OMAHA, de Reed Waller y Kate Worley

De la mano de Astiberri nos llega el primer volumen (de cuatro) que recopila todo el material de la serie Omaha, The Cat Dancer, de Reed Waller y Kate Worley. Y lo hace en una edición de lujo, en un libro en blanco y negro y tapa dura de 256 páginas, formato que hace justicia a las bondades de su contenido. Pero, ¿de qué clase de obra se trata?

Las aventuras de Omaha, la gata bailarina, Chuck y toda la pléyade de personajes que pueblan las páginas del cómic comenzaron a mediados de los ochenta, y su publicación, errática y desperdigada por diversas revistas, formatos y editoriales ha tenido continuidad durante más de una década. Su creación vino de la mano de Reed Waller como autor completo, aunque pronto Kate Worley, que a la sazón se convertiría en compañera sentimental de Waller, pasó a escribir la serie. En un principio, Omaha no fue más que un personaje puntual aparecido en una historieta breve, aunque Waller comenzó a escribir historias más largas con el personaje, al tiempo que fue dotándole de un entorno con más personajes y fue trazando la historia, que se convertiría en un auténtico culebrón, con intrigas, secretos, pasados tormentosos, crímenes y demás ingredientes habituales en las series de enredo.

La serie se caracteriza por estar protagonizada por furry animals, esto es, animales con pelo, los cuales, sin embargo, no dejan de ser animales antropomórficos que, dejando de lado su aspecto, se comportan como humanos cualesquiera. Y otro elemento sustantivo es la presencia de sexo más que explícito en sus páginas, aunque esto, lejos de ser gratuito, nos permite profundizar -nunca mejor dicho- en las intimidades de los personajes y nos ayuda a conocerlos mejor.

El dibujo experimenta una clara evolución desde sus primeras historietas, con un dibujo más tosco y apresurado, en adelante, en que el trazo se suaviza y cuida más el detalle. En una historieta de este tipo es fundamental reconocer bien a cada personaje a la primera y que el dibujo acompañe la trama sin complejidades ni experimentos visuales; Waller tiene estos aspectos muy presentes, primando la nitidez y la narración clara frente a otros aspectos. Tenemos, así, un dibujo tirando a clásico, con una distribución de paneles generalmente en tres tiras horizontales tan predecible como cómoda de leer.

El resultado final es el de un tebeo tan entretenido como adictivo, con unos personajes magistrales que interactúan con naturalidad, y una trama por momentos electrizante. Y, por supuesto, está el aliciente onanista, para quien sepa apreciarlo. Con todo, ojalá la mayoría de tebeos con carga erótica utilizasen con tanto tino ese tipo de licencias "para adultos" (el referente que me viene de inmediato es el de ciertas películas "de culto" del porno setentero, como Behind the Green Door o The Devil in Miss Jones). Gafapasta y zetosa a la vez, ojalá esta obra consiga llegar a todo el público capaz de apreciarla, que, supongo, debería ser mucho.

3 comentarios:

PAblo dijo...

Está al caer (en mi pila)...

La edición imaginaba que sería buena siendo Astiberri la encargada. Creo que no se llegó a publicar completamente en España así que es una buena oportunidad para hacerse con todo el material.

Ya te contaré...

Millarfan dijo...

Efectivamente, quedó incompleta y colgada.

De la mano de la Cúpula se publicaron 9 números en formato "prestigio" a principios de los 90que llegaron hasta el 13 o 15 USA creo.

A mi me encantó. Quedó totalmente colgada y debo decir que ha envejecido muy bien. Todo lo que hay en este tomo ya lo tengo, creo que esperararé al próximo porque con todo lo del Saló...

Ojalá se venda bien y la veamos completa.

frog2000 dijo...

El primer tomo tiene unas cuantas cosas inéditas. Yo ya he vendido mi colección de La Cúpula y me he hecho con la edición de Astiberri, que peca de una traducción apresurada.

Archivo del blog