ALL STAR SUPERMAN, de Grant Morrison y Frank Quitely

All Star Superman de Grant Morrison, Frank Quitely y Jamie Grant
Hay veces en las que apenas me veo capaz de comentar un cómic. Muchos de mis tebeos favoritos no han pasado, y probablemente no pasarán, por la sección de "comentarios" de este blog. Me veo demasiado torpe como para dedicarles unas palabras y hacerles un mínimo de justicia. Y así es como me siento ahora, después de haber leído -y releído- esta obra, la esperadísima All Star Superman obra de dos genios escoceses, Grant Morrison y Frank Quitely, con la colaboración de Jamie Grant. Se me ocurren tantas cosas que decir sobre este cómic que temo quedarme sin palabras. En verdad, se me ocurren muchas cosas a propósito de este cómic, quizá tantas como sobre el cómic en sí mismo. En fin, ya Nietzsche decía que el miedo al error es de hecho un error en sí mismo, así que quizá lo mejor sea que escriba y que no le dé más vueltas. Me temo que voy a expresar mi opinión de manera más que subjetiva, así que no me lo tengan muy en cuenta y sean condescendientes, por favor.

Conversando con amigos y conocidos del mundillo, así como en comentarios en la red por aquí y por allí, he expresado más de una vez mi visión sobre lo que yo creo que son los comics de superhéroes. Al menos, lo que yo creo que se sigue del espíritu que animaba este tipo de historias en la voluntad de los pioneros, de sus grandes creadores. Digámoslo claramente: tanto en la Golden Age como en la Silver Age, un porcentaje nada despreciable de creadores de personajes e historietas de superhéroes -y otros héroes enmascarados- eran judíos, generalmente de tendencia, digamos, liberal. Comenzando por los creadores del primer superhéroe, Superman -Jerry Siegel y Joe Shuster-, Batman -Bob Kane y Bill Finger-, así como de muchos otros héroes de la Golden Age; el Spirit de Will Eisner; la mayoría de personajes clásicos de la Marvel -Stan Lee y Jack Kirby-, etcétera. Es una historia bien sabida, y ya otros se han encargado de analizar la influencia de las raíces judías en este tipo de ficción popular, desde la pervivencia de mitos -por ejemplo, Superman como un moderno Moisés lanzado, no en una canastilla, sino en una nave espacial hacia su nueva patria-, hasta los principios morales que los guían -hay una clara pervivencia de ciertas mitzvot, así como, podría entenderse, de una cierta relación con el Otro cercana a ciertas interpretaciones del judaísmo, como la de Levinas; por tirar de un hilo, es como mínimo curioso que la "Marvel Age of Comic-Books" se inicie con una serie, la de los 4 Fantásticos, en la que sus protagonistas no llevan máscaras, esto es, exponen su rostro... y quien conozca a Levinas supongo que podrá ver la conexión; e se non è vero, è ben trovato-. Resumiendo y simplificando mucho, el superhéroe de espíritu judaico (o judeocristiano) es alguien que no se caracteriza tanto por llevar un traje llamativo o por tener grandes poderes, sino por los principios que guían su actuación. Y dentro de los mundos de ficción superheroica ha habido quienes han tenido cuidado en distinguir cuidadosamente a los superhéroes, de un lado, frente a otros personajes que pueden ser superficialmente similares -esto es, pueden vestir trajes llamativos y/o tener grandes poderes, e incluso pueden enfrentarse a villanos-, pero que no siguen el estricto código de conducta superheroico. Aquí entrarían los vigilantes enmascarados, los "justicieros" estilo Charles Bronson, los "metahumanos" en general, los miembros de fuerzas paramilitares, etc. Así, supongo que no es casual que otro creador judío, Marv Wolfman, utilizase el nombre de "Vigilante" para el personaje de Adrian Chase que creó en la serie de los Nuevos Titanes... Y esto no es más que un ejemplo.

Por supuesto, no pretendo que esta definición de "superhéroe" sea, ni mucho menos, universalmente válida. Me sirve a mí, me ayuda a distinguir tipos de personaje y a "ordenar" los universos de ficción. Si alguien quiere llamar a, digamos que los Ultimates, "superhéroes", me parece perfecto. Para mí ni lo son ni lo serán nunca, y creo que ni el mismo Mark Millar se atreve a considerarlos así. Podrían decirme que es un problema meramente nominalista y, por tanto, irrelevante. Bien, dentro de precisamente la tradición judía las cuestiones acerca del Nombre, del Habla, la Escritura, el Lenguaje, no son precisamente irrelevantes, aunque no es éste lugar para tratar el tema. Baste decir que para mí tienen su importancia.

