15 comics de infancia (y 2)

Seguimos con el repasito que empezamos ayer.

-La caída de la casa Usher, de Richard Corben. En algún momento de mi infancia entraron de una forma un tanto inadvertida un buen montón de revistas de terror -Creepy eran, si mal no recuerdo, puede que también algún otro título-. Y hubo un mar de historietas que me marcaron a fuego, una de las cuales fue esta adaptación de Poe. Supongo que hubo dos motivos fundamentales para que me impresionara tanto: una, el impresionante color aerografiado de Corben, marca de la casa y completamente distinto a cualquier otro método de coloreado de cómic que yo conociera. Y dos, teniendo en cuenta que me crié en un ambiente pseudovictoriano, a la fuerza tenía que shockarme el tamaño de las mamellacas de las femellacas corbenianas. Argh.

-Los mitos de Cthulhu de Alberto Breccia. Mi primer contacto con el que iba a ser uno de mis dibujantes favoritos de todos los tiempos, y el que dio vida a uno de mis tebeos absolutamente predilectos -Mort Cinder-, fue poco menos que traumática. En el citado taco de Creepys venía también esta adaptación que, a una tierna infante -y pseudovictoriana, recuerden- como era servidora poco menos que le puso los pelos como escarpias. Qué atmósferas, señores. Doble argh.

-Secret Wars, concretamente el número 4, el primer tebeo que recuerdo haberme comprado en la vida... Básicamente porque una niña no tocaba dinero, cosa que venía de sumar la mishvot shabbática malentendida y extendida con la mala conciencia típicamente anusim... Estos rollos aparte, lo que pude alucinar, y supongo que imaginan los por qués: la Masa sosteniendo una montaña para que los héroes no queden hechos una plasta... y dentro, mogollón de héroes y villanos, todos en el mismo tebeo. Un sueño de fangirl avant-la-lettre.

-Atari Force. Entramos en la Zinco Age of Tebeos, y es que, si ya les decía que para muchas cosas fui -y soy, digo yo- más convencional, en la época, cuando los frikines de a pie chorraban colonia con la Patrulla-X, Spiderman, Conan, Los Vengadores y demás material marvelzombie, yo alucinaba pepinillos con el material de DC/Zinco: sexo más o menos explícito, gente que palmaba de verdad -y a saco, a veces-, violencia cruda -recuerdo un episodio de los Omega Men en que luchaban Tigorr y Primus en que te salpicaba la sangre-... Y, además, grandes artistas que siguen ahí, en el medio limbo de lo minoritario pese a todo, como el GRAN García-López...

-Batman Dark Knight, de Frank Miller. Gracias a mi afición deceera -que era, con todo, más intuitiva que otra cosa, que yo bien les aseguro que no miraba etiquetas a la hora de leerme cualquier tebeo que pasara por mis manos- y a la de mis amiguetes automarginados y parias de carnet, pude leerme en su día dos obras que han sido reivindicadas como claves de la década y momento de inflexión en el mainstream yanqui. Ésta fue, además, la primera que compré y leí en pitinglish, en los prestigios originales yanquis que todavía atesoro. No pregunten cómo una niña de provincias isleñas, sin acceso a dinero otro que el del monopoly, ni a material de importación como ese, los consiguió.

-Watchmen. La otra clave, que servidora tuvo la suerte de poder leer en su día, mes a mes, en sus grapitas originales... Y de fliparlo colorines, claro. Recuerdo que la secta de semihumanos de la que era baja sacerdotisa discutió en interminables charlas hipótesis mil sobre quién se había pelado al Comediante y otras disquisiciones como muy metafísicas... Veinticinco años después, aquí seguimos.

-Wonder Woman de George Perez.
Per bé que trossejaren llurs estàtues,
per bé que els bandejaren de llurs temples,
no per això moriren pas els déus.
Kavafis (versión de Carles Riba).

Y eso es todo, amiguitos. Se quedan, obviamente, un buen montón en el tintero, pero ya está bien de escurrir esta magdalena. Shalom!

8 comentarios:

Jaime Sirvent dijo...

Dark Knight, Watchmen y la Wonder Woman de Pérez también son de mis tebeos favoritos. Las Secret Wars me fliparon de nano, pero no sé si me gustarían si las releyera ahora. Saludos.

Voltorine dijo...

SNIF! SNIF! Le dejé el primer tomo retapado de Atari Force y no me lo han devuelto... Desde aqui hago una llamada para el que lo tenga que me lo devuelva please!

Voltorine dijo...

Estooooooooo.... que mal redactado lo de arriba, Dejé y no "le" dejé.

Mo Sweat dijo...

Hay auténticas obras maestras en esta lista.
Así no es raro que te engancharas...
Saludos.

Osukaru dijo...

Qué grande la Wondy de Pérez!.

@fterboys dijo...

Ya tienes el enlace en nuestro blog.
Y que tengas suerte con la devolución del Atari Force.

PAblo dijo...

Excelentes cómics. Yo también recuerdo como uno de los mejores el nº 4 de Secret Wars.

Impacientes Saludos.

Werewolfie dijo...

Jaime, las SW seguramente no las fliparías tanto ahora. Los demás, yo aluciné en su día y sigo admirada a día de hoy.

Voltorine, ojalá te lo devolvieran... Así me lo prestarías y podría leerlo yo. ;) O, ya que estamos, ojalá no hubiera problemas de derechos y tal y pudiera reeditarse como se merece... García Lopez forever!

Mo Sweat, tú lo has dicho. Ahora bien, esto es un poco la cara y la cruz... Si antes de acabar la EGB ya había leído a Corben, Breccia, García López, Moore y Gibbons, Miller... ¿Cómo de bueno ha de ser un tebeo leído después para que no se me caiga a los pies, en comparación? Quizá por eso soy tan pejiguera con los tebeos de mallas actuales, y no por mero gafapastismo... O sí, no sé.

Osu, amén. Y gracias a Planeta por recuperarla...

@fterboys: se agradece el enlace, pero el del Atari Force es Voltorine, no nosotros. ;)

PAblo: sí, quizá es de los que peor han envejecido en toda mi lista, en el sentido de que los demás, leídos hoy, me siguen, como poco, gustando... El Secret Wars, pues bueno.

Shalom a todos.

Archivo del blog