TRIUNFO EN HOLLYWOOD de René Pétillon y Jean-Marc La Rochette

Triunfo en Hollywood de Petillon y Rochette
Planeta de Agostini nos trae, recopilados en un integral, los tres álbumes que tienen como protagonistas a dos franceses chalados, Louis y Diccio, y sus andanzas cuasi-surrealistas: Pánico en Londres, Escándalo en Nueva York y Triunfo en Hollywood, cada uno de ellos ambientado en la ciudad del título y a cargo de René Pétillon (guión) y Jean-Marc La Rochette (dibujo).

Estamos ante una colección de álbumes humorístico-satíricos sin concesiones, que más bien se pasan por el forro lo "políticamente correcto" y que resultan -o lo pretenden- cáusticos y algo cínicos. Pétillon y La Rochette no dejan títere con cabeza: la rivalidad entre franceses y británicos, el fundamentalismo islámico, el anarcocapitalismo norteamericano, los tejemanejes de la industria del cine hollywoodiense, las bandas de "niggers" yanquis, las estirpes de rancio abolengo, los despachos de abogados, los psiquiatras y otros "médicos del alma"... Un auténtico guiñol que, siguiendo el hilo conductor de los dos protagonistas, desgrana ocurrencia tras ocurrencia, gag tras gag, en historias un poco sin pies ni cabeza...

Quizá lo que más me haya gustado del tomo no sea precisamente su aspecto "crítico-mediante-la-sátira", tal vez algo tópico y facilón, sino la figura de los dos protagonistas -y algún otro personaje, como la chica fumeta con la que traban amistad-, personajes lunáticos y excesivos que, sin embargo, transmiten una extraña ternura y que, siguiendo lugares comunes cuyos ecos retrotraen hasta el mismo Erasmo de Rotterdam, parecen ser, en el fondo, los únicos cuerdos en el desquiciado mundo que nos pinta la serie.

El dibujo es adecuadamente caricaturesco, con los típicos narizones y expresiones grotescas, y ni sorprende, ni molesta; digamos que es un poco lo que podría esperarse para una historia de este tipo y, si bien no enamora, por lo menos transmite la expresividad y el histrionismo que requiere el tebeo.

En suma, un tebeo que me parece del montón entre los de su género. No podría decir que es malo, pero digamos que tampoco creo que sea de los que voy a guardar en el recuerdo. Una lectura que me ha resultado, pues, tan entretenida como olvidable, aunque seguro que habrá lectores a los que la historia consiga "llegarles" más a que a mí.

2 comentarios:

PAblo dijo...

Por lo que he ojeado, coincido en tu apreciación respecto a esta obra pero al parecer debe estar vendiéndose bien puesto que Planeta continua con su publicación an buen ritmo.

Impacientes Saludos.

La Perse dijo...

Pablo, ¿no estarás confundiendo este tomo, que a fin de cuentas es un integral y, supongo, número único, con la serie de Pétillon que edita Norma? Lo digo por lo de "continua su publicación a buen ritmo"... ;)

Archivo del blog