CONAN EL MERCENARIO, de Roy Thomas y Esteban Maroto

Conan el mercenario de Roy Thomas y Esteban Maroto
Entre las novedades de este mes de Planeta de Agostini tal vez el título que esperaba con más interes sea éste: Conan el mercenario. Se trata de un bonito tomo que recopila una historia en dos partes aparecida originalmente en la revista de cómic The Savage Sword of Conan (núms. 217 y 218 EUA), y que adapta una de las novelas del cimmerio creado por Robert E. Howard, escrita por Andrew J. Offut. De dicha adaptación se encargan Roy Thomas -quizá el escritor más representativo del bárbaro en su versión de cómic- a los textos y el español Esteban Maroto al dibujo.

Planeta nos ha traído esta historia en un tomo de 96 páginas, formato álbum, en cartoné, con cubierta a color con tintas metalizadas e interiores en el blanco y negro original. Se incluyen como extras el clásico mapa de la era Hyboria y fichas de autores. Y claro, teniendo en cuenta que la misma editorial está editando una edición cronológica de The Savage Sword of Conan (con el título La saga de Conan)... ¿Qué tiene de especial este tomo para que haya aparecido fuera de dicha colección, en la que hubiera debido aparecer en su justo momento y lugar, y con una presentación tan lujosa, además? En dos palabras: Esteban Maroto.

El dibujante español, aunque parece seguir resistiéndose a ser profeta en su tierra, ha sido sin duda uno de nuestros autores más internacionales y más apreciados allende de nuestras fronteras. Fue, como es sabido, uno de los autores de la mítica agencia Selecciones Ilustradas de Toutain, que agrupó a algunos de los autores más geniales de su generación (los Pepe González, Beá, Fernando Fernández, Badía Romero, Bermejo, Víctor de la Fuente, Ortiz, Usero, Segrelles...), lo que le facilitó trabajar para el mercado europeo y, especialmente, norteamericano, donde colaboró para editoriales tan variopintas como Marvel o Warren, y donde publicó principalmente en los magazines de una y otra editorial. A él le debemos el conocido "bikini de metal" característico de Red Sonja, o el rediseño de uno de los personajes de terror de la Marvel setentera, Satana. Y es que, seamos claros, uno de los puntos fuertes del español es el dibujo de mujeres (cosa en la que también destacaron compañeros suyos como el difunto Pepe González), así como el peculiar sentido del diseño de vestuarios y fondos que pueblan sus historias de fantasía, llenos de un aire modernista, orientalizante, exótico, sensual, algo barroco: maravilloso, en suma.

Y algo de todo esto hay en este tomo que les comentamos. Se nota, comparándolo con otras obras del autor, que hubo más prisas en la ejecución, y no es Maroto precisamente de los que esto le sea indiferente a su estilo. Alguien que, como decimos, tiende a recargar la viñeta como él, necesita su tiempo para afirmar el trazo y completar adecuadamente los paneles. Con todo, el resultado es poco menos que extraordinario. El Conan de Maroto es bastante clásico, en la línea de Buscema, pero la ambientación es la propia del español, y aquí sí que no hay pérdida: sus odaliscas, reinas o esclavas, resultan inconfundibles, como lo son los palacios, las salas de trono, los adornos de los objetos y un sinfín de detalles de ambientación más. Encima Maroto es, le pese a quien le pese, un narrador más que competente, que conoce su oficio a la perfección, y que igual coregrafía con maestría una lucha a espada que ilustra un hermoso plano general de un mercado o de la sala de un castillo.

Y esto viene porque Maroto ha sido a veces vapuleado por otros "artistas" o aspirantes al título, o críticos de cómic, particularmente en nuestro país... con el cargo principal de "copión", por resumir. De hecho, he visto por aquí y por allí documentos que prueban que Maroto se "inspiró" en ilustraciones de otros autores en su propio trabajo... Pues bueno. Supongo que no todo el mundo puede tener la memoria visual y/o el talento innato de superdotados realmente geniales como, digamos, Víctor de la Fuente, un auténtico "monstruo" del que se nos cuenta que era capaz de dibujar una página entera "de memoria", inventándose todo el contenido sin referencias y, encima, retratando con precisión tanto las complejidades de la anatomía como de los objetos que dibujaba, con una economía de trazos y una rapidez envidiables. Desde luego, nadie tendrá que convencerme de las bondades del creador de Haxtur: su dibujo impresiona de por sí, pero si encima te cuentan cómo lo hacía ya es para no echar gota.

Pero volvamos a Maroto. Tal vez sí tomaba como referentes dibujos de otros artistas. Igual como tomaría fotos, o dibujaría del natural, como muchos (¿la mayoría?) de sus compañeros de profesión. Quizá no sea la cosa más elegante del mundo, más que nada porque la fuente es relativamente fácil de identificar y porque suena a plagio. De acuerdo. Pero algo tendrán que reconocerme: por mucho que copiase (y no tengo por seguro que fuese algo tan sistemático), el bueno de Esteban sabía cómo apropiarse de los modelos. No digo que los mejorase, tan sólo que los hacía suyos. Aunque la base fuera ajena, el resultado final "suena a Maroto", queda cubierto por su estilo. Les daré un ejemplo para describirles mis impresiones con Maroto. ¿Han visto algún cómic dibujado y entintado por John Buscema? Los méritos que han hecho grande a este autor están ahí: el vigor de su trazo, su excelente caracterización, su grandiosa narrativa. Ahora bien, pasamos luego a su Conan, al que aplicaron sus pinceles grandes profesionales como Ernie Chan. Y algo ha cambiado. No sé si el trabajo de este y otros autores que colaboraron con Buscema es lo suficientemente valorado, pero desde luego algo aportaron, sin duda, al resultado final. A veces se les llama a los entintadores "embellecedores", y eso es lo que creo que hacían artistas como Chan: embellecer el dibujo. Y en eso es en lo que pienso cuando veo el trabajo de Maroto: no importan los referentes, el caso es que embellecía los dibujos, y ya desde el lápiz. De todos modos, yo no soy precisamente una profesional del dibujo, con lo que este tipo de juicios igual me viene grande. En todo caso, a mí Esteban Maroto me encanta. El resto tampoco tiene, para mí, mayor importancia.