El caso es que, alrededor del criterio que les presento, y en casos que se van repitiendo con cada vez mayor asiduidad en las continuidades, particularmente, de los Universos Marvel y DC, noto cierta confusión que no me ayuda precisamente a leer las historietas con particular entusiasmo. Les daré unos ejemplos para que vean a qué me refiero. Tomemos a The Authority, la serie creada por Warren Ellis y Bryan Hitch y continuada por Mark Millar y varios autores más. A mí esta serie me gustó, al menos en sus dos etapas iniciales, justamente las escritas por Ellis y, después, Millar. Los personajes fueron definidos desde un inicio como metahumanos, y en su lucha contra las amenazas que se les planteaban no dudaban en utilizar fuerza letal, e incluso parecían disfrutar de esa violencia. El tono cínico de la serie fue aumentando progresivamente, y fue Millar el que lo llevó a sus cotas máximas -así, en el momento en el que un villano sinceramente arrepentido cae de rodillas rogando el perdón, y uno de los metahumanos de The Authority lo asesina fríamente a continuación, absolutamente indiferente a su súplica-. De todos modos, las premisas de la serie estaban claras desde el inicio, y o lo tomas o lo dejas, pero no hay trampa ni engaño. Y yo reconozco que el humor cafre de Millar, con esos diálogos chulescos y ese concurso permanente de "a ver quién la dice más gorda" me divirtieron, así que disfruté del cómic, sin más.

Un caso muy diferente es el de otra serie escrita inicialmente por Mark Millar, The Ultimates. Las similaridades con la anterior son más que notables, pero es que sus personajes, además de ser asesinos, egoístas, cínicos y repelentes hasta el hastío, resulta que son... Los Vengadores. Sí, ya sé que el mismo Millar considera que esto no es así, y que por ese mismo motivo se abstuvo de llamarlos The Ultimate Avengers y la cosa se quedó en The Ultimates. Pero ¿a quién quiere engañar? Los personajes, individualmente, se llaman igual, tienen más o menos los mismos poderes, visten de modo similar... o sea, que son unas copias descaradas de los personajes originales. Copias invertidas, por lo demás, y esto en el peor sentido. Queda claro en muchos momentos que la vida humana que, de cara al foro, parecen defender, les importa un carajo (hay momentos, de un cinismo desarmante, que lo dejan bien claro; por ejemplo, el que tiene lugar después del funeral por las víctimas de Hulk, con unos comentarios de Nick Furia y Betty Ross, creo recordar, que son para enmarcar... o tras la "invasión alienígena", en la que mueren una cantidad enorme de soldados... hecho que no impide que ni tan sólo se les haga una mínima mención, un mínimo reconocimiento, en la celebración de la victoria). Ante este cómic, yo me pregunto: ¿y no podría haber hecho ese tipo de historias con unos personajes que ya fueran así, como hizo justamente con The Authority? ¿A santo de qué revolcar por el fango a unos personajes con décadas de tradición superheroica? No me imagino, digamos, a la Disney haciendo una película o un cómic en los que Mickey Mouse de repente se convierte en un cínico y grosero asesino a sueldo del estado... Se ve que la Marvel -¡y la DC!- tienen menos cariño por sus propios personajes, y menos respeto por aquellos que les dieron vida. Claro, la cosa podría todavía "justificarse" si se hubiese limitado a los universos "alternativos" como el Ultimate... Pero es que una vez sembrada la pólvora sólo tenían que encender la mecha. Así, en los universos que pertenecen, en teoría, a las continuidades tradicionales tanto de Marvel como de DC hemos podido ver esas deformaciones en algunos personajes clásicos. Sólo hay que leer engendros como Civil War o Infinite Crisis (¿el Superman de la Golden Age colaborando en un plan genocida? ¿Superboy mutilando y asesinando a discreción? ¿Y ésta era la historia que "iba a terminar" con la oscuridad de los comics de superhéroes actuales?) Un aspecto que me parece lamentable de toda esta historia es que, encima, se nos venda como una sana inyección de "realismo" en los comics de mallas. Claro, aquellas historias en las que Hulk derribaba edificios enteros, siempre vacíos, y siempre sin causar víctimas, no eran "realistas". Y los "superhéroes", más tarde o más temprano, tendrán que enfrentarse a una situación en la que deberán matar o morir, o matar o dejar que muera mucha más gente. Ya. Batman -ya me entienden- lo resumió muy bien en una línea de diálogo, paradójicamente, en Infinite Crisis. Enfrentado a Wonder Woman sobre el asunto del asesinato de Max Lord -otra de esas historias que me hicieron dar "saltos de alegría": uno de mis personajes favoritos matando a sangre fría, para culminar con gracia una etapa de alrededor de tres años en la que el antaño hipervalorado Greg Rucka se empleó a fondo para presentarnos una de las versiones de Wonder Woman más sosas, antipáticas y lamentables que se han escrito jamás, en mi modesta opinión-, Diana se defiende alegando que "no tuvo opción". Batman le contesta que para gente como ellos siempre hay opción. Eso es justamente lo que les hace ser superhéroes, y no metahumanos, ni vigilantes, ni soldados. Incluso si les cuesta la vida. Como le costó a Barry Allen, a la Supergirl clásica, y a tantos héroes caídos.

