Reivindicando la Marvel setentera (1)

Tales of the ZombieHoward the Duck
Para empezar, les contaré un convencimiento personal: en la Marvel de los años 70 hay toda una serie de comics que me parecen sencillamente magníficos. Se ha dicho que la "época dorada" de esta editorial tuvo lugar en la década anterior, cuando, básicamente, Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko introdujeron su concepto de "héroes con pies de barro" y se lanzaron a la creación de personajes hoy día icónicos (Spiderman, Los 4 Fantásticos, Thor, Hulk, Iron Man, Daredevil, Los Vengadores...) Pero también se afirma que la década siguiente fue, en comparación, mucho menos interesante, ya que, según se dice, la editorial se hubiera limitado a seguir, en el mejor de los casos, una línea continuista de los logros de la Marvel sesentera, despojada dicha línea entonces de la originalidad y frescura de sus inicios. Y tal vez esto sea más o menos cierto, al menos para las series más consolidadas creadas por los citados Lee, Kirby y demás (así, por ejemplo, en los 4F no se podrá negar que tras la marcha de sus creadores la serie pierde un poco el rumbo prácticamente hasta la llegada de John Byrne, con los altibajos que se quieran).

Ahora bien, aun aceptando todo lo anterior, no podemos olvidar que los setenta fueron también una época de experimentación en la Casa de las Ideas. Así, hubo un auténtico aluvión de nuevas series, nuevos conceptos y nuevos géneros que se fueron añadiendo al corazón editorial formado por las series "clásicas" de los superhéroes creados la década anterior. Hay que decir que la mayor parte de tales experimentos tuvieron una vida más bien breve, y que pocos -¿ninguno?- han tenido continuidad hasta día de hoy (aunque sean periódicamente "revitalizados" en forma de miniseries, apariciones "estelares", o bien series nuevas que tampoco suelen alcanzar una alta numeración). Tales experimentos no sólo afectaron al tipo de series que fueron lanzándose progresivamente a tantear el mercado, sino también a los formatos utilizados; quizá lo más notorio fue la aparición de magazines, siguiendo la estela de la Warren, en blanco y negro, y que fueron desde el terror hasta los superhéroes, pasando por la fantasía heroica.

Sin ánimo de ser exhaustivos, vayan algunos ejemplos de tales "experimentos":

-Series de terror, convenientemente "marvelizadas", es decir, que mezclan algunos elementos del género terrorífico "clásico" con la ciencia-ficción, el suspense o, incluso, los superhéroes: Tomb of Dracula, Werewolf by Night, Frankenstein, Tales of the Zombie, Lilith, Son of Satan, Satana, Brother Voodoo, Morbius the living vampire, Man-Thing, Ghost Rider...

-Series con protagonismo femenino, algo que, en la década de la Women's lib, encontró también su eco en Marvel: Spiderwoman, Ms Marvel, Hulka...

-... Y el complemento a otra de las "revoluciones" de esa época, la blaxploitation: Power Man, Black Panther, Blade...

-"Otros géneros", un intento por ampliar los límites genéricos de los comics Marvel más allá de los superhéroes al uso, y que incluyen -muy especialmente a- la fantasía heroica, la ciencia ficción, el humor sardónico, las artes marciales o el citado terror: Conan (y todas sus series y títulos derivados, como Red Sonja), Killraven, Deathlock, Los Eternos, Howard the Duck, Shang-Chi master of Kung-Fu, Iron Fist...

-Series "de autor", esto es, proyectos más o menos personales que encontraron su hueco en los planes de publicación de la Marvel: así, los ya citados Eternos de Kirby, Howard the Duck de Steve Gerber o Deathlock de Rich Buckler.

Ya decía que no es una lista exhaustiva, y seguro que se pueden añadir nuevos ejemplos y hasta nuevas etiquetas. En todo caso, espero que les haya servido para hacerse una idea de lo que se estuvo cociendo en aquella década.

