CERO ABSOLUTO, de Cristophe Bec y Richard Marazano

CERO ABSOLUTO - Cristophe Bec y Richard Marazano
John Carpenter es uno de mis directores de cine favoritos. He visto casi todas sus películas. Algunas no me gustan demasiado (Fantasmas de Marte, por ejemplo), aunque incluso esas tienen puntos interesantes. Otras me parecen correctas, entretenidas (Starman, por decir una). Y otras me parecen muy buenas: En la boca del miedo, La niebla, La noche de Halloween.... Eso sí, reconozco que se hace un poco extraño tratar de justificar gafapasta-critic-mode-on su cine. Que es serie B (o zeta) está claro. Que los diálogos de sus películas no son, en muchos casos, precisamente alta literatura también. Pero es que quizá el amigo Carpenter es uno de los directores menos obvios -pareciéndolo- y más desconcertantes de los que han estado en activo durante las últimas décadas. Habría para escribir largo y tendido sobre el asunto...

... Pero yo iba a hablarles de un cómic, recientemente publicado por Planeta de Agostini, Cero absoluto, de Cristophe Bec y Richard Marazano. Así que, ¿a qué viene lo de Carpenter? Pues si han leído el cómic lo habrán entendido en seguida -espero-. Si no, confíen en mi palabra: tiene bastante que ver. A ello iré.

Bueno, sin que sirva de precedente les cuento algo del argumento, al menos la situación de partida (les aseguro que no les chafo nada importante). Un grupo de marines del espacio (la cosa es futurista, ya ven) llega con una misión secreta a un planeta perdido por el quinto caraho del universo, llamado apropiadamente Siberia, ya que la temperatura de su atmósfera está a un par de centenares de grados por debajo de cero o así. Y a partir de aquí, prepárense para verlos palmar uno detrás del otro, y para el desconcierto más absoluto.

¿Alguno de ustedes han visto Están vivos, del citado Carpenter? Si es así, seguro que alucinaron pepinillos con la famosa escena de lucha. Una lucha a puñetazos que se alarga una barbaridad, y que rompe completamente con lo que estaba siendo y continuará siendo la película. Una especie de "pegote" que te tiene pensando todo el rato: "¿Y esto cuándo se acaba y volvemos a la peli?" Después es cuando el coco le da vueltas y, si te ves en la tesitura de tener que escribir sobre el asunto, te preguntas si ese lío es una ida de perola o una genialidad. Y enlazo una cosa con otra: a mí al menos me ocurre mucho esto con Carpenter. Me gusta, sí, pero tengo difícultades para pensar si lo suyo es puro talento o simplemente es que se le olvidan las pastillas. Quizá las dos cosas, vaya.

Y esto es lo que me ha ocurrido con el citado tebeo de Cristophe Bec y Richard Marazano. Las referencias a Carpenter están ahí (La cosa y Fantasmas de Marte quizá sean las más claras), aunque no sea más que por el tono de ciencia-ficción de serie B y por ciertas coincidencias argumentales... Y, para qué negarlo, por la serie de diálogos más lamentable que recuerdo haber leído en mucho tiempo, dignos de aquellos de Fantasmas de Marte. Leyendo el tebeo me daba la impresión de que los personajes juegan a aquello de "por aquí me han preguntado... y por aquí me han respondido", esto es, ni lo que dicen tiene un mínimo de coherencia, ni lo que normalmente les responden tiene que ver con aquello en lo que estaban. No hay por dónde cogerlo, y de verdad que le he puesto voluntad. Los comportamientos de unos y otros no tienen sentido. ¿Surrealismo, dadaísmo, psicotronismo? A mí que me registren.

Luego está el tema de la, ejem, "narrativa". Suerte que al principio hay un "roll call" de personajes, porque la mitad de las veces no sabes ni quién habla, ni quién responde (preguntar por qué ya sería demasiado preguntar). Y lo que es peor, llega un momento en que todo esto te da un poco igual. Para colmo, el tebeo se ve interrumpido de tanto en tanto por una serie de imágenes recurrentes que no tiene relación -que yo vea- con el tebeo, como una plancha de Jijé, unos fondos sacados del Maus, carteles de pelis de ciencia-ficción antiguas... Si alguien entiende a cuento de qué (las veleidades arties creo que sobrarían en un tebeo como éste, que ya sería veleidad) vienen, soy toda orejas.

