Marvel en los sesenta: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XVIII)

Fantastic Four - Doctor Doom - John Byrne
Anteriores:

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (I)

Marvel en los 60: Optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (II)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (III)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IV)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (V)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VI)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VIII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IX)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (X)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XI)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XIII) 

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XIV) 

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XV)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XVI)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XVII)


2.3.4.- Victor von Doom.


El primero de ellos, más conocido por su nombre de batalla, "Doctor Muerte" (traducción inexacta y de reminiscencias algo desafortunadas, dicho sea de paso), surge en fecha muy temprana en el cómic de Los 4 Fantásticos, y será un "invitado" recurrente en la misma a lo largo de los años. Se trata de un gitano centroeuropeo que, huérfano desde niño, dedica su vida a acumular conocimientos que van desde la tecnociencia -para variar, reuniendo los más diversos campos y especialidades- hasta la magia negra, todo ello con el fin indisimulado de someter al planeta entero bajo su mandato dictatorial. En su estancia en una universidad norteamericana conoce a Reed Richards, el futuro Mr. Fantástico de los 4F. Doom preparaba un experimento consistente en la creación de un artefacto con el potencial de contactar con otras dimensiones o universos paralelos. Richards encontró casualmente unos papeles donde había anotadas diversas fórmulas relacionadas con el experimento y, advirtiendo errores "en algunos decimales", previno a Doom. Éste, orgulloso, no hizo caso y siguió adelante con el experimento, resultando en una explosión que destrozó la máquina y el laboratorio y desfiguró horriblemente el rostro del científico y mago gitano. Expulsado por ello de la universidad, Doom inició una peregrinación en la que continuó acumulando saberes tecnocientíficos y mágicos. Se hizo con una máscara de metal para cubrir su rostro, la cual completó con una armadura de combate dotada de un sinfín de artilugios de ataque y defensa (desde un "campo de fuerza" personal inviolable hasta rayos energéticos de gran poder destructivo, los cuales surgen a voluntad de las puntas de sus dedos enguantados). Con el tiempo, tomó bajo su mandato la diminuta nación ficticia centroeuropea de Latveria, gobernándola -nunca mejor dicho- con mano de hierro, y, mediante planes a cuál más maquiavélico, no ha cejado en su empeño de hacerse con el control del mundo, entre otros fines más o menos megalomaníacos. Su principal y más recurrente escollo suele ser, por descontado, su némesis Reed Richards y el grupo de aventureros que éste lidera.

2 comentarios:

Blueberry dijo...

Quiero expresar mi alegría porque las calderas de este blog estén de nuevo encendidas. Estupendo

Werewolfie dijo...

Muchas gracias, Teniente. Abrazos licántropos. :)

Archivo del blog