Ahora bien, aun aceptando el afán de Marvel para buscar nuevos caminos editoriales que complementaran a sus bien consolidados personajes estrella, y teniendo en cuenta el escaso éxito que, en general y con alguna excepción honrosa, tuvieron la mayoría de tales experimentos, por no decir los pocos intentos de reivindicación seria que, desde hoy, parecen hacerse de tales tebeos (condenados, en el mejor de los casos, a su edición en los baratos mamotretos en papel de guía telefónica Essential norteamericanos, y al ostracismo en el peor, y eso vale también para el mercado español, que ha presumido de tener el mayor catálogo de comics Marvel del mundo...), ¿realmente valen la pena? Bueno, lo primero es de sentido común: de tanto como se editó, obviamente no todo tiene el mismo nivel, y en verdad hay títulos y/o etapas de aquellas series que no perdemos mucho olvidando, tal vez. Pero, y aquí está el quid de la cuestión, hay, me parece a mí, toda una serie de títulos que parecen estar más o menos olvidados -y que, por ejemplo, en España o bien no se han publicado, o bien lo hicieron hace ya unas cuantas décadas [1]-, y que merecen, cuando menos, que se los tenga en cuenta.

Pues bien, todo este rollo esperemos que sirva de prólogo a una serie de comentarios de tebeos justamente de esa época, no disponibles actualmente en nuestro mercado -como no sea el de segunda (o tercera) mano-, y que tratarán de reivindicar algunas de esas series de la Marvel setentera que, por uno u otro motivo, creemos que vale la pena leer. Os adelantamos cuatro títulos: Werewolf by Night (al menos, la etapa que dibujó mayormente el gran Mike Ploog), el volumen 1 de Hulka (una gratísima sorpresa, más después de leer toda suerte de comentarios negativos sobre esta serie), Tales of the Zombie (magazine en blanco y negro con autores de primera línea en sus historias), y la que para mí es la joya de la época, el defenestrado -por culpa, sin duda, de la horripilante adaptación cinematográfica que tuvo en su día- Howard the Duck de Steve Gerber, Gene Colan y Frank Brunner, entre otros.

Así pues, continuará...

[1] Por lo que pudimos leer en una entrevista reciente al editor Marvel en nuestro país, los "clásicos" de la editorial tienen difícil hacerse un hueco en los planes editoriales de Panini, debido a una serie de circunstancias que dicho editor nos ha explicado. Aunque personalmente lamentemos que esto sea así, nos hacemos cargo de sus motivos -y desde luego que al señor Viturtia esto no debe agradarle mucho, que si alguien se ha esforzado por recuperar tebeos antiguos de la Marvel ha sido él-. De todos modos, valga este texto y los que con suerte lo complementarán para romper una lanza en favor de esos tebeos condenados, esperemos que temporalmente, al olvido.

11 comentarios:

Javi dijo...

Esta entrada me parece interesante. Ahora no tengo tiempo de leerla porque llego tarde al tajo, pero te dejo un enlace que seguro que te pone lo suyo:

http://pappysgoldenage.blogspot.com/2009/02/number-470-whos-afraid-of-big-bad.html

Werewolfie dijo...

Caramba que si me pone, Javi, weregolfos y más weregolfos... XD Gracias por dejar el enlace. :)

Etrigan dijo...

Estupendo post werewolfie, si hasta tu seudónimo tiene ecos setenteros. Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices. Marvel experimentó mucho en los 70, más que su competidora, y aunque las series clásicas de superhéroes entraron en cierto declive, hubo todo un nuevo universo que apareció de la mano de grandes autores como Doug Moench, Don McCgregor, Jim Starlin, Paul Gulacy, Gene Colan.

De todas maneras hubo algunos lasicos que se salieron en cuanto a calidad como el Capitán Marvel de Starlin.

Por otra parte es una pena que Panini no apueste por este material tan interesante. Ojalá se lo replanteen y vuelvan a ofrecernos algo tan interesante como en su momento fueron las Bibliotecas Marvel.

Werewolfie dijo...

