ZOT! 1, de Scott McCloud

Zot! de Scott McCloud
Tenía sincera curiosidad por leer este cómic. Hace ya unos cuantos añitos, Planeta de Agostini editó los primeros números de esta serie, siguiendo la edición en color norteamericana, y recuerdo haber leído tan sólo el primero... Eso sí, en aquellos días podías leer, por aquí y por allí, comentarios sobre algunos comics "alternativos" del mercado yanqui que parecían estar marcando tendencias fuera del mainstream (Concrete de Paul Chadwick, Cerebus de Dave Sim, Nexus de Mike Baron y Steve Rude, Grendel y Mage de Matt Wagner, Love and Rockets de los hermanos Hernández, o este mismo Zot!, entre otros), y supongo que los comentarios elogiosos, junto a una sensación de que difícilmente serían publicados en nuestro país -aunque Nexus y Zot! verían al menos unos cuantos números en castellano-, cargaron a estos tebeos de un cierto halo mítico... Con todo, a día de hoy todos los comics citados, a excepción de Cerebus -aunque parece ser que finalmente terminará apareciendo por aquí- han sido editados en España, en todo o en parte, con lo que finalmente hemos podido comprobar por nosotros mismos si ese "halo" se correspondía con una calidad real o eran tan sólo expectativas que nos habíamos creado a nosotros mismos...

Sobre este Zot!, como decía, tenía ganas de comprobar por fin si los comentarios positivos que había leído coincidirían con mi propia opinión tras haberlo leído. Y, por fin, Astiberri nos trae, en dos tomos de más de doscientas páginas en blanco y negro, todos los números guionizados y dibujados por McCloud para su etapa, justamente, en blanco y negro, es decir, del número 11 en adelante. Así que, vale, Weregolfa, no te enrolles más y dinos, ¿qué te ha parecido?

Pues, francamente... No lo tengo del todo claro. Generalmente, y supongo que a ustedes les pasa lo mismo, al acabar un tebeo ya sé si me ha gustado, mucho o poco, o si me ha parecido un truñaco o qué. Ahora bien, algunas veces, las menos, me pasa lo que con este Zot!, que no sé muy bien, que depende de desde qué perspectiva lo piense, o en qué me quiera fijar. Supongo que no me estoy explicando nada bien, así que probaré a contarles algunas impresiones de lectura.

Lo primero: aunque el prólogo y los textos que comentan las diversas historias, escritos a posteriori por el propio McCloud, son muy interesantes de por sí, casi quitan las ganas de leerlo, y es que parece que se lía a tirar piedras sobre su propio tejado en muchos momentos... Claro, un autor que se ha ganado a pulso un prestigio sobre teórico del cómic gracias a obras como Understanding comics y Making comics se enfrenta a su obra, y pareciera que debería juzgarse por sus propias premisas, expuestas en las obras citadas... Y, en un acto que le honra, es tremendamente autocrítico con su propio trabajo. Tal es así, que reconoce que hubiera redibujado muchas cosas e introducido varios cambios... Y, de hecho, algo de eso ha hecho para esta edición "remasterizada". A ver, no es ningún crimen, él mismo considera a Zot! algo así como una obra de aprendizaje, todavía inmadura, y en ese sentido tampoco seré yo la que se ponga muy estricta con los "fallitos" y con lo que podrían considerarse ciertas torpezas en el dibujo. También puede interpretarse, creo que justamente, que ese aire de "novato" le añade al cómic lo que deben de ser algunos de sus mayores méritos: frescura, espontaneidad, inmediatez y diversión. Y experimentación, por supuesto: se notan las ganas de probar cosas distintas en cada historieta, independientemente de que los resultados unas veces sean más exitosos que otras.

Más cosas: el contexto. Estas historias se publicaron originalmente a finales de los ochenta, ya saben: Watchmen, Batman Dark Knight y demás. Y, en cierto modo, casi parece una especie de reacción al estilo oscuro que estos comics,  más o menos involuntariamente, implantaron en la industria: Zot! es, en muchos aspectos, un canto a la Golden/Silver Age, con historietas que desprenden optimismo, diversión y alegría por los cuatro costados... aunque McCloud, tal vez cogiendo algo del Zeitgeist, también dejó caer algunas historietas y momentos de un carácter más negativo, nostálgico, incluso depresivo (así la historieta "Los ojos de Dekko", quizá la más interesante de este primer volumen y una vuelta de tuerca bastante curiosa sobre el tema del supervillano megalomaníaco). El caso es que es inevitable hacer comparaciones, y con esas obras maestras del cómic yanqui de finales de los ochenta no estoy segura de que Zot! las resista. Que, por supuesto, no hay por qué hacer, y sin duda no es nada justo... Pero, como decía, también es algo pelín inevitable.

