LAS CRÓNICAS DE CONAN 17, de J. M. DeMatteis, Bruce Jones, Roy Thomas y Gil Kane

Las crónicas de Conan - Gil Kane
Hace poco les hablaba sobre otra "novedad" (una reedición, en realidad) cimmeria en este mismo blog: Conan, la leyenda. Y allí ya les confesaba cómo, no siendo particularmente fan de las andanzas del bárbaro, los comics que tengo del mismo responden más bien a mi interés por los artistas encargados de los lápices que por otra cosa. Y siendo así, esta entrega en particular de la colección que se encarga de reeditar la clásica colección Conan the Barbarian por fuerza debía llamarme la atención, puesto que incluye íntegra una interesante estancia del gran Gil Kane en el título. Antes de entrar en materia, sin embargo, un poco de contexto para quienes, como yo, no conozcan demasiado acerca de los comics de Conan y las particularidades de esta edición en concreto.

Conan el cimmerio, creado por Robert E. Howard en forma de relatos literarios publicados originalmente en revistas pulp, tuvo su traslación al formato cómic, de la mano de Marvel, a principios de los años setenta del pasado siglo. El éxito permitió a la editorial convertir al bárbaro en toda una franquicia que llegó a tener varios títulos en el mercado (principalmente, Conan the Barbarian, The Savage Sword of Conan the Barbarian, King Conan/Conan the King), y cuyo recorrido alcanzó hasta más o menos la mitad de los años noventa. En nuestro país los tebeos de Conan también fueron muy apreciados, y ya durante los ochenta vieron algo relativamente inaudito en aquella época como fueron las reediciones de varios títulos, formatos "magazine" e incluso en tapa dura -recordemos que era un cómic Marvel, y en aquella época mandaba la grapa...-, un mercado paralelo de "coleccionismo" en el que se llegaban a pagar pequeñas fortunas por según qué números atrasados, etc.

Pues bien, una de aquellas colecciones protagonizadas por el bárbaro, la de recorrido más extenso -nada menos que 275 números, entre 1970 y 1993- fue la citada Conan the Barbarian. Después de que los derechos del bárbaro pasaran a Dark Horse Comics, a principios de este siglo, la editorial ha ido reeditando, paralelamente a la publicación de nuevas historias, el antiguo material de Marvel, concretamente de los tres títulos citados. Por lo que hace a Conan the Barbarian, en tomos donde la novedad es un nuevo recoloreado infográfico, con todo lo que esto supone a nivel de gente que lo prefiere y gente que lo detesta... Sea como sea, y de acuerdo a la página de la editorial, en los EUA llevan 20 tomos editados -y ya se puede encargar el 21-, así que parece que la respuesta de los fans ha sido buena... Como parece serlo en nuestro país, donde hemos alcanzado la entrega 17 y nada parece indicar que vayan a interrumpirse.

Y es que, más allá de que haya más o menos afición por el género de espada y brujería y demás, lo que es indudable es la gran calidad que atesoran los primeros años de la colección. A la ya clásica etapa inicial de un Barry Windsor Smith que evoluciona desde un estilo casi kirbyano hasta el "prerrafaelismo" que le da identidad, le sigue el que muchos consideran el Conan definitivo, el de un John Buscema titánico que dibujó joya tras joya, en un título en el que Big John pareció sentirse especialmente a gusto. El complemento perfecto a unos guiones entretenidos y rigurosos de un gran conocedor de la obra de Howard, Roy Thomas, quien escribió algunos números brillantes y, para quien esto escribe, al menos una etapa inolvidable: la saga de Bêlit. Por lo demás, hubo algunas aportaciones puntuales de autores menos recordados en la particular mitología del bárbaro, pero también de gran calidad, como el nunca suficientemente bien ponderado Mike Ploog o el siempre peculiar Howard Chaykin.

El número 17 de la recopilación de Las crónicas de Conan nos acerca a un momento importante de la colección original. El número 126 fue un episodio crucial, puesto que se dio la circunstancia de que John Buscema abandonaba la colección... Y de acuerdo con la propia confesión de quien había pasado a ser su guionista, J. M. DeMatteis, por causa suya. Ahora bien, la entonces editora del título, Louise Simonson, reaccionó con rapidez y encontró un sustituto de auténtico lujo: nada menos que Gil Kane, quien no es que durase mucho en la colección -desde el 127 al 134, además del Annual 6-, pero fue tiempo suficiente para firmar una muy buena etapa... Por más que no siempre su trabajo se vio favorecido por los entintadores que le tocaron en suerte. Lo veremos al repasar el contenido del tomo.

