Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (XI)

Doctor Extraño de Steve Ditko

Anteriores:

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (I)

Marvel en los 60: Optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (II)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (III)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IV)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (V)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VI)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VIII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IX)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (X)


2.- LA IMAGEN TECNOCIENTÍFICA DEL MUNDO.

La lectura del anterior apartado debería habernos dado ya una idea de la importancia que, en el contexto analizado, se le concede a la ciencia y la tecnología para, al menos, dar una pátina de plausibilidad a -y una excusa para justificar- los fantásticos poderes de sus personajes de ficción. De hecho, de todos los héroes principales surgidos de la pluma de Stan Lee y los lápices de sus colaboradores en este periodo tan sólo dos, si las cuentas no nos fallan, no vinculan el origen de sus habilidades extraordinarias a la ciencia y la tecnología. Se trata de Thor, personaje basado libremente en la divinidad de la mitología nórdica, de la que se extraen también los principales elementos de su entorno (personajes como Odín, Loki, Hela, Heimdall, Freia, Sif, etc., y lugares míticos como Aesgard o el Reino de Hela); y el Doctor Extraño, "maestro de las artes místicas", esto es, un mago de fantásticos poderes cuyas aventuras transcurren habitualmente en dimensiones mágicas enfrentado a "amenazas místicas" y nigromantes malvados. Sin embargo, no se pierde del todo el vínculo tecnocientífico, pues ambos, curiosamente, son médicos cirujanos en sus identidades "civiles", aunque el segundo no ejerza.

Con todo, la importancia de la ciencia y la tecnología no acaba con las causas de los poderes de los protagonistas, sino que se extiende hacia multitud de ámbitos de tal manera que podría hablarse de una auténtica visión del mundo apoyada en la tecnociencia (1). En las próximas entregas recorreremos algunos de tales ámbitos y señalaremos varios de los elementos que consideramos relevantes para esta visión, que se reparte, a nuestro juicio, entre la confianza en la tecnociencia, siguiendo con los patrones marcados por el modelo lineal de la ciencia, e incertidumbre, revelando ciertas dudas sobre el impacto que puedan causar determinados usos de los artefactos y prácticas tecnocientíficas en la sociedad.

(1) La noción de la técnica de la modernidad como "imagen del mundo" -Weltanschauung- aparece en el texto de la conferencia de Martin Heidegger titulado precisamente "La época de la imagen del mundo", incluido en Caminos de bosque (Madrid: Alianza Editorial 1996).

No hay comentarios:

Archivo del blog