No sigo. Con Carpenter muchas veces no sé cómo justificar cosas como los malos diálogos, las cosas que no parecen venir a cuento, las "fantasmadas", qué sé yo. Pero con el director citado, en realidad, no me importa. Su cine me gusta, y el paso de la "reflexión" es hasta cierto punto innecesario. Con este Cero absoluto, en cambio, no soy capaz de conectar ni a nivel de "gusto" ni al de "reflexión", con lo que la impresión que me queda del cómic la puntuaría con su título. Espero, de todos modos, que haya por ahí aficionados a la ciencia-ficción de serie B que puedan sacarle más provecho que servidora.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Pues vaya! me lo he comprado hace dos horitas en un arranque de consumismo-mono (antes de leer tu reseña), lo de la lectura complicada me lo imaginaba, la cita a estan vivos me intriga y despierta mi curiosidad casi tanto como el dia que vi a un hombre lobo sacandole el dedo a la policia....

Werewolfie dijo...

Anónimo, te agradeceré enormemente que, después de leerlo, te pases por aquí y me cuentes qué te ha parecido, porque lo que es yo, creo que no me he enterado un pimiento. Del argumento sí, a ver. Lo que no pillo es por qué el tebeo está contado de esa manera, qué rayos pretende, si es una tomadura de pelo o una genialidad. Vamos, que si quieres, que dejes tu opinión, para poder contrastar.

Saludines.

Anónimo dijo...

Buenas. Soy otro anónimo distinto. Hagome llamar INQUISIDOR en algunos foros.

Comentar que yo igualmente recaí en este título por un mero interés de llevar a mis manos algo de ciencia ficción.

He ahí que me encuentro con este auténtico esperpento inenarrable, cuyo título dice mas de la propia obra que las 140 páginas que la completan.

Seamos sinceros...no esperaba mucho mas que una obra de ciencia ficción correcta, con una historia entretenida. Pero no, el autor estaba por llevarnos a una nueva dimensión de la space-opera-terrorífica con eflúvios metafísicos y ultrarreferenciales.

Ya en el prologo el autor habla de su encuentro con otros amigos del medio y de como recibió un consejo que a el le resultó muy valioso: "no temas en hacer que lo sencillo parezca complejo".
Habrá bondad en las palabras y en la persona de quien lo dijo...y sospecho que en quien lo interpretó y puso en práctica. Mas creo que con toda su buena fé, lo malinterpretó malamente, convirtiendo esta historia en un galimatias sin sentido.

Bien, la historia es mas simple que el mecanismo de un chupete. Hasta ahí nada malo.
El problema es como es llevado todo esto adelante.
Una historia tan simple es adornada con personajes totalmente desdibujados, tanto en el plano formal (puesto que llega un momento en que no hay manera de identificar quien es quien) como en su trasfondo. Salpicada de escenas de tránsito absolutamente vacias de interés. Y lo peor...saturada de insertos sin sentido (insertos de Cristo en el calvario, insertos de una obra literaria de Bulgakov que no tienen sentido alguno...insertos de Top Gun!!...personajes que cambian de apariencia -el prota intercambia en determinado momento su careto con Tom Cruise..como lo digo!!!-).

Pero lo mas irritante es tener la impresión de que el dibujante me está queriendo decir cada dos segundos "Eh tio!!! Soy fan de Alien!!!".
Bien chico, me parece muy bien...mete alguna referencia, algún chistecillo a costa...
Pero no, lo que nos encontramos son referencias a la saga Alien cada página...pero no simples referencias...cada página tiene alguna viéta que está sacada directamente de un fotográma de Alien.
En el arranque tenemos la escena de las vainas de hipersueño de la Sulaco (tal cual), tenemos una imagen de una sala identica a la sala médica de la Nostromo (tal cual), las plantas de terraformación son idénticas a las de Aliens...el final de un personaje igual al de Ripley en Alien 3...un personaje femenino se asemeja en varias viñetas a Vasquez, la marine colonial de Aliens...y así hasta el hartazgo, hasta molestar con referencias que te sacan de la (supuesta) historia.

Bueno bueno...un desastre total. Y, sabiendo como está la vida y que yo sigo sin curro y con muy mala economia...la peor de las maneras de tirar el dinero.

Creo que para contar esa historieta les hubiera sobrado con 30 páginas en formato grapa y carril. Hubiera ganado enteros.

Un saludo.

Werewolfie dijo...

Hola, INQUISIDOR, y muchas gracias por dejar aquí tu opinión. Bueno, supongo que me alegra comprobar que no soy la única que, después de leerlo, el título del cómic le da el punto exacto de lo que le ha parecido... ;) Yo más que con Alien -que en el dibujo, es cierto, hay referencias hasta aburrir- enseguida he pensado en Carpenter... Estación nevada, "fantasma" alienígena que posee a la gente, diálogos absurdos... No sé, sigo sin comprender a qué viene ese refrito de "guiños" para contar una trama tan simplona -que no simple, simplona-, y la supuesta "metafísica", pues de lo más obvia y pedestre... Y de eso algo sé, qué remedio.

En fin, gracias de nuevo. A ver si se pasa por aquí alguien a quien le haya gustado y podemos contrastar opiniones. ¡Saludines!