De los ocho números de la serie original, los cuatro primeros están escritos por el citado J. M. DeMatteis. "La mujer de cabello de nieve de las tierras salvajes" (127 USA) es una historia autoconclusiva que recuerda al clásico "La hija del gigante helado", y donde, por ejemplo, en la lucha de Conan con un oso blanco, podremos disfrutar de las excelentes dotes narrativas de Kane. Los números 128 ("Y la vida brotó de ellas"), 129 ("La búsqueda de la creación") y 130 ("El fin de la búsqueda") forman una saga, donde Conan y otros dos personajes emprenderán la típida búsqueda de objetos mágicos para tratar de derrotar al brujo de turno... En fin, son episodios digamos que estándar, algo tópicos pero bien contados y bastante entretenidos. Por supuesto, el mayor interés está en el dibujo, donde Kane crea estampas de una gran fuerza y expresividad, narrando con su brillantez habitual y consiguiendo que pasemos página tras página con interés y fluidez.

Los siguientes cuatro episodios, del 130 al 134 USA ("El anillo de Rhax", "Los juegos de Gharn", "La bruja de Widnsorn" y "Un alto en el tiempo") tienen a Bruce Jones en la parte literaria... Y, desafortunadamente, Gil Kane deja de entintar sus lápices. Ernie Chan se encarga del 130 y 134, y Danny Bulanadi de los otros dos, con resultados tan asombrosos como dispares. Asombrosos porque, en los episodios de Chan, parece que estemos viendo de nuevo a Buscema: Chan cubre completamente el dibujo de Kane, y cosas como el rostro de Conan son, simplemente, calcos del aspecto que tenía cuando Buscema se encargaba de la colección... Y porque en los episodios de Bulanadi ocurre tres cuartos de lo mismo en lo que respecta a ocultar el estilo de Kane, aunque esta vez los resultados ni siquiera tienen la "ventaja" de recordarnos a Big John. Dejémoslo ahí. Las historias, por lo demás, están bastante bien, diría yo, aunque un artículo incluído al final del tomo, firmado por el especialista Francisco Calderón, nos indica un detalle que a mí tranquilamente me hubiera pasado desapercibido, y es que, al parecer, Jones no conocía excesivamente el mundo del bárbaro, con lo que incurre en algunas "incorrecciones" fruto de ese desconocimiento...

El tomo se completa con un broche perfecto, y es que incluye el Annual de la colección que escribió Roy Thomas y dibujó, nuevamente entintándose a sí mismo, Gil Kane.

La edición, por lo demás, pues muy completa. Incluye, aparte de las portadas originales, una estupenda ilustración en B/N de Gil Kane, una jugosa introducción escrita por J. M. DeMatteis y un no menos interesante epílogo de Roy Thomas, además del citado artículo, ex profeso para la edición española, de Francisco Calderón. Tapa dura, buen papel y un tamaño correcto hacen de ésta, como pretende, una edición excelente para coleccionistas y fans acérrimos del bárbaro... Siempre y cuando el siempre polémico aspecto del recoloreado digital no sea una traba en este sentido, claro.

Sea como sea, y como llevamos repitiendo desde el inicio, tener al gran Gil Kane dibujando guerreros, magos, mujeres hermosas y todo el rico paisaje de la Edad Hiboria es un aliciente definitivo para hacerse con el tomo. Eso y disfrutar del espectacular y eficiente modo de contar historias que han hecho de Gil Kane el autor clásico que es hoy en día. Sólo resta, pues, dejar nuestra más sincera e incondicional recomendación.


-o-
Descripción de la editorial:
Las crónicas de Conan Nº 17: La búsqueda de la creación y otras historias

Edición original: The Cronicles of Conan Nº 17 USA
22 €
Guión: J. M. DeMatteis, Bruce Jones, Roy Thomas.
Dibujo:Gil Kane.
Formato: Libro cartoné, 200 págs. color.


En este especial de Las crónicas de Conan de 240 páginas (el más extenso hasta la fecha), presentamos al incomparable Gil Kane (Green Lantern, Amazing Spider-Man, Blackmarck). Tras formar equipo con el guionista J. M. DeMatteis a partir de Conan the Barbarian 127, la corta pero magnífica etapa de Gil Kane al frente de los lápices de la colección introdujo a los lectores en una nueva era de búsquedas místicas, criaturas extrañas e ingeniosas y fantásticas aventuras. En Las crónicas de Conan: La búsqueda de la creación y otras historias, Kane colabora con DeMatteis, Bruce Jones y su antiguo colega Roy Thomas.

Además de una introducción de DeMatteis —un indispensable vistazo entre bastidores a su época como escritor de Conan—, Roy Thomas realiza un intuitivo epílogo, donde analiza lo que significó trabajar con Gil Kane en su colaboración de 38 páginas El rey del pueblo olvidado. Además de esta historia y del arco argumental de La búsqueda de la creación, los lectores disfrutarán de las páginas —con un color minuiosamente restaurado— de El anillo de Rhax, Los juegos de Gharn, La bruja de Widnsor, Un alto en el tiempo, y la estremecedora historia de La mujer de cabello de nieve de las tierras salvajes, donde el poderoso bárbaro creado por Robert E. Howard desentraña un terrible misterio y pone a prueba los límites de su resistencia física y mental. Este volumen recopila los números del 127 al 134 de la serie original Conan the Barbarian, así como el Conan Annual 6, e incluye todas sus respectivas cubiertas.

Archivo del blog