NADIE, de Jeff Lemire

NADIE - Jeff Lemire
No es que tuviera unas expectativas muy halagüeñas ante este cómic recientemente publicado por Planeta de Agostini, Nadie, de Jeff Lemire. Sin embargo, la lectura me ha resultado bastante mejor de lo que esperaba. Les cuento.

Jeff Lemire es un autor de cómic canadiense que se ha hecho un cierto nombre dentro del mundillo "indie" gracias principalmente a la Trilogía de Essex County. De ahí ha dado el salto a Vertigo, el sello "para lectores adultos" de DC Comics, ya saben, primero con esta, um, "novela gráfica", y después con la serie regular actualmente en curso Sweet Tooth. Incluso ha hecho una primera incursión en el Universo DC, escribiendo un one-shot titulado Brightest Day: Atom. Vamos, que es un autor con una trayectoria no demasiado extensa pero ya con una buena reputación. Y sin embargo...

Sin embargo, por la blogosfera abundan críticas a algunas de sus obras que no las dejan precisamente bien, críticas además no sin fundamento. De hecho, antes de leer este Nadie no me había hecho, como decía, una impresión muy positiva del autor en general y de este cómic en particular. Por suerte, para gustos colores, y resulta que a mí sí que me ha gustado. Estas cosas siempre cuestan de justificar -si es que es realmente necesario-, así que les cuento algunas cosillas de mi propia lectura y saquen ustedes las conclusiones.

Lo primero es que si leen alguna reseña antes de leer el cómic lo tienen mal. No por nada, pero es que hay algún "misterio" -tampoco es que no te lo huelas desde el principio, pero mientras no lo sabes no puedes descartar otras opciones- que es justo lo primero que te chafan como el que no quiere la cosa. No se preocupen, que aquí no pienso desvelarles ni media; si lo leen, mejor que lo descubran por sí mismos.

La historia utiliza un toque de ciencia-ficción como mera excusa para mostrarnos la vida cotidiana de un pueblo perdido donde el tito Chus pegó las tres voces... Aquí es donde, creo yo, destaca Lemire, en el fresco que pinta del pueblo, sus personajes, sus manías, sus escenarios. Nada demasiado novedoso, lo hemos visto muchas veces antes y mejor, de acuerdo; por ejemplo, en Twin Peaks, la serie de culto creada por David Lynch que recibe algún que otro homenaje en este Nadie. El problema, creo yo, es que Twin Peaks -sustituyan el título por otro que les parezca equivalente- sólo hay uno, y ni siempre se puede igualar el nivel cuando se entra por historias similares, ni, por lo demás, es necesario. Les pongo un ejemplo: Watchmen, o Daredevil: Born Again, o los 4F de Lee y Kirby, pues sí, son únicos. ¿Son todos los tebeos de superhéroes que no alcancen ese nivel malos per se? Yo diría que no. No serán innovadores, no revolucionarán el medio, no trascenderán. Pero quizá tengan otros valores. Eso diría yo de este Nadie de Jeff Lemire, un cómic al que quizá se le juzga con una vara de medir demasiado alta, con una exigencia quizá debida a aparecer como "novela gráfica", con la aureola de autor indie mimado por la crítica y demás. Luego se lee, y claro, no es Watchmen, no es Twin Peaks... Vamos, ni es original, ni conmueve especialmente, y encima es relativamente predecible -más si les han chafado el "misterio" inicial- y como poco "brillante"... Pongámosle un cero, va.

Yo no lo haría, desde luego. Porque me ha resultado una lectura ágil y entretenida, con buenos diálogos, buenos personajes -ya sé que son arquetipos, pero al menos están bien construidos y son coherentes- y un dibujo expresivo y funcional, en un cómic bien hecho, bien contado, honrado y, si sencillo, no menos interesante. Al menos, para pasar un buen rato. A mí no me parece poco, no sé ustedes.

Siendo más ambiciosa, diría que además el cómic da más de sí de lo que pinta a primera vista. El cómic tiene momentos muy destacables, y una especie de poesía en ciertas imágenes y ciertas escenas que, por suerte, no se ve arruinada por unas ínfulas demasiado evidentes. La vida en un pueblo pequeño es algo que puede parecer simple y aburrido... Pero hay multitud de historias escondidas. La cotidianidad rota por pequeños acontecimientos. La llegada de un extraño, una pérdida, un mínimo cambio en la rutina. Podría seguir, pero no quiero avanzar más de la lectura.

Mejor lean sin prejuicios. Yo sigo pensando que es una lectura entretenida, con un dibujo muy interesante y, sobre todo, un cómic que no debería ser juzgado en relación a determinadas expectativas y/o alturas. A veces es bueno conformarse con poco. Sobre todo si del poco se termina sacando bastante: mi caso. Ustedes ya me dirán.

Archivo del blog