CATWOMAN: SI VAS A ROMA, de Jeph Loeb y Tim Sale

Planeta publicó esta miniserie, obra del guionista Jeph Loeb y el dibujante Tim Sale, directamente en un bonito tomo recopilatorio en tapa dura. No es ésta, ni mucho menos, la única obra conjunta de ambos autores; en Marvel, por ejemplo, han realizado varias miniseries ambientadas en el pasado de algunos personajes icónicos, como Hulk: Grey, Daredevil: Yellow o Spiderman: Blue. Y en DC se han sucedido diversas incursiones en el universo batmaniano, como Batman: The Long Halloween, Dark victory o Haunted Knight.

Por lo que hace a la miniserie que nos ocupa, me temo que mi opinión no es demasiado positiva, por lo menos en lo que respecta a la historia. Me da la impresión de que el único cometido de Loeb es el de dar excusas para que Sale se luzca dibujando diferentes personajes y ambientes. ¿De qué otro modo justificar, por ejemplo, la presencia de tantos enemigos de Batman, o que Selina igual monte un scooter que un caballo, que vista un traje de spandex o de cuero -o ninguno de ellos-, o que luche en un yate, un anfiteatro romano, un hotel o una mansión? Hay escenas y diálogos que bordarían el ridículo si no contaran con una preciosa estampita de Sale para ilustrarlos…Y eso que la premisa es, a priori, interesante: Selina viaja a Roma con la intención de aprender algo sobre sus orígenes, concretamente, a tratar de averiguar quiénes son sus verdaderos padres… Aunque la respuesta quizá no sea del todo de su agrado, pues implica a la mafia y a un anillo de singular poder…

No me extenderé, pues. Un tebeo maravilloso si uno es realmente un admirador del arte de Tim Sale, realzado por el estupendo colorista con el que cuenta en esta ocasión -Dave Stewart-, o si es excepcionalmente incondicional de la felina que es su protagonista -mi caso-, y supongo que no demasiado interesante para el resto.

1 comentario:

El profesor Gafapasta dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Wolfie. Si le quitas el dibujo maravilloso, lo que queda no es como para hacer palmas con las orejas.

Un saludote.

Archivo del blog