parte del cómic, podemos ver a nuestra Vampirella con el clásico uniforme diseñado por Trina Robbins, y cuya primer imagen icónica debemos nada menos que a Frank Frazetta. Un aliciente más, por si es que nos hacía falta, para hacernos con el tomo.

Sobre la pila de pendientes nos aguarda ahora otra novedad de Dynamite con el personaje, el quinto volumen de la Masters Series que recopila, en esta ocasión, historias de la etapa Harris con guiones de Kurt Busiek. Avanzo que el dibujo es generalmente horroroso, pero ¡qué bonitas las portadas del gran Michael W. Kaluta! Y es que, cuando se le tiene tanto aprecio a un personaje, qué poco nos cuesta conformarnos.


VAMPIRELLA: CROWN OF WORMS TPB

Guión: Eric Trautmann
Dibujo: Wagner Reis, Fabiano Neves y Walter Geovani
Cubierta del recopilatorio: J. Scott Campbell

Dynamite Entertainment (EUA)
168+ páginas a color, tapa blanda, 19.99 dólares

2 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Lo que peor me supo es que Norma cortara la publicación de las Crónicas Carmesí en el tecer tomo; justo cuando Pepe llegaba al máximo esplendor de su arte...

Espero que algún día podamos ver subsanado ese error.

Saludos.

Werewolfie dijo...

Yo lo solventé con el megarecopilatorio yanqui; la lástima es que no haya tenido continuidad, pero sigo soñando con que Dynamite se anime y saque más tomos como aquel. :)

Saludines.

Archivo del blog