Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XII)

Héroes

Anteriores:

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (I)

Marvel en los 60: Optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (II)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (III)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IV)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (V)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VI)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VIII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IX)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (X)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XI)

2.1.- Los héroes tecnocientíficos.
En primer lugar hallamos una presencia más que elevada de científicos y tecnólogos y, en general, de personajes vinculados a la tecnociencia. Detengámonos por un momento sobre los personajes del anterior apartado:
-Reed Richards, de los 4F, es un científico teórico multidisciplinar, ingeniero, inventor y, en suma, experto y genio brillante en infinidad de cuestiones y materias tecnocientíficas. Bruce Banner, Hulk, es también un relevante físico e ingeniero nuclear. Peter Parker, Spiderman, además de destacar como estudiante, especialmente en ciencias, es capaz de inventar, todavía en el instituto, sus peculiares lanzarredes y el fluido que estos emiten. En la Patrulla-X, Charles Xavier es un experto a nivel mundial en genética, y Hank McCoy, la Bestia, es un erudito multidisciplinar de vastos conocimientos que alcanzan desde la química y la medicina hasta los idiomas y la literatura. Hank Pym, el Hombre Hormiga, es uno de los principales bioquímicos de su tiempo y, por supuesto, un exitoso inventor. Y Anthony Stark, el Hombre de Hierro, es igualmente un ingeniero de desarrollo sin par.
De todas las series aludidas, tan sólo la de Daredevil no cuenta entre sus protagonistas con un experto en tecnociencia (si es que no consideramos, claro está, la práctica del derecho una actividad tecnocientífica). Por lo demás todos los nombrados tienen, o alcanzarán a su debido tiempo -caso de Peter Parker- estudios superiores, y todos son varones, norteamericanos y de fenotipo caucásico. Su procedencia y status social es, en cambio, de lo más variado: desde el rico industrial y heredero Anthony Stark hasta las humildes circunstancias de Peter Parker, pasando por las situaciones más o menos acomodadas -en principio- de Pym o Banner o los humildes orígenes y brillante subida en la escala social de Matt Murdock.
A partir de este somero repaso podríamos nombrar ya unas primeras hipótesis sobre las relaciones entre ciencia, tecnología y sociedad que aparecen en la imagen del mundo tecnocientífica que venimos comentando:
i) A las cualidades moralmente positivas que se atribuyen a la condición de "superhéroes" de los protagonistas (valor, noción del bien, sentido de la justicia, capacidad de sacrificio, etc.) son ligadas las provenientes de su condición de tecnocientíficos (genialidad, inteligencia, habilidad, esfuerzo, dedicación, etc.), de lo que resulta una síntesis en la persona moral que, considerados como arquetipos, representan. Se crea así la imagen del científico-tecnólogo desinteresado en otra cosa que el beneficio y la mejora de la humanidad.
ii) El estudio y cultivo de la ciencia y la tecnología parece ser obra, entonces, de personas excepcionales, moralmente elevadas y, por así decir, con un cierto halo de santidad laica (y "laica" si es que no consideramos la ciencia como cuestión de fe, tal y como Barnes y Bloor parecen sugerir en el artículo citado supra, nota 3). Las personas que utilizarán la ciencia en el propio interés, con fines destructivos, etc. (los supervillanos) son, como veremos mas adelante, sujetos más o menos desequilibrados, que profesan algún tipo de maldad contranatural, egoístas patológicos, megalomaníacos, etc. La ciencia se mostrará en todos los casos, sin embargo, inmune a aquellos que traten de corromperla atribuyéndole usos villanescos, y siempre serán vencidos en última instancia por los auténticos "guardianes de la llama".
iii) Las mujeres y las "minorías étnicas" parecen quedar implícitamente excluídas del cultivo de la tecnociencia (1).
Continuará...

(1) Es difícil que un lector occidental de hoy en día pueda leer los primeros tebeos de, por ejemplo, los Cuatro Fantásticos o Los Vengadores sin sentir algo parecido a la vergüenza ajena ante el papel que en ellos tienen personajes femeninos como la Chica Invisible o La Avispa: arquetipos hasta la caricatura, superficiales rayando la frivolidad, de coquetería ñoña, más un estorbo que una ayuda para el héroe -tienen tanta facilidad para ser hechas prisioneras por el villano de turno como para sufrir inoportunos desmayos en momentos delicados del conflicto- y, en suma, absolutamente planas, incómodas y prescindibles para otra cosa que no sea contrapuntear las virtudes de los héroes masculinos (por no mencionar que todas resulten más o menos adecuadas -dependiendo de la habilidad del dibujante de turno- a los cánones de belleza que la moda y el contexto imponen: no hay heroínas -ni héroes, claro- abiertamente feas, obesas, con alguna malformación o defecto notorio, etc.) Respecto a las "minorías étnicas", la cuestión es más sencilla: no existen en el papel de héroes (al menos hasta la llegada de la Pantera Negra, pero esa es otra historia), aunque sí a veces como villanos (ya se ha mencionado al inefable Wang-Chu, y más adelante también encontraremos al gitano Doctor Doom, por ejemplo). La atención a elementos de este tipo abre otro tipo de cuestión que no trataremos aquí, pero que puede al menos mencionarse: lo que en los años 60 parecía ser adecuado al canon de convenciones sociopolíticas norteamericano, hoy en día bien podría servir de ejemplo de manual de lo políticamente incorrecto.

2 comentarios:

MarvinMarciano dijo...

¿Alguien sabe si Kirby, Lee o Dikto tenían formación universitaria? Y si fuese el caso, ¿alguna ingeniería?

Perse/Werewolfie dijo...

Pues, por lo que sé, ninguno de ellos tuvo formación superior o, en todo caso, nada relacionado con la ciencia (Ditko estudió en la Cartoonists and Illustrators School), pero tampoco podría confirmarlo.

Archivo del blog