El "nuevo tono", más violento, más oscuro, menos estricto respecto a los superhéroes, clásicos o no tan clásicos, se nos vende además como algo cool. Sí, es muy cool ver al Capi pegar yoyas al grito de "¿crees que esta 'A' significa Francia?" O que se ventilen de una vez a esos malosos que, enviados a la cárcel, tan sólo esperarán a una nueva oportunidad para fugarse y volver a violar, robar, asesinar. Es mejor lavarles el cerebro, como en Identity Crisis, o cargárselos, como a Max Lord. Y claro, hay que vigilar a los vigilantes; si es mediante un sistema pseudofascista como el de Civil War, mejor que mejor. El problema, para mí, es que quien termina con el cerebro lavado, o realmente muerto, en un sentido profundo, es el antiguo superhéroe que lleva a cabo esos actos. Muere como superhéroe; he aquí el metahumano, el vigilante, el soldado.

En este panorama, está claro que Superman no es un héroe cool. Un personaje realmente bueno, sin fisuras: blandengue, soso y aburrido. Un boy scout crecidito y tan sobrado de poderes que puede permitirse luchar contra cualquier amenaza sin despeinarse. Alguien que ni suelta tacos, ni se pone chulo con sus adversarios, ni se sale un milímetro de un guión buenista y santurrón que lo hacen absolutamente inalcanzable, imposibilitándonos la identificación con el personaje. Será que no queremos tener modelos, que no queremos mirarnos en aquellos que son mejores que nosotros. Seguramente, de tener los poderes de cualquier miembro de los Ultimates y enfrentarnos al mismo tipo de retos, lucharíamos con alegría, con violencia y sin preocuparnos demasiado del costo en vidas humanas de nuestra lucha. La vida es dura, y al final te mueres.

Grant Morrison nos muestra una alternativa. Más que mostrarla, nos la hace vivir. Nos enseña cómo el hecho de ser Superman es capaz de cambiar tu visión hasta el punto de conseguir que el inefable Lex Luthor deje de ser un villano, aunque sea en unos breves instantes de iluminación. ¿"El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente?" ¿De qué poder estamos hablando? El de Superman es uno que le hace estar vivo, estar consciente de todo lo vivo, de todo lo que nace, respira y muere en nuestro planeta. Le hace compartir la trayectoria de nuestra existencia, todas las pequeñas y grandes historias de nuestro mundo. Y no observando desde un inalcanzable pedestal de perfección y superioridad, sino dentro de ese devenir, como un elemento más del mismo. Un elemento necesario, aunque sea por mero equilibrio cósmico: Morrison nos enseña, de un modo tan brillante como sólo el es capaz de hacerlo, que en un mundo sin Superman, en un mundo en el que él no existe, no tenemos más remedio que inventarlo. Y, por supuesto, contar sus historias.

All Star Superman es una carta de amor al personaje, a sus creadores, a la Golden y a la Silver Age. Al sentido de la maravilla, a la imaginación, a la creatividad. Al espíritu judeocristiano de la figura del superhéroe, que es tanto como decir, al espíritu moral del occidente mismo, ya sea en su versión religiosa o laica (ambas se compenetran de un modo tan profundo que son, en la práctica, indisociables). Es la prueba palpable, una más, de que no hay personajes malos, ni aburridos, ni inútiles: tan sólo esperan la llegada de su propio Grant Morrison. En doce piezas geniales cada una de por sí, y que forman un conjunto mayor que la suma de sus partes, el escocés nos demuestra, por si hacía falta, que el superhéroe todavía está vivo. Que todavía le necesitamos. Y que puede tanto iluminarnos con su ejemplo como entretenernos con la narración de sus historias, como si una Sherezade nos enredase una noche tras otra en el tejido infinito de sus historias. Y, por si esto fuera poco, el cómic cuenta con el concurso imprescindible de Frank Quitely, uno de los mejores narradores de tebeos de la actualidad. Sencillamente enorme, la capacidad de este artista para visualizar y contarnos la gran epopeya de Morrison se sale de la escala, rozando la perfección. Tan excelente es la caracterización de Superman y de su alter ego Clark Kent, tan bien diferenciados por su pose, por sus gestos, por su simpe estar ahí, que Clark puede permitirse mostrarse ante Lex Luthor sin sus lentes característicos, los que en teoría disimulan su rostro e impiden la identificación con Superman, sin que el villano siquiera sospeche. El Superman de Quitely exhuma grandeza por los cuatro costados, sin que esto nos impida verle no ya como alguien cercano, sino como el más cercano; su Clark Kent, en cambio, es un festival del humor andante, torpe, patoso y manazas; el equilibrio, la credibilidad que consigue con esta contraposición es de verlo para creerlo. Menos experimental que en otros trabajos -como WE3, también con Morrison-, más contenido, pero también más elegante y poniendo todo su talento al servicio de la historia, el trabajo de Frank Quitely es la parte imprescindible para conseguir lo que ambos, en su perfecta síntesis, han llevado a cabo: para mí, una auténtica obra maestra del medio.

Más arriba citaba una frase que pronuncia Batman en Infinite Crisis. Una frase que hace suya casi literalmente el héroe más grande de todos en All Star Superman, la que quizá sea la mejor historia que se ha escrito jamás sobre el personaje: "Déjame ayudaros. Siempre hay una solución."

31 comentarios:

Jaime Sirvent dijo...

Magnífica reseña, como siempre, y seguro que el tebeo es una obra maestra absoluta, pero yo, mientras no arreglen la cagada de las portadas no me lo pienso comprar.

Jaume dijo...

