TEAM MEDICAL DRAGON, de Taro Nogizaka y Akira Nagai

Team Medical Dragon de Taro Nogizaka y Akira Nagai
Planeta de Agostini reactiva su línea Biblioteca Pachinco de manga para lectores adultos con dos nuevos títulos: Gaku, de Shinichi Ishizuka, y este Team Medical Dragon, de Taro Nogizaka y Akira Nagai. Y una vez leído, no podemos menos que pensar que lo ha hecho con acierto. Enseguida les cuento.

Se harán una idea por la cubierta del manga y el título del mismo que estamos ante un manga "de médicos", tal como suena. Es, por supuesto, un seinen, y tratándose de un cómic nipón, podrán hacerse a la idea de por dónde van los tiros: ritmo, mucho ritmo, escenas algo picantes, intrigas, culebrón... Y, en el caso que nos ocupa, una crítica realmente cruenta del sistema sanitario japonés, según el manga, lleno de corrupción, tráfico de influencias, desinterés por los pacientes, "trepas" e injusticias mil... Se nos habla de un auténtico sistema feudal, con sus señores, vasallos y criados. Por supuesto, aparecerá el héroe, un brillante cirujano que, si bien sus motivos quedan todavía algo oscuros y no le falta cierta ambigüedad, parece querer marcar la diferencia en el sistema... Con la colaboración de alguien que, si bien sus medios son prácticamente opuestos (ella juega dentro del sistema), parece buscar fines similares. Eso es algo que, supongo, ya se irá viendo, que no hay que descartar giros en la trama.

El dibujo destaca por su realismo y cuidado en la definición y los detalles, particularmente en las escenas de intervenciones quirúrgicas: los órganos internos están representados con todo detalle, con lo que quizá los lectores con estómagos algo sensibles deberían estar precavidos. De todos modos, aunque al principio quizá choque un poco, pronto se acostumbra uno al asunto, y lo que importa es la tensión que los autores generan hábilmente sobre el devenir y resultado de las intervenciones.

Y es que después de todo quizá lo mejor que puede decirse de este manga es que es tremendamente adictivo, las páginas se devoran en un santiamén, enganchados a la historia sin poder resistirnos a pasar páginas... Y, me temo, quedándonos colgadísimos al final del tomo, con ganas de que llegue el siguiente para poder ver qué ocurrirá a continuación: el "efecto Monster", podríamos decir. Ojo, no es que pretenda hacer comparaciones con la que quizá sea la obra magna de Naoki Urasawa, pero en todo caso les aseguro que el "enganche" que he tenido con este primer tomo de Team Medical Dragon me ha recordado al que tuve en su día leyendo Monster. Si tenemos en cuenta que la obra de Urasawa era explícitamente una obra de crímenes e intriga, mientras que aquella es sobre el papel un manga de hospitales, creo que el mérito de esta última es, como poco, notable.

Habrá que ver cómo evoluciona la serie (que sigue abierta en Japón, acumulando ya un número de tomos que ronda la veintena), pero la primera impresión ha sido muy positiva. Si buscan un manga entretenido y adictivo, con un dibujo a gran altura y un tono adulto, yo que ustedes le daría una oportunidad a esta serie. Yo, desde luego, me he quedado con ganas de más.

No hay comentarios:

Archivo del blog