BLACK SUMMER, de Warren Ellis y Juan José Ryp

Black Summer - Warren Ellis - Juan José Ryp
Ediciones Glenat continua trayendo a nuestro país algunas de las series editadas originalmente por la norteamericana Avatar Press. Ésta es una editorial "independiente" norteamericana, la cual comenzó su andadura en los 90 básicamente publicando comics de "bad girls", especie de sub-subgénero al parecer boyante en la época. En los últimos años, sin embargo, Avatar parece haberse ganado cierta reputación invitando a creadores de prestigio para publicar en su editorial, conservando estos los derechos y, al parecer, sin restricciones de ningún tipo. Así, dejando aparte algunos trabajos un tanto "al margen" de Frank Miller y Alan Moore, quizá los autores que han conseguido darle auténtica vida a la editorial han sido dos auténticos enfants terribles del cómic yanqui (aunque ambos procedan en realidad del Reino Unido): Garth Ennis y el que hoy nos ocupa, Warren Ellis.

La trayectoria de Warren Ellis, guionista prolífico y ya con una serie de años de experiencia a sus espaldas, sería más bien larga de resumir y, de todos modos, probablemente la mayoría de aficionados al cómic yanqui lo conocerán más que de sobras. Baste decir que ha firmado algunas series con gran repercusión a nivel de crítica y público, como Transmetropolitan, Planetary o The Authority; que también ha escrito novelas y guiones de TV y vídeo y que, en general, es una personaje cuyas opiniones y escritos diseminados por aquí y por allá en su intensa actividad en internet bien vale la pena reseguir.

Por lo que hace a este Black Summer, el guionista británico hace equipo con el español Juan José Ryp para completar lo que originalmente fue una miniserie de 8 números (un número 0 y siete números "regulares"). La historia recupera algunos de los tópicos y personajes más o menos recurrentes en la obra de Warren Ellis (el antihéroe crepuscular, retirado "del servicio", que debe volver a primer plano a la fuerza; las agencias secretas, siniestras y maquiavélicas; los metahumanos ultrapoderosos que arrastran a su paso el caos y la destrucción; la muy cronenbergiana -y ballardiana- transformación del cuerpo humano por la tecnología; etc.) El inicio de la serie, con un sonado magnicidio a manos de un antiguo superhéroe, actúa como motor de una acción que sirve a Ellis como excusa para intentar dar una vuelta de tuerca a la dialéctica superhéroe/metahumano. Así pues, iremos siguiendo durante el cómic la "evolución" -el pasado es narrado mediante flashbacks- de lo que comienza siendo un proyecto más o menos idealista -con muchos matices y a partir de muy distintas perspectivas- para "cambiar el mundo", supuestamente a mejor, pero que, con el tiempo y la propia embriaguez del poder, sumada a la presencia de fuerzas contrapuestas -en forma de una, como decíamos, siniestra agencia-, alcanza un resultado más bien caótico y macabro.

Warren Ellis no evita la moraleja final, puesta en boca del personaje que claramente ha escogido para que sea el portavoz de su propio punto de vista. Y lo que Ellis hace en esta serie, podría verse así, es lo que, pese a estar jugando en mundos de ficción en los que los personajes antaño superheroicos tienden cada vez más a actuar como los de este Black Summer, no puede hacerse con aquellos. Nos referimos, claro está, a ciertos ex-superhéroes de las majors, Marvel y DC, principalmente. Es, para empezar, la diferencia entre escribir para una franquicia y la de hacerlo con personajes propios, que cuentan su propia historia hasta donde ésta deba llegar, sin pensar en que the show must go on. Más de una vez me he preguntado por qué, si quieren contarse historias de metahumanos, sin las restricciones propias de lo que representa un superhéroe, no se escribe, simplemente, como lo hizo Warren Ellis en series como The Authority y ahora en este Black Summer, con personajes no lastrados por un pasado superheroico y sin una imagen icónica que conservar. Pero hay guionistas y editores que, al parecer, han querido hacer encaje de bolillos y unir el tono supuestamente cool de los tebeos-masacre en los que el "superhéroe" -metahumano desde ese momento- se apunta al carro de causar muertes a mansalva, con las ventas aseguradas de un personaje de franquicia. Perdonen el exabrupto, pero con su pan se lo coman.

Sobre el dibujo de Juan José Ryp, hay que hacer notar el impresionante nivel de detallismo ultrabarroco que se gasta. Más de uno pensará en Geoff Darrow, y digo yo que no andará muy errado. A mí personalmente me recuerda, por momentos, a Chris Weston... pero no importa, no es que sea precisamente un clon de ninguno de ellos, y su dibujo tiene personalidad y mucha fuerza. Pero que mucha; eso es justamente lo que, en mi opinión, le convierte en ideal para este cómic en concreto. El diseño de personajes es muy bueno, los momentos de acción son realmente espectaculares, hay pin-ups molones -quizá un guiño irónico a las convenciones del subgénero, pero igualmente molones- , y el nivel de detalle, que ya hemos destacado, invita a perderse en las splash pages en auténticas competiciones de dónde está wally (y más de una sorpresita escondida por las viñetas hay, se lo aseguro). Así pues, ningún pero por este lado, más bien al contrario: enhorabuena al dibujante, por este camino tiene un brillante porvenir en el mundillo del cómic, y ya espero con impaciencia su próximo trabajo.

En resumidas cuentas, este Black Summer me ha parecido una lectura interesante, quizá más a nivel gráfico que de guión -al bueno de Ellis empiezo a conocerlo demasiado, y personalmente prefiero otras obras suyas-, pero estimable también por esa parte. Tiene además la ventaja de ser una historia autoconclusiva, con lo que eso supone. En fin, continuaremos siguiendo la pista tanto a Warren Ellis, que estamos seguros de que todavía tiene mucho que decir, como a Juan José Ryp. Y ya les contaremos.

4 comentarios:

Fran J. Ortiz dijo...

He leído la reseña por encima, porque todavía no he catado el cómic en cuestión y quiero preservar la sorpresa... pero, inevitablemente, caerá.

La semana que viene dedicaré cuatro días seguidos a Ellis, y esta será una de las obras reseñadas. Entonces volveré sobre tu crítica a ver si comparto mirada. :-)

Un abrazo y enhorabuena por tu blog, de visita obligada.

Werewolfie dijo...

Muchas gracias, Fran. Y yo ya hace tiempo que te sigo, así que no me perderé esos días "especial Ellis", por allí nos veremos. ;)

Juanjo RyP dijo...

lo del "brillante porvenir" me ha gustado ha, ha, ha, ha!
Gracias, hombre... lobo.

Werewolfie dijo...

Hola, Juanjo. Bueno, ya sé que suena un poco a "joven promesa" o "recién llegado", y todos sabemos que ya tienes una buena y larga trayectoria en esto de las viñetas... Pero me refería a que seguro que por el mercado yanqui algún editor avispado de alguna major termina echándote el ojo... O igual te destapas con algún proyecto más personal y te conviertes en un nuevo Clowes o algo así, ya me entiendes... En fin, que te deseo lo mejor y que no dudo en que darás mucho que hablar en el futuro.

Ah, y es mujer... loba. ;)

Saludines!

Archivo del blog