Aplausos. A la reseña, claro.

FHNavarro dijo...

Si sólo fuese la cagada de la portada...

Un saludo

Comisario Gordon dijo...

¿Realmente todavía hay por ahí gente que deja de comprarse un comic (no entro a juzgar si este es bueno o malo), por la falta de una portada?

Dificilmente uno podrá disfrutar de cualquier obra si estas "incidencias" influyen de una forma tan abrumadora en su criterio.

¿Qué será lo próximo, quejarse de la rotulación?

Leer para creer... ¬¬

Comisario Gordon dijo...

Se me olvidaba una cosa: ¡muy buena reseña! XD

corsariosinrostro dijo...

Una reseña muy trabajada y de gran calidad. He puesto un enlacedesde el blog voto a bríos a éste para pasarme por aquí diariamente http://corsariosinrostro.blogspot.com/

FHNavarro dijo...

Comisario Gordon, muy acertado y oportuno su comentario, la verdad. Ahora resulta que la rotulación de un tebeo en un tema baladí. Pues no, caballero, la rotulación de un tebeo es algo muy importante (le remito a la edición de Krazy Kat de Planeta, por ejemplo, para que vea lo que no se debe de hacer). Otra cosa distinta es que no se le de la importancia que tiene. Imagínese por un momento en ACME de Chris Ware rotulado con una Comic Sans (o cualquier tebeo).
Pero para no desviarnos del tema principal, como decía, la omisión de la portada en el tomo de Superman, es “lo de menos”. Mire usted que “bien” está rotulada la edición española:

http://subefotos.com/ver/?2b14b7471dcfdb4cf9dad8fa9e9e042bo.jpg

http://subefotos.com/ver/?943e67626a1f896d4edd5560b7dc9267o.jpg

Es posible que la inclusión de una página repetida a usted le de igual (me pregunto si le daría lo mismo que en un CD apareciese una canción repetida y se omitiera otra, o que en un libro se repitiera una página y no se incluyera a la que sustituye), pero la rotulación de este tebeo, no sé, no me parece del todo profesional. Y lo más gracioso es que usted está pagando por un producto mal editado, y me parece perfecto que le de igual, pero entienda la posición contraria. No todos somos iguales, ni todos medimos las cosas bajo el mis umbral, pero yo creo que es muy lícito quejarse de un trabajo que no está a la altura.

Un saludo

Jaume dijo...

A mí lo que no me parece lícito es concederle más importancia al error de la portada repetida (y a la omitida) y a los de rotulación del All Star Superman que al tebeo en sí mismo. Es decir, se publica un tebeo cojonudo y en la blogosfera de lo único que se habla es de la puta portada de los cojones y no de lo genial que es Morrison, lo brillante que es Quitely y lo sobresaliente que es el All Star Superman. O de lo mierdoso que es Morrison, lo mal que dibuja Quitely y lo sobrevalorado que está el All Star Superman, que para el caso que nos ocupa es lo mismo.
La cuestión es el rasgar de vestiduras.
Tampoco me parece lícito que estemos ocupando la sección de comentarios de un post cojonudo de Werewolfie con el tema de la puta portada de los cojones. Es decir, ya está el resto de la blogosfera para eso. O los psiquiatras y los psicólogos. ¿Qué tal hablar de todos los temas que ha puesto sobre la mesa al hilo de la reseña del All Star Superman? ¿O es que estamos aquí sólo por los fallos y no por los tebeos?
Talueg!

Jaime Sirvent dijo...

A ver, por alusiones.

En primer lugar, Jaume, ¿de quién es la culpa de que se hable de la edición y no de ese magistral tebeo(como parece ser así,yo aún no lo he leído)?, ¿mía o de Planeta?..., si Planeta hubiera presentado un continente a la altura del contenido, yo sería el primero en estar hablando ahora mismo del tebeo, y estar cantando sus excelencias..., pero no es así, y la culpa no es mía, la tiene quien la tiene.Debería haberse puesto mucho más esmero en el que era el lanzamiento estrella del salón, pero lo peor no ha sido eso, sino la actitud de la propia editorial en su página web ante el comentario de un lector.

" Saludos. Espero que algún responsable de la editorial se haya percatado de que en la edición de All Star Superman que ya está llegando a las librerías la portada del número 2 se repite en el lugar de la correspondiente al número 6, la cual naturalmente se pierde. Es lamentable que tan magnífica edición se vea lastrada con un defecto, quiero creer que el único, perfectamente evitable si se hubiera prestado la debida diligencia en la preparación del título que pretende ser la estrella del Salón de Barcelona...Me gustaría saber si se va a poner remedio a semejante despropósito y si es posible lanzar una nueva edición en condiciones. Las excusas no sirven. Ya está bien, señores. Eso es todo. Gracias."

y la respuesta fue "Lamentamos el error de la portada del episodio 6 de All Star Superman." En definitiva lo lamentan, pero no hacen ni la más mínima insinuación de que lo vayan a arreglar. Así que si ellos no lo arreglan, yo no lo compro, así que, ¿la culpa la tengo yo o la tiene Planeta?, me da que va a ser Planeta.