Luego está el tema del contenido en sí del cómic... Para mí, la cosa flojea a veces en cuanto a los diálogos, la interrelación de personajes, los contrastes un tanto ñoños entre el mundo "real" y la utopía de Zot!... Veo muy buenas ideas, premisas muy interesantes, pero su desarrollo no siempre me parece del todo acertado. Les pondré un ejemplo: el protagonista, Zot, es alguien que parece más plano que el electroencefalograma de un pedrusco, y en algún momento McCloud parece querernos decir que no todo es lo que aparenta, que hay algo más tras la fachada de alegría, optimismo y simplicidad... Así, tras el encuentro entre Zot y el pretendiente de la amiga/novia de aquel, dicho pretendiente reflexiona sobre las expectativas que se había creado sobre Zot y sobre cómo se las ha roto. Modo indirecto, en apariencia, de darle una nueva dimensión al personaje, mediante un razonamiento que hace el personaje... en el lugar del lector. Parece, pues, como si McCloud no confiara en la inteligencia de éste para sacar sus propias conclusiones sobre la escena, y deja que sea otro personaje el que las haga en nuestro lugar. Demasiado explícito, demasiado mascado: no me digas cómo es un personaje, ¡demuéstralo!; no recuerdo dónde leí este consejo para escritores, pero creo que su aplicación en esta escena me parece de lo más adecuada.

Punto y aparte para el dibujo. Está claro que el nivel de acabados no es precisamente el de un J. H. Williams III, y que resulta a veces algo acartonado, con un aspecto un tanto amateur. A favor se le puede atribuir una buena narrativa en general, y, como decíamos, unas ganas casi constantes de probar cosas nuevas a nivel de recursos gráficos y narrativos. En este aspecto no es que el McCloud de esta obra pase precisamente a mi panteón particular de artistas predilectos, pero me parece un trabajo más que interesante.

Termino. Como les decía, no sé si me ha gustado, este Zot! Y creo que, después de hablar sobre la obra, lo sé menos todavía que antes de comenzar. ¿Me parece un cómic interesante? Seguro. ¿Vale la pena leerlo? Ya lo creo. ¿Tiene al menos alguna historia que te haya sorprendido, emocionado, atrapado en su lectura? Más de una. ¿Y entonces? Ni idea. Hace poco decía por algún sitio que hay tebeos que considero no demasiado buenos -o, al menos, mucho peores que otros-  y que, sin embargo, están en mi lista de imprescindibles, de favoritos. Y al revés, tebeos que deberían gustarme y que, reconociendo todos sus méritos, no son precisamente en los primeros en los que pienso al recordar comics con alegría y satisfacción. ¿Dónde quedará finalmente este Zot!?

Si algún día me aclaro, ya les contaré. Mientras, les recomiendo -y mucho- que lean este Zot!, y que saquen conclusiones propias. Con que les de la mitad de comeduras de tarro que a servidora, ya le habrán sacado provecho a la lectura.

7 comentarios:

Álvaro Pons dijo...

Interesante como siempre. QUizás uno de los problemas que encuentra Zot! es precisamente su deuda con la Golden y Silver. McCloud reivindica el género de vocación adolescente, alegre, fresco, pre-Dark Age de Miller y Moore. Pero no puede evitar que su inclusión dentro de una corriente de reconsideración adulta de la historieta de género desde el panorama alternativo (tú misma citabas con razón Concrete, Nexus o - a mi entender en menos medida- Cerebus)chirríe. Si evaluamos Zot! desde esa perspectiva, es una aproximación interesante al género que reivindica la línea fundacional de Stan Lee en Spiderman, sin renunciar a establecer pautas de reflexión actualizadas a los 90 (¡no lo olvidemos!). Pero si intentamos hacer un lectura adulta... naufraga. Incluso me atrevería a decirque es el error que comete el propio McCloud en sus textos.
No sé.. es una idea...

FHNavarro dijo...

Hola Weregolfa ;)

Antes de nada, unas aclaraciones (básicamente es para lo que escribo ;)

Grendel no se ha publicado en España, se ha masacrado. Además, la serie como tal, que duró 40 números, no se ha publicado nunca en nuestro país. Lo que se han publicado han sido proyectos posteriores e incluso sin guiones de Wagner, no por ello menos interesantes, todo sea dicho. Pero vamos, que la serie de Grendel que triunfaba en los 80 está completamente inédita en nuestro país.

Otra más. Zot! se empezó a publicar un par de años antes (1984) de la publicación del Dark Knigth Returns (Feb 1986) y que Watchmen (Sep 1986), y su tono ya era el que comentas, alegre y desenfadado, pero bueno, como lo recopilado en el tomo comienza en 1987, te perdono :D

Yo tengo pendiente la lectura de este Zot!, pero en su día (hace siglos) sí me leí el Zot! editado por Forum (los diez primeros números que no se recopilan en estos tomos) y me encantó, me pareció una serie muy divertida, entretenida y muy fresquita. Trataré de rescatar esos números de Forum y leérmelos antes de lo editado por Astiberri y así tener una idea más general de por donde iba Zot!

Un saludo

PS: Yo imagino que esto mismo que te ha pasado con Zot! le va a pasar a mucha gente con Cerebus.

