CHICAS, CHICAS, CHICAS, de Robert Crumb (Obras completas 14)

Robert Crumb - Chicas, chicas, chicas - Obras completas 14
Ya saben que La Cúpula lleva bastantes años editando -y reeditando- los comics de Robert Crumb, el clásico autor underground que últimamente ha llamado bastante la atención con su adaptación del Génesis de la Torah. Lo que ocurre es que, de cara al aficionado, resulta quizá un poco confuso seguir el criterio editorial con el que esto se está llevando a cabo, ya que, por una parte, existe una línea con el título de "Obras completas" -luego hablaremos de ella- y, por el otro, algunos comics -como el mencionado Génesis o las historias de Mr. Natural- que han salido fuera de colección (en el caso de Mr. Natural, de forma aún más confusa, ya que se ha publicado material tanto dentro de las "Obras completas" como en dos tomos en tapa dura fuera de ella). Por otra parte, en los tomos no se incluye información sobre la procedencia ni la fecha de las ediciones originales, así que reconstruir la vida editorial del autor y llevar un seguimiento más o menos coherente sobre la misma, al menos en base a estas ediciones, se hace algo complicado.

En fin, la edición de "Obras completas" se viene haciendo en tomos como el que aquí les presentamos, en formato álbum, rústica con solapas y en el blanco y negro que -suponemos- debió ser el original. Las historietas a veces aparecen recopiladas bajo una rúbrica adecuada al contenido (facilitado por pertenecer a una misma "serie", como en el caso de El gato Fritz), mientras que otras parece responderse a una temática común que no siempre se ve del todo justificada... En fin, en el álbum que nos ocupa, bajo el título Chicas, chicas, chicas, se incluyen una serie de historias cortas más o menos autoconclusivas que, lo habrán adivinado, tienen un protagonismo notablemente femenino... Claro que, ¿qué historieta de Crumb, de forma más o menos explícita, no lo tiene?

Gracias a este enlace, tenemos listado el título y el año de aparición original de al menos parte de las historietas:
- R. Crumb contra la hermandad (R. Crumb versus the sisterhood) 1973
- Una chica (A gurl)
- Maryjane
- Dale Steinberger, la vaquera júdia (Dale Steinberger, the jewish cowgirl)
- Josephine, la cuarterona bizca en "Sacudiendo el africano" (Josephine the cross-eyed quadroon in "Shakin the afri-can") 1976
- Bombo (Preggers) 1972
- Las aventuras de wichita, la rata bailarina (The adventures of Wichita, the rat dancer) 1988
- Sharon y Karen en: Karen conoce a Boz (Sharon & Karen in: Karen meets Boz)
- Namby Pamby y sus amigos (Namby Pamby and her friends)
- Lenore Goldberg y su comando de chicas (Lenore Goldberg and her girl commandos)
- Whiteman conoce a los Bigfoot (Whiteman meets Bigfoot) 1970
- No puedes evitar el vacío (You cant avoid the void) 1974
- El taller de danza moderna de R. Crumb (R. Crumbs modern dance workshop) 1977
Y, con el riesgo de generalizar, alguna cosa más, aparte de su preeminencia femenina, podemos encontrar en común en este conjunto de historietas: su tono políticamente incorrecto, en cuanto no sólo parodia el movimiento de la Women's Lib (la "liberación de la mujer") versión yanqui, sino que resulta de un "chauvinismo machista" no por autoconsciente y autoparódico menos salvaje. Robert Crumb, neurótico y fetichista compulsivo y confeso, no nos ahorra ningún detalle de sus fantasías sexuales recurrentes, sin enmascarar el componente más o menos autobiográfico y siendo en todo momento consciente de lo "políticamente incorrecto" de su postura. Desde luego, Robert Crumb no puede ser una lectura cómoda para personas con determinados cierres ideológicos, y el sentido del humor bizarro y absurdo que se gasta apenas sirve como cortinilla de la dureza de las historias. La sinceridad de Crumb es, como ya decíamos a propósito de Mr. Natural, a veces desarmante, y yo al menos me quedo de vez en cuando pensando que tal o cual información sobre el autor y sus fantasías dada por él mismo podría habérsela ahorrado. Pero claro, entonces no hablaríamos de Robert Crumb.

Y es que supongo que esto es lo que hay, y si se vence la dificultad "ideológica" no queda más remedio que rendirse a su arte. Que Crumb es un narrador, dibujante, caricaturista y retratista de los fondos de la psique humana y de la sociedad de su tiempo fuera de serie me parece algo prácticamente innegable. Que es, en definitiva, uno de los mayores genios que ha dado el cómic (sea lo que sea un "genio", que eso es harina de otro costal), también. Pese a que a la larga pueda resultar algo cargante, reiterativo y hasta plasta, pese a lo dispar e irregular de su producción, pese a cualquier otro defecto que se le quiera buscar... Si es que no se quiere pensar, directamente, que incluso esos "defectos" no son más que parte de la marca de fábrica de un autor singular y esquinado a más no poder... Pero genial, como decíamos.

A destacar, dentro del tomo, historietas como la parodia-homenaje de Omaha the Cat Dancer, el cinismo descarnado de "Bombo", el nihilismo minimalista de "No puedes evitar el vacío", o el "regreso a la naturaleza" con más bien poco romanticismo de "Whiteman conoce a los Bigfoot".

Es, en fin, Robert Crumb. Más de lo mismo, si ya lo conocían: otro sopapo en la cara. Una patada bien dirigida, adivinen dónde, si no tenían el gusto; no hay lugar para medias tintas, ya ven. Avisados quedan.

4 comentarios:

La pequeña Delirio dijo...

Me ha gusssstado mucho, y eso que Crumb y yo nos llevamos así así :)

Werewolfie dijo...

No sé, a mí con Crumb me pasa algo raro... No sé si algún día sabré decir si me gusta o no. En todo caso, "gustar" me parece que no es la palabra. :P

La pequeña Delirio dijo...

Tu artículo, bella... Crumb me da morbo/asco pero con tintes liberadores, como permisos... algo parecido me pasó hace unos años leyendo a Houellebecq...

Werewolfie dijo...

Insisto, yo no sabría decir qué me provoca Crumb. Según el día, además. Eso sí, Houellebecq... Pues no terminé de verle la gracia a "La posibilidad de una isla", y ahí me quedé. Igual un día vuelvo y cambio de opinión, no sería la primera vez.

Archivo del blog