Tony Ruiz dijo...

Tenía ganas de hacerme con este "Cero Absoluto" tras mis últimas (y exitosas) incursiones en el tebeo europeo (me está gustando el "Durango" de ésta misma colección... pero es que el Espaghetti-Western siempre me ha tirado mucho) pero no encontraba apenas referencias al mismo por la Red que me sirvieran para hacerme mejor una idea de su contenido. Menos mal que anda por aquí mi Werewolfie querido... A priori me interesaba su argumento y había visto alguna página dibujada que no estaba mal pero, leído lo leído, será muy difícil que al final acabe picando (aunque las continuas referencias al enorme Carpenter todavía me dejan en la duda... Que yo hasta disfruté de "Fantasmas de Marte" y todo). Pero, bueno, mejor reservaré el dinerete para continuar con mi recuperación de los tomos que no he leído de Blueberry y a ver si me decido finalmente por hacer lo mismo con Comanche, Thorgal y XIII, que me llaman muchísimo la atención... ;)

Por cierto, ¿alguien sabe si "La Geste des Chevaliers Dragons" se ha publicado en España?

Werewolfie dijo...

Tony, yo iría a por Comanche y las otras series que comentas... Pero si finalmente te compras este "Cero absoluto", no te olvides de dejar tu opinión por aquí cuando te lo leas. Estoy segura de que a alguien le terminará gustando y podrá explicarnos qué le ve.

Y "La gesta de los Caballeros Dragones" sí que ha salido por aquí. Al menos un álbum, y lo sacó en su día Devir, si no voy mal. Dudo que esté disponible, pero todo es preguntarle a Jaume... ;)

Tony Ruiz dijo...

Muchas gracias por el dato Werewolfie. Pero la verdad es que si solo apareció un album por estos lares cuando existen unos nueve (creo) me parece que será mejor esperar a ver si al final alguien los publica en su totalidad por aquí. Planeta ya recuperó "La Ira de los Dioses" que Devir había dejado a medias, así que aún hay esperanza... ;)

Werewolfie dijo...

No sé si fue sólo uno, digo que "al menos uno", pero igual fueron más. The Jaimitoshadow knows... ;)

INQUISIDOR dijo...

Salud Werewolfie.

Con Carpenter le hallé referencias principalmente por LA COSA. Siempre me ha vuelto loco todo el cine de Carpenter. Pero en Carpenter algunos dialogos son absurdos de forma claramente autoconsciente para llevar algunas situaciones a la demencia pura.
No se trata de incompetencia como guionista.
Solo hay que ver el portento de guión que tenia LA COSA y lineas de dialogo de una perfección absoluta, con uno de los finales mas potentes que recuerdo:
- ¿Y que hacemos ahora?
- No creo que estemos en condiciones de hacer nada.
¿Por que no nos quedamos sentados, y esperamos a ver que pasa?

Y cuando dice eso McCoy te quedas mas frio que el.

En cambio, el autor de este Cero Absoluto (y patatero) está claro que es incapaz de dar auténtica trascendencia que pretende, quedando en el mas absoluto de los ridículos.

Y es que podria decir que la diferencia entre lo que hace Carpenter en el cine y Bec Christope en este comic es que el primero no se lo toma todo tan enserio, y el segundo se lo toma demasiado enserio.
Pero bueno, supongo que esto son unos comienzos y que con el tiempo descubrirá que la virtud está en hacer parecer simple lo compllicado y no al revés, que suele ser práctica habitual de los que no tienen nada que decir o no confian en la validez de lo que dicen.

Chauu.

Werewolfie dijo...

INQUISIDOR, de acuerdo en lo que dices de Carpenter -y por extensión, supongo que también con lo de Bec-. Que este último no es un Proust precisamente supongo que es algo que canta... Quizá un poquito más de honradez y menos ínfulas le hubieran venido mejor a la hora de enfocar la historia. No sé.

Saludines.

Otro lector más que perdido dijo...

Hola a todos, yo también me muero de ganas por encontrar alguien que le de un poco de sentido a este comic. Conforme vas leyendo van apareciendo páginas sin absolulamente nada de sentido, que esperas mas adelante tengan alguna explicación, pero la sorpresa es mayuscula conforme te vas acercando al final y ves que no se van a dignar a aclarar nada. Un autentico galimatias.

Werewolfie dijo...

Bueno, la trama en sí creo que sí que se entiende, que tampoco es que tenga ni originalidad, ni misterio... Otra cosa es lo que dices de las páginas y viñetas que parecen postizas... A ver, relación tienen, lo que pasa es que quedan como guiños algo pedantorros, y lo único que consiguen es entorpecer la, ejem, "narración"... Digo yo, vamos. De verdad, espero que estos autores intenten algo diferente, más honrado, la próxima vez.

Saludines.

Archivo del blog