Werewolfie dijo...

Álvaro, creo que has dado en el clavo. Quizá el problema sea el que tú mismo indicas, el de contextualizar en exceso el cómic en vez de juzgarlo por lo que es... Claro, yo lo pongo al lado de, digamos, Concrete, y se me cae de las manos. Pero es que me cuesta también considerarlo un mero "homenaje" a la Golden/Silver Age, porque le encuentro demasiados elementos que se desmarcan de esa pura alegría, diversión e inocencia... No sé, parece algo a medio camino entre una cosa y la otra, y quizá esa indefinición sea la que haga que no haya terminado de convencerme del todo. En todo caso, tomo muy buena nota de lo que apuntas, ya que, como decía, creo que es algo a tener en cuenta a la hora de enfrentarse a su lectura.

Hola, Felipe. A ver, sobre lo que me "corriges", me alegra que estés tan atento y que amplíes información, pero creo que tampoco contradices nada de lo que decía. Ya sé que Grendel se ha editado un poco de aquella manera y que hay mucha cosa inédita, pero por eso, refiriéndome al global de las series citadas, decía que se habían editado aquí "en todo o en parte", y obviamente de Grendel sólo hemos visto una parte. Pero al menos no está absolutamente inédita, a eso me refería.

Y sobre el contexto de DK/Watchmen, no he dicho que la serie fuese una reacción directa a esas obras -sería algo difícil por la cronología, como bien apuntas-, sino que -me cito- "casi parece una especie de reacción al estilo oscuro que estos comics, más o menos involuntariamente, implantaron en la industria", o sea, al estilo de esos comics, no a esos comics, que ya dices tú que ni siquiera habían aparecido cuando salió el primer Zot! El estilo "oscuro" tampoco es que se creara ex nihilo con Watchmen y DK; en todo caso, la cosa se exacerbó, se recrudeció, pero creo que ya había bastantes ejemplos de comics no muy alegres precisamente en aquella época. Por eso más adelante decía que "McCloud, tal vez cogiendo algo del Zeitgeist, también dejó caer algunas historietas y momentos de un carácter más negativo, nostálgico, incluso depresivo". Zeigeist, algo más general que la referencia concreta a dos obras que, en todo caso, sí pudieron influir directamente algo más adelante, por ejemplo, cuando aparecieron los números en blanco y negro de estos tomos. Pero que lo hicieran o no no es lo que me importaba.

Y dicho sea de paso, no sé por qué -bueno, en parte por lo laaaaarga que es la serie-, pero ¡qué pereza me hace pensar en leer Cerebus! ;)

FHNavarro dijo...

Ya, ya sé que mis aportes no tienen ningún peso analítico, tampoco lo pretendían. Simplemente me pasaba para "picarte" un poco y ver lo bien que escribes ;)

Un saludo

Werewolfie dijo...

Tampoco es eso, Felipe, yo agradezco que me deis algún "toque" si me despisto con algo o directamente meto la gamba, que no sería la primera ni la última vez. Y releyendo lo escrito creo que era bastante ambigua con lo de Watchmen y DK, y sí que parece que daba a entender que Zot! pretendía "reaccionar" contra esas obras... Pero no pudo ser, al menos en -y al- principio y contra esas obras en concreto. Así que gracias por el toque de atención, de verdad, que nunca está de más. :)

Shalom!

Jaume dijo...

A mí cuando me releí hace un par de años los números de Fórum (no los pude acabar) simplemente me pareció aburrido. Lo que en una obra de entretenimiento es mortal.
Pese a ello, McCloud me parece un historietista magistral como demuestran sus Understanding Comics, Making Comics y Reinventing Comics, donde conjuga a la perfección lo didáctico, lo reflexivo y un dominio brutal del medio. Me parecen algunos de los mejores cómics como tales que he leído, pero siempre se me olvidan por aquello de que también son textos teóricos.

joaquin dijo...

A mí, me ha pasado un poco igual. Era ese comic del que tanto se hablaba por aquella época, perteneciente a esas series tan misteriosamente interesantes y que, principalmente -al menos en mí caso- supimos de ellas gracias a las pocas revistas que habian, como era Krazy Comics, o por medio de las columnas de los comics de Zinco o de Tebeos S.A. (First Comics).

No he acabado todavía de leerlo, pero me recuerda mucho a esos comics de Shazam y la familia Marvel de hace tanto tiempo. Es cierto que no está mal, es divertido y de agil lectura, pero no aporta demasiado a lo anteriormente publicado. Y por supuesto que está muy lejos de esas otras series independientes que muy bien has apuntado. Lo cierto es que quizás, debido a que me esperaba más, me ha sorprendido negativamente, pero también es un comic con cosas positivas, como tu bien apuntas werewolfie.

Curiosamente, y por nombrar otras series independientes, Jon Sable me gustó bastante, mientras que Grimjack, con la que teníamuchas esperanzas, no me pareció para tanto. Aunque solo he leido su primer tomo, quizás mejore.

Archivo del blog