GHITA DE ALIZARR, de Frank Thorne.

The Complete Ghita
Una inesperada redistribución de tebeos editados en su día por Toutain ha devuelto a las librerías especializadas títulos como este Ghita de Alizarr, de Frank Thorne, que cuenta con alrededor de dos décadas a sus espaldas... Y que parece, frente a otros muchos tebeos de la época, no sólo haber envejecido con dignidad, sino que sus virtudes, que no son pocas, brillan ahora con una intensidad, si cabe, mayor que en el momento de su aparición.

Frank Thorne se hizo un nombre dentro del cómic comercial norteamericano gracias a sus dibujos para la serie Red Sonja, personaje femenino del universo de Conan -cuyos derechos tenía Marvel por la época, a mediados de los setenta-. En 1978 Thorne deja Marvel para crear Ghita de Alizarr, especie de trasunto, o más bien, calco en negativo de la propia Red Sonja. Y es que parece que el bueno de Frank se desquitó en este título de las restricciones del Comics Code y de la mojigatería de la Sonja marvelita, siendo como es Ghita una auténtica femme fatale, prostituta y guerrera, malhablada y pasional, sexualmente deshinibida y, ante todo, un carácter tan fuerte como indomable: Thorne construyó, con todo esto, a uno de los personajes de cómic más inolvidables de la historia del medio, en mi opinión.

El tebeo juega con algunos de los tópicos del subgénero de espada y brujería para llevarlos hacia un lugar que tal vez sea, en realidad, más consecuente con sus premisas que las mucho más contenidas de los tebeos de la Marvel (como no podía ser, por lo demás, de otra manera). Ghita es una hedonista, una prostituta que va de reino en reino en compañía del anciano mago -en realidad, impostor- Thenef, amigo y amante ocasional, y el medio troll Dahib, convencido por un error de la divinidad de la prostituta-guerrera. Los tres se ven envueltos en una guerra contra invasores troll, un tanto a su pesar -los dos primeros no dejan de ser un par de pícaros que no han sido, precisamente, llamados a las grandes gestas, y el tercero, un descastado que irá al son que marque su adorada Ghita-, con lo que el elemento de acción y épica aparece mediante un giro inicial de la trama, que hará que el singular grupito de antihéroes viva la aventura de sus vidas.

Además de por lo ya citado, la obra destaca por la elevada carga erótica -introducida, sin embargo, con naturalidad y frescura- y por el brillante sentido del humor del que hace gala Thorne. El lenguaje es por momentos brutal y descarado, recordando inevitablemente al de autores de obra más reciente como Garth Ennis o Mark Millar (una no puede evitar preguntarse por la influencia que una obra como ésta pueda haber tenido en guionistas como los citados). El autor dialoga con una fluidez pasmosa, clavando las frases, definiendo a la perfección a los personajes e incluyendo unos hoy no muy populares textos de apoyo que aportan un subtexto mítico a la trama, con toda la carga de ironía que esto conlleva. Ahora bien, pese a que pueda parecer un tebeo un tanto exagerado, con tanto erotismo softcore y lenguaje de taberna, el tono siempre desenfadado y el vitalismo optimista del tebeo lo convierten en una lectura muy accesible, entretenida y prácticamente redonda, al nivel de los grandes clásicos del medio y, si me lo permiten, una obra maestra del tebeo en toda regla.

La guinda del pastel la encontramos en el exquisito dibujo de Thorne, detallista sin resultar recargado, imaginativo y fantástico pero de una nitidez y claridad absolutas. Sobra decir, por lo demás, que uno de los puntos fuertes del autor es el dibujo de féminas, con lo que el conjunto resulta a la altura de las bondades del guión, creando así una obra, como no nos cansaremos de decir, admirable en todos sus aspectos.

En suma, un tebeo que, pese a lo popular que ha sido tradicionalmente en nuestro país el tebeo de espada y brujería, increíblemente no había vuelto a editarse -que sepamos-, y que desde luego no merecía haber quedado relegado a los cajones de material de derribo de las librerías. La buena noticia es que Thorne tiene un puñado de obras en el catálogo de Fantagraphics (vean el enlace bajo estas líneas), con lo que mis próximos pedidos de Previews los irán incluyendo. Y ya les contaré. Mientras, les recomendaría que buscaran estos dos tomos de la Ghita de Alizarr en edición de Toutain (a un precio ridículo, por lo demás) en su librería habitual...
Frank Thorne
ENLACES (en inglés):
-Frank Thorne en la Wikipedia.
-Frank Thorne en Lambiek.
-Fichas de las obras de Thorne editadas por Fantagraphics Books.
-Comentario (excelente) de Rafael Marín en Bibliópolis (en español).
-Reivindicando frikadas: Ghita de Alizarr, de Frank Thorne.

9 comentarios:

SuperSantiEgo dijo...

¡Brindemos con ginciebra, padre de los sueños y madre de las visiones!

Intramuros dijo...

Precisamente ayer me agencié los dos tomos. ¿Qué pasa con Toutain? Hace ya casi dos décadas que desapareció la editorial, pero sus tebeos siguen llenando las estanterias de las secciones de saldos. O bien nadie los compra o bien las tiradas fueron monstruosas.

SuperSantiEgo dijo...

Yo creo que debe ser una cosa tipo mítica. De vez en cuando en algún sótano o almacén encuentran un alijo de comics de Toutain y los ponen a la venta. Es que otra explicación ya no le encuentro.

Por cierto que en una entrada de dentro de poco exigiré la reedición de las adaptaciones de Asimov a cargo de Fernando Fernández y Luis Bermejo, y los Cuentos de un Futuro Imperfecto de Alfonso Font.

Perse/Werewolfie dijo...

SuperSanti: brindemos. Y para que editen más tebeos del Thorne, que por lo que he visto en la página de Fantagraphics el hombre tiene unos cuantos. Aunque ya digo que yo me lo pediré en pitinglish...

Intramuros: SuperSanti creo que no va del todo errado. Según me contaron -rumores, no hagan mucho caso-, en efecto un buen montón de tebeos de Toutain han estado durmiendo el sueño de los justos durante mogollón de años en algún sótano... Y, por lo visto, su dueño les va dando salida de vez en cuando, como es ahora el caso. Y sí, al parecer Toutain hacía unas tiradas bastante grandes...

Bruce dijo...

Vaya par de p****..!

SuperSantiEgo dijo...

¿Cuántas páginas tienen en total los dos tomos en apañó? Porque el de Fantagraphics tiene 250

Perse/Werewolfie dijo...

Pues 48 cada uno, en total 93 de historieta, si no he mirado mal. El resto del tomo de Fantagraphics son una historia corta, fotos e ilustraciones a cascoporro, por lo que pone en la portada; eso es un libro con extras y lo demás son tonterías. Eso sí, la edición de Fantagraphics es en glorioso blanco y negro y la de Toutain a todo color; ya tengo coartada intelectual para tener las dos ediciones. Fácil de contentar que es una a la hora de racionalizar un capricho.

Por cierto, yo este mes me he pedido el Lann por el Previews; el mes que viene me pediré el Iron Devil o el de Ghita, pa tenerla completica y con las afoticos y tal. Caprichosa que es una, lo que decía.

Jose Manuel dijo...

Lann, fue publicado en la revista Zona 84, a partir del nº 1 , para ser mas exactos.

La Perse dijo...

No lo sabía, José Manuel, se agradece el dato. De todos modos, me llegó el tomo americano, así que esa edición es la que he podido leer.

Saludos.