THE ZOMBIE: SIMON GARTH, de Kyle Hotz y Mike Raitch

The Zombie: Simon Garth
Encadenamos dos comentarios seguidos de tebeos "de terror", aunque muy diferentes tanto en la época en la que aparecen como en sus contenidos. Así, frente al clasicismo -o zetosismo, lo que prefieran- y la sexploitation de la Vampirella de los setenta, traemos hoy el revamp del zombie clásico de la Marvel, Simon Garth.

Panini ha incluído en un tomo las dos series limitadas originales USA, publicadas en 2006 y 2008 respectivamente, y que tuvieron los títulos Max: Zombie y Max: The Zombie: Simon Garth. Como ven, ambas aparecieron en el subsello "para lectores adultos" de Marvel -y de hecho, también en la portada de la edición española figura la advertencia "Recomendado para lectores adultos"-... Y es que la cantidad de sangre, tripas e higadillos que contiene el tebeo lo convierten en un auténtico festival de la casquería, vaya esto por delante.

El autor principal de ambas miniseries es Kyle Hotz, que dibuja y co-escribe, al menos, ambas historietas, con la aportación de Mike Raitch en la primera y de Eric Powell (El Bruto) en la segunda. De todos modos, los créditos no es que estén muy claros en la edición de Panini; Powell ni aparece en ellos, y sabemos de la mano de éste por los nombres de las portadas USA del final del tomo. En fin, entrando en materia: dos historietas, con continuidad entre ellas como si de una sola se tratase, que nos traen todos los tópicos habidos y por haber del fenómeno zombie post-George Romero, y unos cuantos más: plaga zombie, supervivientes que consiguen refugiarse en alguna parte, perdición de los mismos debido a la estupidez y/o maldad de alguno/s de ellos, poderes públicos con actitud maquiavélica, y, como decimos, gore, gore y más gore. Vaya, que nada nuevo bajo el sol, pero...

...Pero el tebeo está la mar de bien. Ni más ni menos que porque es muy, pero que muy entretenido: la historia -en especial la primera miniserie- está muy bien hilada, constantemente están ocurriendo cosas, la acción no para en ningún momento y, sin embargo, los personajes principales están suficientemente bien retratados para que podamos implicarnos en lo que les ocurre. Quizá la segunda flojee un poquito más, con esa especie de homenaje a La matanza de Texas que parece un pelín forzada en el contexto, pero que no deja de dar su juego. En fin, el conjunto se lee del mismo modo como se disfruta una buena película de zombis. Si les gusta ese tipo de cine -en sus mejores ejemplos, eso sí-, seguro que con este cómic se lo pasarán bomba.

El dibujo de Kyle Hotz es, como poco, adecuado a la historia. Se nota que el autor disfrutó con todas las escenas de carnicería, y las escenas más bestias no escatiman detalle: ojos que saltan, tripas colgando, mordiscos que arrancan pedazos de carne... Ver los dibujos de Hotz nos traerá invevitablemente al recuerdo al gran Berni Wrightson, con cuyo estilo hay no pocos puntos en común, y desde luego no es un mal referente. En todo caso, más allá de la comparación lo que está claro es que Kyle Hotz es un dibujante más que competente, que consigue que visualicemos la historia de manera realmente magnífica.

Sobre la edición de Panini, un par de cosas. Lo primero es que, pese a que el formato tomo resulta cómodo -y económico-, es una lástima que se pierdan por esta causa los tremendos cliffhangers con los que terminaba cada episodio de la miniserie original, cosa que la grapa hubiera respetado. Y lo segundo... bueno, como digo, resulta muy económico, así que tampoco es cuestión de buscarle tres pies al gato, pero... En fin, el formato utilizado es un poco desconcertante: ¿para qué ponerle una sobrecubierta con solapas a un tomo... con solapas ya en la cubierta? ¿Y que encima duplica punto por punto, resultando cubierta y sobrecubierta idénticas, hasta en las solapas? [ACTUALIZACIÓN: Mo Sweat, en los comentarios, nos hace caer en la cuenta de que los créditos de cubierta contienen un error de bulto, que la sobrecubierta vendría a subsanar]. ¿No hubiera sido preferible coser el lomo en vez de dejarlo engomado? Luego está el tema de los créditos que les comentaba antes... Y bueno, también he encontrado algunos "fallitos" en algunos textos... Pero bueno, a cambio tenemos un tomo con buen papel y reproducción, que incluye al final las portadas originales USA y cuyo precio es francamente barato. Así que, más allá de algún pequeño pero, el balance es más que satisfactorio.