En resumen: una edición magnífica, un guión consistente y entretenido de fantasía heróica "de toda la vida", y un dibujo, para mí, sobresaliente. No tengo muchos tebeos de Conan en mis estanterías (la etapa de Barry Windsor Smith, la saga de Bêlit y, ahora, este Conan el mercenario), y es que no soy una gran fan del bárbaro. Pero con obras así hay que hacer la excepción. Una excepción con nombre propio.

7 comentarios:

FHNavarro dijo...

Te recomiendo el Maroto de los primeros Creepy USA dibujados por nuestros españoles, sobre el número 45. El mejor Maroto que he visto, grandioso... Muy superior a "En el nombre del Diablo".
Sobre el embellecido de los lápices de Buscema por parte de Chan, bueno, sólo decir que no estoy nada de acuerdo Ya se sabe, para gustos colores ;). Chan hizo un buen trabajo en los primeros números que entintó a Buscema en Conan the Barbarian (los 4 o 5 primeros números que entintó) después de eso, fue minando el lápiz de Buscema con el lastre de sus tintas, de su falta de dinamismo, de sus figuras humanas de aspecto rocoso... No sé, no me gusta nada. Yo me quedo con Rudy Nebres, que esta sí que embellecía a Buscema.

Un saludo

Mo Sweat dijo...

Saludos.

Pues yo me quedo con Buscema entintándose a si mismo; pienso que no ha existido entintador que le hiciera total justicia (el que más, tal vez Tom Palmer), ya que el Buscema entintado por si mismo es de lo más parecido que he visto jamás al maestro Alex Raymond, en cuanto a conjunción de calidad, dinamismo, narrativa gráfica y perfección en general. el problema es que no acostumbraba a entintarse a si mismo, pero si miramos en los 80 encontramos algunas auténticas obras maestras del dibujo 100% john Buscema, como las novelas gráficas de Silver Surfer y Lobezno o el mítico anual nº 13 de Thor.

Por cierto, muy grande Esteban Maroto, pero coincido con lo que decís, lejos del mejor Maroto, que fue el de Creepy, de Dax...

Werewolfie dijo...

De Maroto tengo también el tomo de "Mujeres fantásticas", y no sé si será de la época que dices, pero desde luego tiene mis historias favoritas de las que le he leído al autor.
Sobre Buscema-Chan, no es más que un ejemplo y no lo que me interesaba aquí. Ya decía que no soy muy conanófila, y lo que tenía en mente es la comparación entre algún número que recuerdo haber leído con Buscema poniéndose a sí mismo las tintas y la saga de Bêlit. Y para mí no hay color. De todos modos, si prefieres hacer la comparación con Rudy Nebres, pues a mí me vale. ;)

Werewolfie dijo...

Mo, yo tenía en mente a la hora de hacer la comparación algún número de Buscema en otra serie que no recuerdo (¿Los Vengadores?), y era una cosa más bien de horror... También le recuerdo en el serial de MCP de Wolverine, y no sé si se entintaba él o bien otro artista, pero el resultado tampoco es que me resultara precisamente bueno... No sé dónde leí (¡esa memoria!) que a Buscema no es que le molasen mucho los superhéroes, y quizá por eso alguno de sus trabajos en ese subgénero no esté a la altura de lo que el artista era realmente capaz. De todos modos, insisto: no pretendía hablar de Buscema, basta que cambiéis los autores del ejemplo por algunos que os parezcan más adecuados a la idea que trataba de transmitir para que la cosa "sirva". :P

FHNavarro dijo...

¡Viva Esteban Marotoo! ;)

Un saludo

Marione dijo...

Hola a todo el mundo. Primero felicidades por el blog, comento poco pero lo leo todos los dias. Me encanta ese tufillo a "rancio-clasicote" de muchas entradas. Una maravilla.

Aprovechando la entrada de Maroto, me gustaria pedir ayuda. Estos dias estoy intentando descubrir como se publico la obra 5xInfinito aquí en España, pero es que es pa volverse loco. Cosas en blanco y negro, en color, en grapa, en tomos, serializado...

HELP!!!

Saludazos

Tony Ruiz dijo...

Me ha decepcionado un poquito este tomo justo por lo que comentabas: aquí no nos encontramos con el mejor Maroto posible, pero si no tienes la historia de alguna de las distintas ediciones de La Espada Salvaje de Conan vale la pena hacerse con él. A ver si Planeta nos da un día una alegría a los "Marotistas" y recuperara Las Crónicas de Atlantis en un bonito tomo... ;)

Archivo del blog