DOS CARAS: AÑO UNO, de Mark Sable y Jesús Saiz

Dos caras - Año uno - Mark Sable - Jesús Saiz - Jimmy Palmiotti
Planeta de Agostini nos trae en sus últimas novedades este tomo especial, en formato de lujo y tapa dura, que recopila la miniserie original en formato prestige Dos caras: Año uno, obra del guionista Mark Sable y el dibujante español Jesús Saiz. El cómic resulta especialmente relevante por ser, como su título indica, una revisitación del origen de uno de los villanos más carismáticos de la clásica galería de Batman, el antiguo ayudante del fiscal Harvey Dent, más conocido por su alter ego: Dos Caras.

Dicho origen ha sido narrado ya en otras muchas ocasiones, teniendo en cuenta que, como saben, los mismos personajes han ido sufriendo diferentes versiones a lo largo de sus largas décadas de existencia. La versión actual no es una excepción; sin embargo, el guionista, Mark Sable, parte de lo ya sabido en esta historia y va añadiendo elementos de cosecha propia para hilar un relato en el que, pese a que las líneas maestras de los acontecimientos y los protagonistas sean ya conocidos, multitud de nuevos aspectos vienen a ayudarnos a comprender por qué un incorruptible ayudante del fiscal terminó convertido en uno de los villanos más peligrosos y recurrentes de Batman.

El planteamiento, el modo en el que Sable escribe su guión, ha de recordar a la fuerza a alguna serie de TV, especialmente de las actuales. Muchos personajes, potenciación del diálogo, varias tramas interconectadas, ocasionales giros y golpes de efecto... Tiene mérito que, en una historia de la que ya sabemos lo principal -Harvey Dent terminará convertido en Dos Caras-, el guión consiga sorprendernos en algunos momentos y casi consiga hacernos olvidar esa parte, como si, al final, Dent pudiera haber llegado a la redención, la muerte o cualquier otra posibilidad que la que ya conocemos y tenemos por segura.

Por otra parte, el elenco de personajes está muy bien escogido y cada uno tiene un tratamiento excelente, en especial los policías de la comisaría de Gotham, con Jim Gordon a la cabeza, y con un guiño a los Intocables de Eliot Ness tan curioso como apropiado. Lo cierto es que Sable se maneja muy bien con un repertorio relativamente amplio: todos tienen su momento relevante, cada cual pasa por sus propias dosis de gloria y/o tragedia, tiene alguna línea de diálogo ocurrente, interviene decisivamente en la trama... Por ponerle algún pero, hacia el final hay una escena de batalla, francamente desigual, que digamos que los buenos ganan porque, de otro modo, no hubieran quedado vivos para continuar en el mundo de los tebeos, y eso en una historia que es un puro flashback, pues como que no tendría mucha lógica. O sea, que ganan porque sí, y sin que de hecho en el cómic veamos exactamente cómo se las han arreglado para dejar K.O. a según quién. Un momento que sólo podríamos justificar como guiño a aquellas historias de la Silver Age donde de cosas más absurdas ocurrían, y ocurrían todo el tiempo, pero que en un cómic de tono tan "naturalista" como éste la verdad es que chirría un poquito.

Sobre el dibujo de Jesús Saiz, pues podemos decir que nos ha sorprendido gratamente. Muy nítido, sin escatimar los juegos de luces y sombras que deben ir en un cómic ambientado en los oscuros despachos y garitos de Gotham, destaca por una narrativa clara, un estilo limpio, una cuidada ambientación, una notable caracterización de personajes... En suma, un trabajo a la altura que demuestra la profesionalidad y saber hacer de Saiz, a quien además las tintas de Jimmy Palmiotti parecen sentarle particularmente bien.

En resumen, un cómic poco menos que imprescindible para los bat-fans, con una historia que vendrá a sumarse a otras ya conocidas, ampliando el alcance de algunos acontecimientos, y dejando la que por el momento es la versión "definitiva" del origen de Dos Caras. Nada menos. Para el resto, una historia muy entretenida y bien construida que, creo yo, se entendería -y disfrutaría- perfectamente aunque no hubiésemos leído prácticamente ningún tebeo de Batman en la vida. Y con un dibujo que se complementa perfectamente con la historia y nos la narra de forma más que notable. Por lo demás, creo que es una lástima que el guionista no haya vuelto a trabajar, hasta donde sé, con los personajes de DC; en la introducción se nos hablaba de un proyecto que presentó a la editorial y del que no hemos vuelto a tener noticia, al parecer. Sea como sea, habrá que estar pendientes de los próximos trabajos del autor...

No hay comentarios:

Archivo del blog