LUXLEY 01, de Valerie Mangin y Francisco Ruizgé

LUXLEY 01, de Valerie Mangin y Francisco Ruizgé
Ya han llegado a las librerías las primeras novedades de la editorial italiana 001 Ediciones, que pasa a editar directamente en nuestro país. Y hemos leído este tomo, un BDBook en tapa blanda que recopila los tres primeros álbumes de la serie gala Luxley, con guiones de Valerie Mangin y el arte del alicantino Francisco Ruizgé, en un bonito tomo en rústica y a un precio más que interesante.

Lo primero que les digo es que últimamente no he tenido nada de suerte con este tipo de publicación (recopilatorios de álbum europeo, generalmente con series o arcos argumentales completos): ni Cero absoluto, ni Daffodil, ni Tierras de sombra han sido precisamente comics que me hayan gustado demasiado, que digamos. De las lecturas comentadas aquí salvaría Triunfo en Hollywood, que tampoco me pareció para tirar cohetes pero al menos me resultó entretenido y, sobre todo, La virgen del burdel que, éste sí, me pareció bastante interesante. ¿Y este Luxley, a qué lado lo dejo? Pues, me temo, más al primero que al segundo, aunque no por culpa del cómic en sí, sino por ciertas manías mías. Les cuento un poco.

Bueno, la historia es una especie de ucronía en la que se produce una invasión conjunta de Europa a cargo de un contingente de pueblos americanos, unificados bajo el dominio inca, unos pocos siglos antes de que Colón "descubra" América. Y aquí el protagonismo lo tienen personajes como Robin de Luxley -que da título a la serie-, Ricardo Corazón de León y otros personajes más o menos históricos. Cualquier buen aficionado a la BD ya sabe del cuidado que los guionistas galos suelen poner en cuanto a dar consistencia y cierto rigor a sus tebeos con transfondo histórico, y de lo bien que suelen documentarse los dibujantes para plasmar todo eso con la máxima fidelidad posible. Y, aunque no es que yo sea precisamente una experta en la época tratada, parece bastante evidente que, licencias debidas al ambiente "ucrónico" aparte (por no hablar de la algo descolocante existencia de la magia en ese universo de ficción), todo eso está bastante conseguido. La trama avanza, van sumándose progresivamente personajes a una acción que se ramifica y extiende, con diversos giros argumentales y golpes de efecto que consiguen que la trama sea lo suficientemente rica y compleja, mientras que las habilidades narrativas de guionista y dibujante nos hacen una lectura que se sigue con comodidad y fluidez. Hasta aquí, todo bien, y estoy segura que esto será más que suficiente para la mayoría de los lectores aficionados a este tipo de cómic.

¿Pero yo? No, yo les decía que una sigue con sus manías. Es algo que también me pasó con la citada Tierras de sombra, además de con Cero absoluto. Culpa, sin duda, de mi "educación sentimental" en el cómic de superhéroes judeoyanqui. A ver: en ninguno de los tres comics que acabo de citar hay héroes con los que pueda sentirme mínimamente identificada. Concretamente, en este Luxley no parecen haber buenos ni malos, sino tan sólo gente que lucha, cada cual en su bando, frente a los que perciben como amenazas, y cada cual convencido de estar haciendo lo correcto. Aunque eso suponga asesinatos, torturas y hasta genocidios. Bueno, yo tampoco es que tenga el corazón tan blando que no soporte estas cosas en una historia de ficción, pero con el cómic tengo esa manía, qué le voy a hacer: yo quiero ver modelos, que para la vida real ya tengo el telediario. Y no me apetece que me aleccionen con eso de que no hay blanco y negro, sino escalas de grises y blablabla. Pero ya les digo, esto no son más que filias y fobias de servidora, y ni pone ni quita nada sobre el tebeo.

Que, por lo demás, y si no comparten lo anterior, es bien probable que les guste. Como les digo, está bien dibujado, tiene una trama compleja, con cierta originalidad e intrigante, y no se pierde en experimentalismos (más bien fuegos fatuos) como los que puedan echar a perder un cómic como el citado Cero absoluto. Así que mejor no me hagan mucho caso y prueben a echarle un vistazo.

3 comentarios:

Nemo Nadir dijo...

A mí no me ha gustado pero por motivos bien distintos, y eso que me había acercado a esta obra predispueto y con ganas. Primero, Valérie Mangin, la guionista, no consiguió ya engancharme con sus obras previas, Crónicas de la Era Galáctica y El Azote de los Dioses. Sabe concebir ideas atractivas, pero luego las desarrolla de forma rutinaria y anodina en un relato plagado de inconsistencias.

Segundo, no sabe explotar las posibilidades del mundo que plantea. Da igual quienes sean los enemigos a los que se enfrenta el protagonista, es una nueva historia de capa y espada tan querida a la BD.

Tercero, los personajes son poco atractivos, hasta repelentes, y el villano es ridículo. El uso de la magia, absurdo y repetitivo. A mitad de la histori uno ha perdido el interés ante tanta medianía. Hasta el comic en sí es medianamente aburrido.

Cuarto, el dibujante es competente pero no deslumbra. Añadamos a esto un tamaño totalmente inadecuado para esta obra y el resultado es que todo parece bastante tonto y decepcionante. Desde los mismos personajes hasta el desarrollo de la historia y las situaciones que plantea.

Parece que la única intención de la autora haya sido el darle la vuelta al descubrimiento de América para hacer la típica crítica llena de lugares comunes.

dennel dijo...

Lo certifico: no eliges bien los recopilatorios de europeo XD La verdad es que atufaban a rancio sólo con hojearlos.

Suerte con el próximo.

Werewolfie dijo...

Conste que he leído recopilatorios de europeo muy buenos: El Incal, la trilogía del Corazón coronado, el Príncipe de la Noche de Swolfs, La casta de los metabarones, La virgen del burdel... Y tengo una buena colección de álbumes de lo más interesante. Lo que pasa es que este tipo de cosas las cojo por curiosidad, a ver si acierto, y parece que no tengo mucha puntería... :P

Archivo del blog