Despedida y cierre: zombiófilos del mundo, uníos. Una nueva historia de zombis, en plena moda tebeística de estos simpáticos personajes, que tiene el mérito, por un lado, de rescatar a uno de los personajes "clásicos" de la Marvel terrorífica, y por otro, de ser una historia entretenida y adictiva por sí misma, con un dibujo además de notable. Así que, entre entrega y entrega de Los muertos vivientes de Kirkman, y si su zombimanía les puede, prueben a echarle un vistazo a este tomo.

10 comentarios:

Álvaro Pons dijo...

AY! qué malo es ser zombífilo (¿?). Me había decidido a ignorar este tebeo después de la truñoexperiencia del Black gas de Ellis y ahora me obligas a volver cabizbajo a la tienda a comprarlo...

Snifff
Te odio...
Con cariño, eso sí, pero te odio...

Werewolfie dijo...

Ains, ahora me harás que me remuerda la conciencia. ;) Espero que no me hagas vudú o algo si el tebeo no te mola, que si lo que quieres es verme zombi sólo tienes que quitarme el café doble de las mañanas. XD

Etrigan dijo...

No he leído este cómic todavía pero le tengo ganas ya que yo era un zombiadicto de la serie clásica de los 70 que en España publicaba Vértice en formato revista en blanco y negro con el título de Fantom.

Mo Sweat dijo...

Lo de la sobrecubierta, si te fijas bien es para tratar de corregir un error, ya que si miras en la portada los nombres de los autores no están bien, mientras que en la sobrecubierta está corregido.

werewolfshow dijo...

Yo tengo que buscarme alguno de esos viejos comics para ver si me molan lo suficiente como para hacerme con el Essential... Que será seguro que sí, vaya, que me conozco, y que además guioniza Steve Gerber...

werewolfshow dijo...

Mo Sweat: ¡hala! Pues tienes razón; no me había fijado. ¡Aclarado el misterio! Quizá eso también explique el por qué el tomo es tan barato... ;)

Mo Sweat dijo...

Pues yo ya me agencié el Essential del Zombie hará un año o así y personalmente me gusta bastante, en general te diría que incluso es mejor que el de Werewolf by night (que tras Mike Ploog pierde mucho) y que el de Frankenstein, que tal vez estaba demasiado marvelizado y perdía un poco ese ambientillo de magazine de terror que si que posee el Tales of the zombie.

Enrique dijo...

Me encantó. La verdad es que me lo pillé por los dibujos de Hotz y porque salían zombis, pero... ¡está muy entretenido!

Werewolfie dijo...

A mí el Werewolf by Night me encanta... La etapa Ploog, claro, que Perlin... No seré yo la que lo reivindique. Pero las historietas están bastante bien. Uf, vale, tendré que hacerme con el Essential Zombie. ;)

Werewolfie dijo...

Enrique, completamente de acuerdo, un tebeo muy entretenido. Yo a Hotz no lo conocía, la verdad, así que no puedo decir que me lo pillara por sus dibujos... Pura zombiofilia, lo mío, y mira por dónde, a veces hasta acierto. El tebeo no es nada original, desde luego, más bien al contrario, pero está bien contado y bien dibujado, ¿qué más queremos? Y por cierto, a quienes les gusten los zombis, miren de hacerse con una maravilla que editó Recerca en su día, "Fragile" de Stefano Raffaele. Un día de estos tengo que escribirle una reseña...

Archivo del blog