LOS TIEMPOS OMINOSOS, de Caza

LOS TIEMPOS OMINOSOS, de CAZA
Philippe Cazaumayou, "Caza", es un artista de cómic francés que parece algo olvidado hoy en día, pese a haber sido uno de los estandartes de la época dorada de las revistas de cómic de ciencia-ficción y fantasía de los ochenta, junto a los Moebius, Bilal, Dionnet, Druillet, Gillon, etc. Digo "olvidado" teniendo en cuenta que, en el momento presente, y salvo error por mi parte, no hay ni un sólo cómic no descatalogado en el catálogo de cualquier editorial española, con lo que, si quieren leer algo de este autor, sólo quedan dos opciones: o recurrir al mercado extranjero, o, en castellano, tratar de conseguir algo bien de segunda mano, bien del fondo de alguna librería especializada. Precisamente a través de esta última opción conseguí, muy por debajo del precio de venta original, este maravilloso álbum que ahora les comento.

"Los tiempos ominosos" recopila un cierto número de historietas cuyo punto en común es el estar situadas en un mundo fantástico, habitado por dos clases de seres: los oms, especie de humanoides cuya sociedad hipertecnificada se encuentra en franca decadencia, y los otros, seres de fábula que vendrían a representar el lado de la naturaleza, pero también el de la imaginación y la libertad frente a la alienación de los oms. Este marco permite a Caza escribir algunas historietas con cierto aire poético y, como suele ocurrir en el género, cierta crítica social, entre el apocalipsis ecológico y la sociedad estéril y condenada de los oms, por un lado, y la utopía de renacimiento que representan los otros, por el otro.

A unos guiones sugerentes, hermosas piezas de ocho páginas que forman un mosaico memorable, se une un dibujo francamente brillante. El "parecido de familia" no se queda en la referencia más o menos obvia de Moebius y otros habituales de Métal Hurlant y demás, sino que llega incluso al homenaje al gran Jack Kirby (en la pieza "El soñador"), pero Caza tiene una voz propia, un estilo claro y reconocible. Sus diseños aportan las necesarias dotes de imaginación y fantasía a los personajes y entornos. Desde el modernismo y las vanguardias del pasado siglo, hasta los plasmas orgánicos y el entintado que combina puntos y rayados de Moebius, desde Goya hasta el citado Kirby, la coctelera de influencias de Caza destila un resultado que lleva su impronta, dando a sus referentes una nueva vuelta de tuerca y ofreciéndonos un maravilloso catálogo de imágenes que dan un buen ejemplo de las posibilidades del cómic. Incluso donde más corre el riesgo de caer en palimpsestos (por ejemplo, en la historieta "Nocturno", claramente deudora del Arzach de Moebius) Caza se las arregla para no resultar un simple copista. Obviamente, no es un prodigio de originalidad, pero ni es eso lo que creo que pretende ni lo que debemos buscar en su obra.

Las ilustraciones que ocupan cada viñeta son simplemente espectaculares, un auténtico muestrario de barroquismo, fantasía y sentido del diseño. Y eso sin entorpecer su narrativa, siempre clara y coherente. Aunque lo cierto es que no frecuento excesivamente la BD que se hace en este momento, algo sí que conozco, y creo que me costaría encontrar ejemplos de autores actualmente en activo -fuera de los clásicos que siguen produciendo y publicando- que sean capaces de armonizar ambos aspectos de un modo que se acerque al de Caza.

Ilustraciones espectaculares, fantasía a raudales, un tono, decíamos, poético, historias cuyo fondo y forma resulta armónico y, en una palabra, el talento de alguien llamado, en mi opinión, a ser un clásico pero que, al tiempo, me parece ahora mismo algo necesitado de reivindicación: todo eso se combina en este álbum, lujosamente editado en su día por Norma Editorial, en cartoné y con excelente papel y reproducción. Ojalá que, en un momento en el que la fórmula de edición de "integrales" está abriendo la puerta a la recuperación de grandes obras de la BD de décadas pasadas (una grata sorpresa nos hemos llevado recientemente, por ejemplo, con la próxima recuperación de Los náufragos del tiempo de Forest y Gillon por parte de Glenat) nos permita ver de nuevo esta y otras obras de Caza, y, esperemos, regrese para quedarse definitivamente con nosotros, al lado de otros grandes creadores de su generación.

4 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Gracias por pasar por mi blog y apuntante como seguidor. Con ansias espero yo la edición de Los naufragos del tiempo por parte de Glenat. De Caza no sabía nada desde los tiempos de las revistas Metal Hurlant y Heavy Metal. Saludos

Werewolfie dijo...

Encantada. ;)

El Solitario de Providence dijo...

Casualmente también soy fan de Caza y he adquirido el tomo en cuestión en el Salón de Barcelona de 2011. Aún no he tenido la oportunidad de leerlo pero se que no me decepcionará.

Werewolfie dijo...

Y a día de hoy, y salvo que se me haya escapado, seguimos sin tener nada del autor disponible en nuestro mercado. Pero es que salvo Moebius y los náufragos del tiempo que citaba en la entrada, creo que poca cosa más de aquella época y contexto debe haberse reeditado... Una pena.

Saludos.

Archivo del blog