DEEP SLEEPER, de Phil Hester y Mike Huddleston

Deep Sleeper de Phil Hester y Mike Huddleston
La tristemente desaparecida editorial mallorquina Recerca trajo al mercado español un buen puñado de títulos que a priori se presentaban como minoritarios, aunque muchas veces muy interesantes (recuerdo ahora la deliciosa Peculia de Richard Sala, el impresionante Fragile de Stefano Raffaelle, o una de las joyas de Peter Milligan, The Extremist). También debe ser cierto que la comercialidad de este tipo de títulos no debió responder a las expectativas... Es ya un lugar común en el mundillo del cómic el contemplar cómo aficionados a las majors norteamericanas se pasan la vida despotricando de serie tras serie que, pese a todo, siguen comprando religiosamente y, en cambio, títulos que están, como mínimo, por encima de la media son ignorados sistemáticamente y terminan su carrera en las cajas de saldos...
El tebeo que hoy les comento bien podría ser un ejemplo de lo dicho. El guionista del mismo, Phil Hester, es un autor que se ha movido como pez en el agua tanto en Marvel y DC como en editoriales independientes yanquis, bien en su faceta de escritor, bien en la de dibujante e, incluso, como autor completo. Así, ha firmado el dibujo de series como Green Arrow, Swamp Thing o la recientemente publicada por aquí El incorregible Hombre Hormiga, junto a títulos más personales como The Coffin, The Wretch o este Deep Sleeper, en colaboración con Mike Huddleston. Éste se publicó originalmente como una miniserie de cuatro números bajo el sello Image, recopilados en este tomo junto a ilustraciones, bocetos y una historia de complemento.
La historia tiene como protagonista a un escritor sin suerte a la hora de llevar adelante su carrera. Mientras, unos extraños sueños le irán descubriendo paulatinamente la existencia de un plano astral donde puede proyectar, literalmente, su alma... Y donde va a encontrarse con toda una serie de personajes aún más extraños y peligros sin cuento.
La historia se inscribe, pues, en el fantástico: sectas orientales de monjes voladores, entes lovecraftianos, genocidas intergalácticos, almas perdidas que vagan sin cuerpo... Ahora bien, en la historia la familia del protagonista tiene una importancia central, y cuenta con su propia trama paralela, mucho más apegada a la "realidad". Por lo demás, el tebeo parece tener ciertas ínfulas de trascendencia, y hay algo así como una indigestión de lecturas new age en la trama del mismo; por supuesto, sin la sutileza y brillantez que pueda tener Alan Moore, o el genio descacharrante de Grant Morrison; pero que Phil Hester no es ni Moore ni Morrison tampoco es algo que vayamos a descubrir ahora. Ni falta que le hace, de todos modos: la historia es entretenida y está bien contada, y es cuanto necesita.
El dibujo de Huddleston, pues prácticamente intachable. Quizá abuse un tanto de las tramas mecánicas, y no me parece particularmente imaginativo a la hora de dibujar los elementos más fantásticos de la historia, pero hay que reconocer que dibuja unos rostros muy expresivos y que la narración es clara y comprensible.
En suma, un tebeo de lectura satisfactoria y, como decíamos, por encima de la media. Me pregunto cuántos lectores sacrificaron en su día algún tomo o grapa de sus bienamadas Marvel o DC para hacerse con este tebeo...

2 comentarios:

Peribáñez dijo...

Coincido totalmente con lo que comentas en tu reseña. Es una pena que cómics como este pasan desapercibidos entre el montón de tebeos de superhéroes, muchos de ellos insulsos. Y esto lo que dice un lector de superhéroes de toda la vida, pero una cosa no quita la otra. No tiene sentido que un spin-off cutre de Spider-man venda más que Deep Sleeper.
Por cierto, Peculia y Fragile no los he leído, pero sí The Extremist, que me pareció muy, muy bueno.

Werewolfie dijo...

Yo también pienso que una cosa no quita a la otra... Quizá a los lectores nos cuesta arriesgar, y tendamos a tirar del "malo conocido" y esas cosas... Por eso, supongo, está bien escribir sobre este tipo de comics, por aquello de darlos a conocer y, tal vez, permitirles una oportunidad entre lectores sin referencias.

Y me alegra que te gustara The Extremist, uno de los, para mí, mejores trabajos de Peter Milligan. Peculia es harina de otro costal, y si lo tuyo son los superhéroes no te lo recomendaría; es muy naif, casi el típico cuento para "niños adultos", un poco a lo Tim Burton. Eso sí, The Fragile sí que va con recomendación ciega, una historia de amor zombi -entre zombis, de hecho- bastante curiosa y muy bien llevada.

Saludines.