Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IX)


Anteriores:

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (I)

Marvel en los 60: Optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (II)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (III)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IV)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (V)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VI)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VII)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VIII)

1.2.- Orígenes en artefactos tecnocientíficos.
  • 1.2.1.- El Hombre Hormiga y la Avispa (The Antman and the Wasp).
El primero de estos personajes fue creado a continuación de los 4F, debutando en el título genérico Tales to Astonish en su número 27 (enero de 1961, aunque no asumiría su identidad enmascarada hasta el nº 35 de septiembre de 1962), mientras que su ocasional compañera de aventuras y futura esposa Janet van Dyne, la Avispa, lo haría en el mismo título en su número 44 (mayo de 1963). Dado que de las aventuras de estos personajes en esta serie no existe, que sepamos, una edición española, extraemos los datos que siguen de otras fuentes (1).

Hank Pym es un notable bioquímico que ha inventado una sustancia que, ingerida en cápsulas, permite la reducción del tamaño del cuerpo hasta hacerlo poco menor que el de una hormiga. Además, es también el creador de un "casco cibernético" que le permite comunicarse con, y dar órdenes a, precisamente tales insectos. La primera de sus creaciones es compartida con su compañera, a la que otorga además la presencia, una vez reducida de tamaño, de unas alas auxiliares que le permiten volar y de unos brazaletes que disparan potentes ráfagas de aire comprimido. Utilizan, por lo demás, sus especiales características en la "lucha contra el mal" (2).

Si algo resulta destacable en el personaje del doctor Pym, para lo que aquí nos interesa, es el que su constante investigación le permitirá ir variando continuamente sus capacidades merced a nuevos descubrimientos, alterando su alter ego en relación a los cambios. Así, desde Tales to Astonish nº 49 (y The Avengers nº 2) Pym utiliza una nueva sustancia que, a la inversa de la mencionada, le permite aumentar considerablemente de tamaño, adoptando el doble alias de Hombre Hormiga/Hombre Gigante según se reduzca o aumente.

Algunos años después, mediante un proceso de su invención, se dotará a sí mismo y a la Avispa de la capacidad de generar "biorrayos", esto es, rayos energéticos de alto poder destructivo que brotan de ambos a voluntad y sin depender de dispositivos externos, cambiando el nombre de batalla del primero por el de Chaqueta Amarilla (Yellow Jacquet).

Ya en los años 80, y habiendo causado los procesos de aumento/ disminución de tamaño de su cuerpo daños sobre el mismo, conservará su escala normal pero utilizará toda una serie de gadgets en sus aventuras, convenientemente reducidos para facilitar su traslado y devueltos a su tamaño habitual según su demanda. Esta vez no utilizará alias, sino su propio nombre.

(1) Básicamente, la aparición de estos personajes en el título The Avengers (del que sí existen ediciones españolas, la más reciente en Biblioteca Marvel: Los Vengadores 1-32, Barcelona: Planeta de Agostini, 2ª ed. 2001 y ss.), y de su entrada en la wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Henry_Pym.

(2)Sobre las cuestiones de la conciencia cívica, moral y política que se presupone en los comics de este género, al menos durante esta época y en líneas generales, sigue teniendo su interés extrapolar el capítulo que analiza "El mito de Superman" en el ya clásico Apocalípticos e integrados de Umberto Eco (Barcelona 4ª ed. 2001, p. 219 y ss.)

Archivo del blog