XXXOMBIES, de Rick Remender y Kieron Dwyer

xxxombies
Lo zombi está de moda en el mundo del cómic, sin duda. La culpa la tiene, obviamente, la serie de Image Comics The walking dead (aquí, Los muertos vivientes), escrita por Robert Kirkman y que ha pasado de ser serie "de culto" a alcanzar un seguimiento masivo, aplaudida por crítica y público. Ahora bien, quizá lo más interesante del éxito de esa serie, dejando de lado sus méritos propios, sea el haber abierto una ventana a la posible comercialidad de temáticas más o menos alejadas de los omnipresentes comics de metahumanos y mallas, en principio tanteando la temática zombi, pero no sólo ésta.

El tebeo que este mes nos trae Planeta de Agostini es un ejemplo de lo dicho. Editado asimismo en los EUA por Image, está escrito por Rick Remender -que ha publicado otras obras en nuestro país, como Remains o Sea of Red-, y dibujado por Kieron Dwyer -un viejo conocido que ha trabajado, entre otras, para Marvel y DC-. Y la premisa inicial, ya contenida en el título, viene a ser la siguiente: ¿y si mezclamos el mundo de la pornografía underground setentera con el de los zombis?

Así pues, esta miniserie de cuatro números -editados aquí en un clásico recopilatorio en rústica- viaja hasta los Ángeles en los locos setenta, donde encontramos a un variopinto grupo de "actores y actrices" porno, dirigidos por un productor acosado por la mafia, que, sin comerlo ni beberlo, se ven acosados por una invasión zombi en toda regla. A todo esto hay que añadir un padre a lo Terminator en busca de su hija y a un sosías de don Vito Corleone y su banda en busca de venganza...

La trama, como quizá hayan adivinado, es en realidad una excusa para hacer un auténtico festival de humor grueso, guiños a la galería, sátira "social" y gore a cascoporro. Remender y Dwyer no dejan títere con cabeza: la industria del porno, la mafia, la Iglesia, el ejército, los famosos... Nadie se libra de verse puesto en evidencia en la masacre. Algunos, incluso, con nombre propio o alias poco disimulado, como el citado padrino mafioso con el aspecto de Marlon Brando en la famosa película, o Ron Jeremy, el conocido actor "X", que incluso remite unas palabras que aparecen en la contraportada.

Así pues, estamos ante un cómic excesivo y guiñolesco, que gustará probablemente a los fans del Ennis más gamberro y a los amantes del zetosismo más bizarro y autoparódico en general. Estómagos sensibles y espíritus delicados, abstenerse.

1 comentario:

Álvaro Pons dijo...

Malo, pero malo de cojones. Menuda racha llevamos entre ZOmbie, Black Gas y ésta. Menos mal que nos queda Kirkman!!!

Archivo del blog