Comisario Gordon, teniendo en cuenta como está el patio a nivel de crisis económica no me apetece soltar 20 euros por un producto defectuoso, no sé, seré raro, pero no me apetece regalar mi dinero. Por supuesto si el tebeo fuese malo tampoco lo compraría aunque estuvieran todas las portadas, la polémica viene porque el tebeo parece ser que es muy bueno.

Jaime Sirvent dijo...

Y por supuesto añadir que Werewolfie no tiene ninguna culpa de todo esto, y que ha hecho una buena reseña como es habitual en ella; y además preferiría estar hablando del tebeo en vez de lo de la portada, pero el tebeo no lo he leído, ya sabéis por qué, saludos.

FHNavarro dijo...

Werewolfie ha hecho un post cojonudo, sí, pero no creo que nuestros comentarios enturbien sus palabras, la verdad.
A mi el tema de la portada me parece un error de los muchos que se dan por las prisas de llegar al Saló, y la rotulación podríamos decir que también es victima de los plazos de entrega, pero no por ello deja de ser una chapuza que empaña el resultado final de la edición de un tebeo que cuesta veinte euros, ya sea el tebeo, bueno o malo, me es indiferente.
Al igual que se critica una película por su mal doblaje, veo coherente que se critique una edición deficiente de un tebeo; al igual que si te compras unos pantalones que están mal confeccionados, no veo inconveniente en reclamar que te den otros en perfecto estado. Lo que aquí se discute es la calidad de la edición, no la calidad de la obra original. No estaría mal que todos nos callásemos y no dijéramos nada, a Planeta le vendría de perlas, pero creo que las deficiencias de la edición española de este tomo de Superman no se deben ocultar, ya que esa será la única forma de que Planeta se replanté una reimpresión del mismo, al igual que van a hacer con el último volumen de 100 Balas, que también ha salido defectuoso. Como consumidores tenemos derecho a reclamar un producto acorde con el precio que este tiene, y el precio de veinte euros de este tomo incluye que estén todas las portadas, que la preproducción sea buena y la rotulación no sea amateur. Eso es lo que se le pide a una empresa profesional como es Planeta De Agostini.

Un saludo

PD: Si Werewolfie, no quiere más comentarios sobre el tema, que lo diga, y yo dejaré de postear.

lord_pengallan dijo...

Gran post. Me han parecido interesatísimas todas tus reflexiones y además muy pertinentes. En cuanto a lector de superhéroes estoy totalmente de acuerdo contigo y por eso en este siglo ando como tú, confuso, por qué lo llaman superhéroes cuando no lo son?
En cuanto a la edición lo que pierden de vista los partidarios de hacer la vista gorda es que hay otras ediciones. Eso es lo que hace legítimo no comprar esta. Puedes acudir a la original, puede que algún otro país que habla castellano lo edite e incluso puede que PDA saque una nueva edición sin fallos.
Un cómic es distinto a su edición, por eso creo que no cabe ninguna de vuestras críticas que además demuestra que poco interés tenéis en el cómic en sí porque os da igual como ha salido.

FHNavarro dijo...

Lord Pengallan, no entiendo lo que quieres decir, pero te puedo asegurar que mi interés por el CÓMIC, no este en concreto, sino por el CÓMIC como medio de expresión, no es poco, de ahí la denuncia de la edición. Si no me importase el CÓMIC me daría lo mismo que se editase en papel higiénico o en papel de oro, como no es el caso, no me puedo mantener al margen.
Y recordemos una cosa, no todo el mundo sabe inglés para recurrir a la edición original, y no veo muy sencillo hacerse con una edición castellano distinta a la que acaba de sacar Planeta.

Un saludo

Jedive dijo...

En primer lugar, felicidades por una reseña tan estupenda. Entiendo por qué a la gente le está gustando tanto este comic, aunque sinceramente he de decir que no comparto ese entusiasmo.

Lo cierto es que a mí me dejó muy frío. Supongo que será por eso de que no ha habido reseña que no diga que éste podría ser el mejor comic jamás escrito sobre Superman, y la verdad que tras leerlo me dio la impresión de que esta obra, aunque correcta, no estaba ni de lejos a la altura de otra que sí que considero una obra maestra: "Whatever Happened to the Man of Tomorrow?", de Alan Moore y Dave Gibbons.

Aunque quizá también podría ser porque en el cómic me he encontrado con unos cuantos aspectos del guión que no me convencieron nada. El recurso al "deus ex machina" se hace demasiado obvio en algunas partes de la historia (sobre todo en los primeros capítulos), y sin duda eso fue dañando mi visión del comic, que he de admitir que cada vez me fui volviendo más reacio a que me gustase.

Con respecto a la edición española de Planeta, me parecen increíbles algunos comentarios que se leen por aquí. Planeta, esa editorial que nos mete todo el día sus ediciones Absoluto, porque parece que todos los comics lucen más en tu librería en esa edición, ahora de pronto parece que queda en evidencia y se ve que el "cuidado" que pone a sus ediciones sólo es una excusa para sacarnos más pasta por cada tomo, porque a la hora de la verdad se permite fallos garrafales como estos.

Bueno, para acabar, simplemente espero que los que aún estéis pendientes de leerlo, lo disfrutéis más de lo que lo hice yo.

