SALVATION RUN 1, de Bill Willingham, Will Pfeifer, Sean Chen y David López

Salvation Run, de Bill Willingham, Will Pfeifer, Sean Chen y David López
Tal y como reza en la portada, estamos ante una historia basada en ideas del popular escritor de fantasía George R. R. Martin, llevada a la práctica en una miniserie USA de siete números por Bill Willingham y Sean Chen, que Planeta de Agostini publicará aquí en tres tomos. En la edición española, además de la citada miniserie, se incluyen los crossovers con la serie de Catwoman, dada la estrecha relación con aquella, así que aquellos lectores que, como servidora, sean fervientes seguidores de la colección de Selina Kyle se verán prácticamente en la obligación de hacerse con este tomo... Pero no teman, que la cosa merece la pena.

¿Qué ocurre cuando las autoridades de los Estados Unidos, concretamente la organización Checkmate, están realmente saturadas de los conflictos causados por los supervillanos? ¿Hay un paso anterior al comienzo de las ejecuciones sistemáticas de la pena capital? Al parecer sí... el exilio. Pero, ¿a dónde enviar a metahumanos que son capaces de volar, de romper el acero, de usar la magia? Pues ni más ni menos que a otro planeta, tal cual, cortesía de la tecnología del boom túnel. Así que ya tenemos asentada la premisa principal de la miniserie: los supervillanos de la tierra comienzan a ser sistemáticamente enviados a un lejano, lejano planeta, donde tienen ciertamente posibilidades de supervivencia, pero donde van a verse obligados a comenzar de nuevo, o bien a formar una nueva sociedad con reglas que les permitan la convivencia... o bien a la autodestrucción. Ahora bien, ¿cómo reaccionarán personajes como Lex Luthor o el Joker a esta nueva situación?

Como pueden adivinar, la trama recuerda en principio a la de las añejas Secret Wars marvelianas, en tanto una serie de metahumanos son obligados a un exilio forzoso... solo que aquí, en principio, todos son villanos. ¿Todos? ¿Entonces qué pinta Catwoman aquí? Tendrán que leer la serie para averiguarlo...

Bill Willingham, el exitoso guionista de Fábulas, resuelve con oficio una trama interesante, con muy buenos diálogos y con un retrato de personajes a veces brillante -el Joker y Lex Luthor, sin ir más lejos, tienen algunos momentos realmente terroríficos... lo cual no deja de ser irónico, ya que ninguno de ellos tiene superpoderes ni usa armamento hipertecnológico de ninguna clase-. Lo que podría ser un mero crossover englobado en la habitual campaña de márketing se convierte en una historia que merece ser leída por sí misma, y no como simple complemento a un marco mayor de acontecimientos, lo cual, en los tiempos que corren, no tiene poco mérito. Por su parte Sean Chen realiza un trabajo correcto que, si bien no destaca especialmente, resulta meritorio por la cantidad de personajes que tiene que dibujar.

Mención aparte para los dos números que en realidad pertenecen a la serie de Catwoman, pero que se integran a la perfección en la trama principal. De Will Pfeifer y David López hemos repartido alabanzas a diestro y siniestro, y aquí encontramos una nueva muestra de por qué Catwoman lleva siendo, desde el inicio del presente -y desgraciadamente fenecido- volumen 3, con Ed Brubaker primero, y con Will Pfeifer después, una de las mejores, más entretenidas y consistentes series del mainstream yanqui.

Resumiendo: un muy buen tebeo de género, entretenido, bien dialogado, con buena caracterización de personajes, bien dibujado y, como extra de lujo, con la compañía de la siempre interesante serie de Catwoman. Ojalá que este tipo de historias fuesen la norma de los crossovers, y no la excepción.

No hay comentarios:

Archivo del blog