TIERRAS DE SOMBRA 1, de Cristophe Gibelin y Benoît Springer


Planeta de Agostini Comics sigue con su interesante línea de "BDBooks", esto es, recopilatorios en formato reducido -respecto al típico álbum BD-, en tapa dura e integrando en un mismo tomo series o arcos argumentales completos de comics europeos recientes. En mi opinión, un excelente modo de poder leer tebeos que, de editarse en el común formato álbum de 48 páginas, difícilmente me arriesgaría a adquirir (tanto por precio como por una cierta inquietud al no saber cuándo continuará la serie -hay algunas que sacan un álbum al año, incluso menos-, o si es que lo hará algún día -¿cuántas series hay ya durmiendo el sueño de los justos, tras haber visto la luz uno o unos pocos tomos?-) Por el lado económico, la jugada está clara: por menos de lo que costaría un álbum promedio de 48 páginas, en este formato tenemos tres; en el caso que nos ocupa, los que forman el primer arco argumental de la serie Tierras de sombra, de Cristophe Gibelin y Benoît Springer.

Nos encontramos ante un cómic que no sabría exactamente cómo describir. Por un lado, parece sencillo: magia, brujas, seres encantados, guerreros de aspecto pseudomedieval, sapos humanoides, ladrones y asesinos... Vamos, un tebeo de fantasía-no-demasiado-heroica, dicho de modo muy general. El caso es que en este género no es que ande muy ducha, y aparte de los inevitables Tolkien, Conan y derivados, algo de Moorcock y poca cosa más, poco he leído, debo reconocer. Así que el, digamos, estilo temático de la serie que me traigo entre manos me ha descolocado un pelín. Lo digo, entre otras cosas, porque una esperaba que el antihéroe o antihéroes protagonistas no por ser antihéroes dejasen de tener al menos algunos rasgos que buscaran hacerlo simpático al lector (lo que sí ocurre con, por decir dos, Conan o Ghita de Alizarr, que son de lo poco que, como les decía, conozco). En cambio, de los protagonistas de este Tierras de Sombra no puedo decir lo mismo: un ladrón y asesino sin escrúpulos y una especie de batracio humanoide y devorador de hombres, sin mayor gracia, ni simpatía ni, por supuesto, mínimo sentido de una moralidad que exceda el egoísmo más extremo, son aquellos cuyas andaduras seguiremos a lo largo del tomo. Por eso también, no existe el típico contraste entre "buenos" y "malos": hay dos bandos enfrentados, con una bruja de por medio, pero ni siquiera las "víctimas" de unos u otros son capaces de levantar un mínimo rasgo de compasión, más allá de lo abstracto.

Por lo que hace a la historia, me ha resultado tremendamente confusa en su lectura -reconozco que tuve que volver atrás en más de una ocasión, porque a menudo tenía la sensación de que estaba perdiéndome algo-; por lo demás, al llegar al final desapareció la sensación de pérdida... Más que nada porque tuve la impresión de que realmente la cosa no me había conducido a ningún lado que exigiera demasiada atención a los detalles del camino. Una trama en el fondo muy sencilla, enrevesada por motivos que a mí al menos se me escapan. Así, la presencia de una especie de voz en off cuya personalidad no conoceremos hasta mucho después, y que sólo consiguió confundirme, sin que por lo demás este efecto me pareciera algo interesante para la lectura -otros "confunden" al lector guardándose sorpresas o algo... aquí, me parece que no es eso-. No sé, quizá el problema esté, como decía, en que he leído poca literatura o cómic de este tipo, y se me escapan los recursos argumentales utilizados; quizá en el fondo es un intento innovador, por el tipo de personajes, por narrativa, no sé. O quizá es, simplemente, un tebeo confuso, escrito con prisas y con más bien poco entusiasmo. Dejaré, pues, en suspenso un juicio general.

En cambio, el dibujo me parece mucho más interesante. Buena narrativa, excelente ambientación, diseño de personajes y vestuario, trazo detallista pero, al tiempo, sombrío y a tono con la historia... El único problema es que visto por encima parece algo abigarrado, pero temo que esto sea más bien un efecto de la reducción de tamaño y que en formato álbum esta sensación se vería bastante minimizada. También contribuye, diría yo, a esa sensación de abigarramiento el tratamiento del color, el cual se aplica con una paleta muy reducida y que no siempre consigue destacar suficientemente las figuras entre sí y respecto del fondo. Un poquito más de cuidado en este aspecto hubiera sido de desear, y sin duda no quedaría esa sensación de apelotonamiento y de desvanecimiento de los detalles que tanto trabajo debieron de darle a Benoît Springer.

Mi conclusión, entonces, no es, valga la redundancia, muy concluyente que digamos. Reconozco que me leí el tomo prácticamente del tirón, y, dejando de lado los problemillas ya aludidos, pasé un buen rato de lectura. El mundo de las Tierras de Sombra y los personajes que lo pueblan me han parecido sin duda más interesantes en el apartado gráfico que en el argumental, pero por una cosa o por la otra han mantenido mi interés a lo largo de todos los episodios. Otra cosa es que me parezca un grandísimo tebeo... Como decía, no estoy como para juzgarlo. No sé, entonces, si este comentario les será de mucha ayuda; en todo caso, les diría que hojeen el cómic en su tienda, especialmente si son aficionados al fantástico; si el apartado gráfico les convence lo suficiente, supongo que ya tienen justificada la compra. Y si después de su lectura quieren volver por aquí y comentarme sus propias impresiones, será algo que les agradeceré.


Descripción editorial de la web de Planeta de Agostini Comics:


TIERRAS DE SOMBRA Nº 01: LOS OJOS DE PIEDRA




Edición original:
Terres d´ombre FRA
14,95
Guión:
CHRISTOPHE GIBELIN
Dibujo:
BENOÎT SPRINGER
Formato:
Libro cartoné, 152 páginas, color.





La guerra causa estragos entre el reino de Zynski y el Imperio.

La ciudad de Suy Tramhal ve afl uir a sus puertas individuos de lo más sospechoso. Entre ellos se encuentra Miecq, saqueador, ladrón, asesino, y su compañero Lida, monstruo devorador de hombres.
En el corazón de la ciudad se cruzarán con la bruja AbishAg, que se dispone a desencadenar sus malefi cios por toda la ciudad...

Archivo del blog