La pequeña Delirio dijo...

Me ha gustado muy mucho ;)

http://www.comicdigital.com/999_1-Mas_Alla_de_la_Vineta.html

FHNavarro dijo...

No hombre, Planeta hace tiempo que quedó en evidencia, lo que pasa es que ahora toca hablar de esta, aunque también podríamos hablar de la edición de 100 Balas.

Un saludo

katakraos dijo...

Dos cosas:

La primera: es un tebeo CO-JO-NU-DO. La historia que tejen Morrison y Quitely es asombrosa, alucinante y digna de elogio.

La segunda: Los fallos de la portada y de la rotulación... pues sí, son gordos, no lo voy a negar...

ahora bien: yo fui uno de los que lo compró en el salón, sin saber nada de esto, y disfruté el tebeo como un enano. Pero sigue siendo una vergüenza que no se halla editado con todo el mimo que el tebeo se merece, porque en cuestión de papel y encuadernado, y precio, el tebeo sí da la talla...

Cachis en los mengues...

Jaume dijo...

Por alusiones: a mí no me parece mal que se critique una mala edición. Lo que me parece mal es que SÓLO y ÚNICAMENTE se hable de la MALA EDICIÓN de un cómic y no del cómic en sí mismo. ¿Que no se puede hablar de otra cosa porque como la edición es mala uno no se ha comprado el cómic y no lo ha leído? Er... nadie obliga a nadie a hacer comentarios sobre cómics que no ha leído. Pero bueno, por lo menos Planeta tiene el detalle de repetir portadas para que la gente se indigne, ahorre dinero no comprando sus publicaciones y de paso dándoles la opción de poder hablar y quejarse sobre la portada perdida en todos los blogs donde vean un post con el título All Star Superman.

"Werewolfie ha hecho un post cojonudo, sí, pero no creo que nuestros comentarios enturbien sus palabras, la verdad."

Vuestras comentarios:

Sirvent: Magnífica reseña, como siempre, y seguro que el tebeo es una obra maestra absoluta, pero yo, mientras no arreglen la cagada de las portadas no me lo pienso comprar.

Navarro: Si sólo fuese la cagada de la portada...

No sé si esto enturbia sus palabras, pero estoy seguro que no tiene absolutamente nada que ver con lo que ha escrito en su post.

Por cierto, y esto es interés profesional, ¿cuál es el fallo del último tomo de 100 Balas?

FHNavarro dijo...

Jaume, vale, he sido un poco despectivo, de acuerdo, pero YO he sido despectivo, no Werewolfie. Yo firmo con mi nombre, así que no tengo problema en que se sepa que esta opinión es mía y no de Werewolfie.

Dices que nadie obliga a nadie a hacer comentarios sobre cómics que no ha leído.

Puntualicemos. Yo no estoy hablando sobre la historia, estoy hablando sobre la edición y hasta donde yo sé, no es necesario leerse un libro o un tebeo para realizar una crítica de su edición. Hasta donde yo sé, en España existe la libre expresión.
Me gustaría hablar sobre la historia, sobre el dibujo, pero, como supondrás, no me lo he leído y me jode doblemente pq soy fan de Morrison.

Jaume, a mi me parece perfecto que tu te conformes con una edición defectuosa (yo tengo los Krazy Kat, tu tienes este Supes. Estamos casi empatados) Lo malo de Planeta es que cobra por tebeos mal editados, y no da opción a devolución, algo que en cualquier otro sector fuera del mundo del tebeo es un derecho para el comprador. Yo supongo, no lo sé a ciencia cierta, que tu eres librero, y esta situación te jode particularmente. Lo entiendo, entiendo tu postura y comprendo que te joda tener que comerte con patatas un tomaco que nadie quiere comprar pq un grupo de tarados en Internet está diciendo que está mal editado.

Para mi descanso, te diré que yo no voy por los blogs poniendo a parir la edición de este Superman de Planeta, es más, salvo un mail que envié el otro día a una amiga sobre el tema, esta es la primera vez que hablo sobre el maldito All Star Superman. Y he hablado pq ha surgido en los comentarios, si no hubiese surgido, ni me habría hecho notar. Pero insisto, creo que estoy en mi derecho de expresar lo que siento y pienso, y eso es lo que he hecho. Si os ha ofendido, o molestado, le pido disculpas a Werewolfie y le doy permiso para que borre mis comentarios si lo cree preciso. Yo aprenderé la lección y sólo dejaré comentarios agradables, o no me pronunciaré cuando tenga que decir algo negativo.
La verdad es que discutir a este nivel por este tebeo me parece lo más patético y sin sentido que he hecho en mi vida. No hemos podido entablar un dialogo cordial, no hemos cedido en nuestras posturas… en fin, será en otro momento y en otro lugar.

Jaume, el fallo del último 100 Balas (el que lleva el subtítulo de, Sucio) es un viejo conocido de casi todas las editoriales, “Bocadillos en blanco y omisión de texto”. Planeta dejó ayer en su web el siguiente comunicado:

“Planeta DeAgostini Cómics reeditará el volumen 100 Balas: Sucio para corregir la ausencia de textos en algunos bocadillos de la edición anterior. La nueva edición se realizará con la mayor rapidez posible y estará lista a lo largo del mes que viene. En cuanto vuestra librería reciba las copias corregidas, podéis ir allí a cambiar vuestro ejemplar por uno corregido.

