Tebeos licántropos, 1: FIRST MOON, de McNamara y Talbert

First Moon de McNamara y Talbert
Comenzamos una nueva serie de comentarios temáticos, y, haciendo honor al título de la bitácora, haremos un repaso por algunos de los tebeos que tienen como personajes a hombres -y mujeres- lobo, licántropos y similares. Así que preparad vuestras balas de plata o, según el caso, vuestros collares antipulgas...
Abrimos fuego con un tebeo inédito por estos lares: First Moon, escrito por Jason McNamara y dibujado por Tony Talbert, dos autores igualmente desconocidos por aquí. Editado por AIT-Planet Lair (editorial yanqui que, como todos los nombres de esta entrada, es probable que no les suene), se trata de una novela gráfica, en forma de tomo en blanco y negro y 128 páginas. Parte de un hecho histórico -el destino de la colonia británica de Roanoke, en la Virginia del siglo XVI- para contarnos una historia de hombres-lobo. Así, el tebeo intercala dos planos narrativos, uno situado en el pasado, que refiere a dicho episodio histórico; y otro, en el presente, que comienza por el descubrimiento de un adolescente de que sus padres no son exactamente lo que él pensaba que eran... Por supuesto, ambas tramas terminarán entrecruzándose.
Temáticamente, el cómic mezcla una historia de hombres-lobo, un hecho histórico convertido en leyenda, y un poco de slice-of-life con joven adolescente y relaciones paterno-filiales. Salvando las distancias, a mí me ha recordado un poquito a De pelo en pecho -sí, aquella peli de Michael J. Fox-, con otro poquito de Aullidos y otro más de Ginger Snaps: El origen. Vamos, que la trama no es que sea muy original, que digamos. Tampoco es que esto vaya en contra de la historia, que resulta, por lo demás, bastante entretenida y que guarda algunos detalles con cierta gracia (por ejemplo, sabremos que wolves mate for life, o que la licantropía no es necesariamente más grave que el acné).
El dibujo es algo discutible. Tiene algunos puntos de interés, como el diseño de algunos de los hombres-lobo o la ambientación general. Sin embargo, a ratos se vuelve tremendamente confuso y excesivamente abigarrado y, en general, la narrativa y el ritmo que imprime son, en algunos momentos, bastante mejorables. Con todo, sigue estando por encima de la media y, puliendo algunos detalles, podríamos tener un dibujante excelente; será cuestión de seguirle la pista y ver su evolución.
En resumen: sin ser un tebeo absolutamente memorable, tiene cierto encanto para las personas que amamos las historias de luna llena y maldiciones lobunas. Tampoco es que haya tantos tebeos hoy en día con hombres-lobo como protagonistas, así que se agradece que alguien se acuerde de vez en cuando de estos personajes. Además, es mínimamente entretenido y, aunque tal vez podría haber dado más de sí, la lectura tampoco defrauda. En todo caso, yo ya he tomado nota de sus autores que, estoy segura, todavía pueden mejorar bastante y, seguro, tienen mucho más que contar.
Enlaces:

1 comentario:

PAblo dijo...

Anotado queda...

Impacientes Saludos.

Archivo del blog