Etrigan: Claro, yo tengo ecos setenteros hasta al eructar. XD No negaré que es una época que me pirra, con toda la historia del underground, los magazines en B/N, la eclosión de la BD "adulta" y "de autor", el despegue de los Corben, Wrightson, Bodé, Forest, Moebius, los principios de la "era Toutain" y sus grandes autores hispanos (Beroy, Beà, Maroto, De la Fuente...) Y claro, la Marvel no podía permanecer al margen de toda la movida, con todas las ventajas e inconvenientes derivados del hecho de ser una editorial "grande". Y sí, es bien cierto que en las series principales hubo grandes etapas, como la que tú mismo apuntas. Eso sí, si los setenta fueron de Marvel en cuanto a experimentación, los ochenta sin duda fueron de DC; en cuanto a los noventa, supongo que ambas compitieron a ver quién lo hacía peor -con excepciones honrosas, tantas como se quieran-. Y bueno, sobre Panini, su editor ya dejó claro que hay, en efecto, material muy interesante que sigue sin ser reeditado desde los tiempos de Vértice, incluso inédito... pero que sea interesante no significa, por desgracia, que ahora mismo se tenga fe en su comercialidad. En fin, siempre nos quedarán los Essentials, que es de lo que yo voy tirando para este tipo de material.

Osukaru dijo...

Pues aquí estaré esperando esos posts setenteros con impaciencia!.

A ver que nos cuentas!.

Werewolfie dijo...

Pues nada, Osukaru, ya nos contarás qué te parecen. Todavía no he decidido cuál será el primero, pero seguramente será la primera entrega de las Tales of the Zombie...

Jaime Sirvent dijo...

Yo les tengo bastante cariño a los cómics de esa década y me parecen injustamente infravalorados. Ya no sólo porque algunas de las series grandes tengan grandes etapas, estoy pensando en el Capi de Steve Englehart y Sal Buscema por ejemplo.

Y aparte de las grandes hay auténticas joyitas, como Pantera Negra, La tumba de Drácula, Hulka, Shang Chi,Los Eternos etc. Muchas de las que mencionas no he tenido oportunidad de leerlas, y estaría muy bien que se reeditara o editara, dependiendo del caso, ese material aquí en España. Esperemos que al menos parte de ese material empiece a ser comercialmente viable. Gran post Werewolfie, saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos y gran post.
Hay auténticas obras maestras en los 70, solo que muchas son más "de autor" o con personajes "menores" y tal vez eso pesara.
Muchas de mis favoritas de Marvel pertenecen a esa época: Howard el Pato, Tales of Zombie, la Espada Salvaje de Conan, Motorista Fantasma, Tomb of Dracula, los X-Men de Byrne, Pantera Negra (a la que le acabo de dedicar un post), Powerman, Iron Fist, Shang-Chi, los Defensores; en fin, muchos buenos personajes, mucha creatividad desbordada y sobre todo los mejores artistas que se han juntado nunca en Marvel en una misma época, los Buscema, Colan, Brunner, Gulacy, Byrne, Cockrum, Kane, Neal Adams (aunque hiciera pocas cosas), BWS, etc........

Werewolfie dijo...

Esperemos que sí, Jaime, y si no, como decía, siempre nos quedarán los essentials. Saludines.

Mo, me temo que el marvelzombie medio debe tener tendencia a aferrarse a los personajes más que a la calidad de por sí de los tebeos... Si no, a ver cómo me explican que la gente siga comprando, qué sé yo, los Vengatas después de haber leído tantas y tantas reseñas -¡de marvelzombis!- en que los ponen a caldo... En cambio, series cuya calidad está más que probada terminan en la cancelación... ¿No es necesario dar ejemplos, verdad? Que "a mí" me acaban de cerrar Catwoman, serie con excelentes críticas a uno y otro lado del charco, pero mira tú por dónde... Y contenta estoy, vamos. En fin, a ver si sacamos del baúl de los recuerdos un par de series setenteras y recordamos "los viejos buenos tiempos"... ;)

Álvaro Pons dijo...

Espero con ganas esas entregas! Y sobre todo, ver esas relaciones cruzadas entre el movimiento undeground en los USA, el de la BD adulta en Francia, los tebeos de Warren y la Marvel!
Apetitoso comienzo, por cierto. El segundo para cuando? He oído mañana? :)

Werewolfie dijo...

Álvaro, no esperes gran cosa... Sólo unos comentarios más o menos de presentación de un puñado de tebeos de la Marvel setentera que son más bien poco conocidos, y que me molan personalmente... En fin, en un rato me pongo a ello. ;)

Archivo del blog