Un cordial saludo.
Planeta DeAgostini Cómics.”

Supongo que hacerse eco de una edición con errores sirve para que se hagan reediciones como esta de 100 Balas.

Un saludo

Álvaro Pons dijo...

Extraordinaria reflexión Wolfie, y muy acertada a mi entender. Creo que además se podría entroncar con la variación del modelo de héroe infantil como modelo moral que imperaba en la Golden y la Silver y ese modelo actual post "Era Oscura" en la que parece que sólo lo "cool" es válido. Coincido plenamente contigo en la extraordinaria aproximación que hacen Morrison y Quitely reivindicando con inteligencia las claves de la golden y la silver, defendiendo una forma de entender las historias que no renuncia a su origen pero tampoco a su realidad adulta actual.
Y, además, me parece interesantísimo que entronques con la tradición más judeo que cristiana del superhéroe, de hecho te animo a seguir en esa línea porque estas reflexiones son muy jugosas e interesantes, dando claves de interpretación que muchas veces quedan ocultas a los legos en la materia.
Mis enhorabuenas por la reseña.

Jaume dijo...

"Hasta donde yo sé, en España existe la libre expresión."

Claro. Por eso hablamos. Pero cada cosa en su sitio. A lo mejor es tu primera intervención en la blogosfera sobre el tema de la portada, pero yo es que no he oído nada más sobre el All Star Superman que no sea sobre la portada de marras. Lamento haberos cogido a ti y a Jaime como foco de mi aburrimiento sobre el tema, pero es que estoy hasta los cojones. Y al ver que las primeras reacciones al fantástico post de Werewolfie eran sobre la portada y no sobre nada de lo que ha escrito... Error por cierto en el que estoy cayendo yo también.

"Me gustaría hablar sobre la historia, sobre el dibujo, pero, como supondrás, no me lo he leído y me jode doblemente pq soy fan de Morrison."

Pues yo lo siento más por ti porque es un cómic de puta madre, pero por otro lado ¿dónde pones el baremo para no comprar un cómic? Porque yo raras veces leo un tebeo en castellano sin fallos de rotulación, traducción, etc. Si por esos u otros fallos tuviera que dejar de comprar cómic, creo que no compraría ninguno. Ni a Planeta, ni a BDBanda, ni a Norma ni a nadie.

"Jaume, a mi me parece perfecto que tu te conformes con una edición defectuosa"

Te equivocas. Mira mis anteriores comentarios. Yo prefiero, evidentemente, una edición perfecta a una defectuosa. Y me parece bien que se avise de los defectos de edición. Lo que no me parece bien es cuando el aviso sobre estos temas eclipsa todo lo demás: la discusión sobre el cómic, etc.

"Yo supongo, no lo sé a ciencia cierta, que tu eres librero, y esta situación te jode particularmente. Lo entiendo, entiendo tu postura y comprendo que te joda tener que comerte con patatas un tomaco que nadie quiere comprar pq un grupo de tarados en Internet está diciendo que está mal editado."

Soy librero y te diré que como tal no me jode en absoluto esta situación y te explicaré porqué. En mi tienda el All Star Superman ha sido, de lejos, la novedad más vendida de este Salón (de cualquier editorial, de cualquier temática). Había pedido una provisión de ejemplares suficiente para aguantar la embestida del Salón y puede que medio año o un año más, porque lo había leído en inglés y sabía que sería un cómic que se vendría siempre (no como el Batman Barcelona, que dentro de dos meses habrá suerte si vendemos 1 copia o dos cada año). La semana pasada pedí YA 10 unidades más (que por cierto están entrando ahora por la puerta). O sea que no, lo de la portada no ha afectado en lo más mínimo las ventas del cómic.
Otro caso es la chapuza de Bizarro, que como tú bien dices sí que afecta a los libreros, porque después de enterarse uno de la chapuza por Internet y verla en directo en cualquier librería más de uno decide no comprarse el cómic. Y hay sí que soy yo el que se come los fallos de Planeta. Pero creo que no se puede compararlo de la portada del ASS con la mierda del Bizarro. O sea, ni para ti ni para mí, para los dos ;)

Jaume dijo...

"La verdad es que discutir a este nivel por este tebeo me parece lo más patético y sin sentido que he hecho en mi vida. No hemos podido entablar un dialogo cordial, no hemos cedido en nuestras posturas… en fin, será en otro momento y en otro lugar."

Seguro que los dos hemos hecho cosas más patéticas y sin sentido, ¡yo por lo menos sí! ;)
Gracias por explicarme lo del fallo de 100 Balas, no tenía ni idea.

“Planeta DeAgostini Cómics reeditará el volumen 100 Balas: Sucio para corregir la ausencia de textos en algunos bocadillos de la edición anterior. La nueva edición se realizará con la mayor rapidez posible y estará lista a lo largo del mes que viene. En cuanto vuestra librería reciba las copias corregidas, podéis ir allí a cambiar vuestro ejemplar por uno corregido."

