Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VII)


Anteriores:


Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (I)

Marvel en los 60: Optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (II)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (III)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (IV)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (V)

Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (VI)


  • 1.1.4.- La Patrulla-X (Uncanny X-Men).
Este exitoso grupo de mutantes debutaría en su propio título, en septiembre de 1963 (1). Al contrario del resto de personajes que aparecen en esta sección, la historia se inicia, podríamos decir, in media res: los personajes protagonistas son presentados ya reunidos en un entorno determinado (la mansión del profesor-X) y haciendo gala de sus facultades extraordinarias desde la primera viñeta. Y es que las peculiares premisas de esta saga hacen intrascendente una historia "de origen" -aunque el pasado de los personajes sería en ocasiones revisitado en forma de flashbacks- Veamos pues cuáles son tales premisas.

El profesor Charles Xavier, experto mundial en genética -particularmente, con todo lo relacionado con las mutaciones- tiene una escuela privada en su mansión, situada en el condado de Wetchester, en los Estados Unidos. Tanto éste como sus alumnos adolescentes tienen una peculiaridad en común: todos ellos son homo superior, expresión con la que se alude a lo que se propone como el siguiente escalafón en la escala evolutiva tras el homo sapien. Lo que los diferencia del resto de la humanidad tiene que ver con el proceso de mutación genética que, normalmente al alcanzar la pubertad, todos ellos han padecido, y que es, en cada caso, de consecuencias imprevisibles y generalmente únicas para cada individuo. Así, las mutaciones pueden manifestarse en cambios físicos más o menos aparentes y/o en la adquisición de habilidades -y, a veces, mermas o trabas- de lo más variado. Precisamente por este proceso de mutación a esta nueva clase de homínidos se les conoce comúnmente como mutantes.

La causa de las mutaciones es, al parecer, la presencia del gen-X, que debería su aparición y capacidad para generar las alteraciones al influjo de la radioactividad sobre determinados individuos. Así, los padres de Charles Xavier, por ejemplo, habrían trabajado en algún proyecto relacionado con la energía atómica, y es de suponer que ello alteró su estructura genética lo suficiente como para dar a luz a un mutante.

Respecto a los pupilos de Xavier, autodenominado profesor-X, son conocidos como la Patrulla-X (traducción no del todo exacta del inglés X-Men, pero aceptada por varias décadas de uso en el ámbito español), y se dedican principalmente, bajo el mando de su tutor, a combatir las sucesivas amenazas de mutantes malvados que les van surgiendo. A un tiempo, tratan de sobrevivir y ser aceptados por una humanidad que les mira con temor y desdén por el potencial peligro que suponen sus extraordinarias habilidades: "temidos y odiados por el mundo que han jurado proteger" es quizá el leit motiv más recurrente de la serie.

Ni que decir tiene que, bajo estas premisas, se esconde una parábola sobre el racismo y la intolerancia, quizá no especialmente sutil y algo superficial, pero sin duda bienintencionado.

Sobre las habilidades concretas de los protagonistas, que con los años han llegado a ser una auténtica legión, daremos algunos ejemplos de los personajes que iniciaron la serie:

- El profesor-X es un telépata, esto es, tiene la habilidad de proyectar sus pensamientos hacia otros individuos, "leer" en las mentes de otras personas e, incluso, manipularlas, entre otras habilidades.

- De los ojos de Scott Summers, "Cíclope", emanan de forma continua e ininterrumpida rayos escarlata de fuerza destructiva, controlados tan sólo por visores especiales de cuarzo de rubí, en un curioso ejemplo del dicho homeopático similia similibus curentur.

- Hank McCoy, "la Bestia", une a su aspecto simiesco una fuerza y habilidad sobrehumanas.

- Warren Worthington, "el Ángel", debe su apelativo a unas alas que brotan de su espalda y que le permiten volar.

- Bobby Drake, "el Hombre de Hielo", es capaz de generar frío en forma de hielo y nieve en formas y cantidades que controla a voluntad, incluyendo la capacidad de generar sobre su cuerpo una capa externa de hielo para protegerse.

- Y por último, Jean Grey, "Chica Maravillosa", es asimismo una telépata, no tan potente como Xavier, pero añade a su poder la telekinesis, esto es, la capacidad de mover objetos con el pensamiento.

(1) Edición española de la primera etapa de la serie en la colección: Biblioteca Marvel: La Patrulla-X, Barcelona 2000 y ss.

2 comentarios:

PAblo dijo...

Más que con el racismo y la intolerancia, que también, realmente el guiño era hacia el público joven y adolescente al que estaba dirigida la serie, supuestamente rebelde y "outsider".

El hecho que los x-men fueran más jóvenes que el resto de los superhéroes de la casa (salvo Spiderman) no es baladí.

Buen resumen.

Ismael Fancito. dijo...

Sin embargo, leída hoy, los supermalos de entonces parecen ser los buenos y los chicos de Xavier un pequeño cuerpo policial con ganas de agradar a los humanos.
¡No vuelvan a publicarla jamás, es horrible!
[Karl Lykos es un héroe.]

Archivo del blog