Ja, ja, ja. Qué graciosos los de Planeta. Id a vuestra librería que os cambiará el ejemplar defectuoso por uno nuevo... sin saber si habéis comprado el tebeo defectuoso allí, en otra tienda o por Internet. Qué cojones tienen. Lo mejor de todo, por supuesto, es que a las librerías, o por lo menos a la mía, no nos han hecho llegar un miserable mail con esta información.

"Supongo que hacerse eco de una edición con errores sirve para que se hagan reediciones como esta de 100 Balas."

Sí, pero yo todavía estoy esperando la de Bizarro Cómics. Y no tengas muchas esperanzas de ver una corregida del ASS ;)

Pásame tu mail, please, el mío es:
gothamcomicsmallorca@gmail.com
No es para nada sexual, tranquilo ;)

FHNavarro dijo...

Jaume, no tengo ganas de hablar más sobre el ASS (menudo nombrecito, premonitorio).

Lo del Bizarro Cómics es indecente.

Si no es para nada sexual y es para pasarme un virus, no te paso mi mail ;)

Venga, ahora te escribo.

Un saludo

santibilbo dijo...

Extraordinario comentario, desde ahora te marco en facoritos.Coincido con Alvaro en destacar tu visión judía del heroe.Me ha impresionado como traesa colación a Levinas y me ha dejado flipado que tengas las narices para equiparar la visión laica y religiosa del heroe( con lo que estoy absolutamente de acuerdo.Un saludo

Octavio B. (señor punch) dijo...

PERO QUÉ PEDAZO DE ARTÍCULO, Werewolfie!!!!

Las implicaciones de la filosofía judeocristiana en los héroes clásicos es evidente, y sí, este TEBEAZO (de lo mejor en pijamas de la década, diría) recupera todo lo que los últimos "grandes" tebeos de capas y rayos han despreciado: idealismo, pureza, bondad,búsqueda del puro asombro en un lector cómplice. Frente a la sátira brillante de Milligan en X Factor, frente a la dosis de hiperrealidad amoral de los Ultimates de Millar y de The Authority, Morrison ha recuperado al HÉROE como Miller en su día, en su significación más profunda, pero ADEMÁS respeta el sentido blanco y maravilloso de la era dorada del género.

Octavio B. (señor punch)

Little Nemo's Kat dijo...

Me sumo a los aplausos. Luminosa e instructiva reseña. Me la guardo para releerla y poder citarla algún día ;)

Ismarmelo dijo...

No veo nada de subjetivo por aquí, al menos, nada de ese tipo de confrontación que se la da con lo objetivo. Durand y Eliade daban caña con el término vital de todo cuanto no necesitaba ser referido como objetivo o subjetivo sino que contituía por sí mismo un nuevo sentido, una explicación.
Creo que la mayor dificultad que se puede encontrar para reunir en un sistema la progresión de la infraestructura inconsciente (constelación de imágenes) del superhéroe judeocristiano sería el carácter tendencial de las imágenes. Conozco a una persona que cada vez que me ve con un tebeo le da por contarme que la insignia del Superman refiere el sacrificio oblativo del ojo, la videncia de los Evangelios. Yo le digo que sí, que también la Masa y su doctor escenifican la dialéctica samkhya. Lo que recuerda al feo Lévi-Strauss y sus explicaciones sobre la inefable, aunque no para él, claro, traducibilidad del mito [DANGER-comillas más o menos imaginarias-]: "el mito se define como el discurso en el que la fórmula 'traduttore, traditore' tiende a ser cero".
Veo que soy tan oportuno como siempre, pues he dejado un comentario en otro blog que ahora mismo...

frontineti dijo...

Hola.
Me ha encantado tu post, y lo he enlazado en mi blog http://frontineti.blogspot.com/
Espero que no te moleste.
Un saludo.

Ijon Tichy dijo...

frontineti: Pues no creo (ni espero) que le moleste, porque yo, por ejemplo, he llegado a esta entrada de este blog precisamente por la reseña en tu blog.

Me parece una reseña y una reflexión muy interesante sobre lo que es (y lo que no es) un superhéroe. Felicidades, Werewolfie (y por descontado que me pasaré por este blog a menudo, aunque soy apenas un neófito en esto del cómic).

Saludos.

El gotico dijo...

Ese momento en el cual Lex Luthor responde al haiku de la explicación de los principios subyacentes del universo que el cientifico del numero 4 lleva toda su vida buscando cierra un ciclo acojonante en la obra de Morrison.

Buena reseña.

compresadeadamantium dijo...

Pues visiones judías y reflexiones kantianas aparte (esas cosas las dejo para cuando voy a la facultad porque cuando leo un cómic busco entretenimiento, no fardar de conocimiento filosófico), a mí "All Star Superman" me ha parecido aburrido de cojones.

Acabo de terminar de leerlo y bueno, no voy a decir que me ha parecido un pestiño pero habéis leído alguna vez un cómic que es acabarlo y a la media hora no te acuerdas de él? pues eso.

Saludos y felicidades por la reseña, aunque desde luego no hemos leído este cómic con los mismos ojos.

Archivo del blog