La ira del Espectro, de Michael Fleisher y Jim Aparo.


Si hace poco comentábamos la primera entrega del Espectro de John Ostrander y Tom Mandrake, ahora le toca el turno a otra recopilación que, con motivo del "mes Espectro", Planeta ha publicado recientemente en nuestro país. Se trata del clásico "La ira del Espectro", guionizado por Michael Fleisher (con la ayuda de Russell Carley), y dibujado por Jim Aparo (con aportaciones puntuales de Frank Thorne, Ernie Chua, Mike DeCarlo y Pablo Marcos).

Nos encontramos ante una recopilación de historias breves, generalmente de alrededor de una docena de páginas, que se publicaron originalmente en la cabecera genérica de DC Adventure Comics (431-440, entre enero-febrero de 1974 y julio-agosto de 1975). Por motivos que siguen sin estar del todo claros -se apunta tanto a la falta de ventas como a problemas con el contenido de las historias-, el serial del Espectro terminó cancelándose y quedaron algunos guiones escritor por Fleisher sin dibujar. En 1988 se publicó una miniserie que reeditaba el material clásico e incluía las historias inéditas finalmente dibujadas por el mismo Aparo, las cuales también se incluyen en el tomo; en total, unas 200 páginas de cómic.

Es éste un tebeo de terror, en la línea de los magazines y demás títulos enmarcados en el revival del la era dorada del género (en los 50, con los títulos clásicos de la EC) que se vivió en los 70, capitaneado por la Warren y seguido por un buen número de editoriales, entre las que, por supuesto, estuvieron Marvel y DC. Las historias suelen ser bastante simples en su estructura, y consisten básicamente en algún delincuente o grupo de estos cometiendo un crimen sangriento, el detective Jim Corrigan investigando el caso y, al dar con los culpables, ajusticiándolos en la forma de su alter ego, el Espectro.

Precisamente el interés de las historietas recae principalmente en los modos en los que el Espectro aplica su "justicia divina"; dado que es un ser prácticamente omnipotente, encontrará siempre nuevas maneras de asesinar a los asesinos, a cada cual más grotesca: cortados con tijeras gigantes, convertidos en madera y aserrados, fundidos como cera... Es de suponer que, en su momento y contexto, esto debía resultar bastante chocante, y su impacto en los jóvenes de la época es, suponemos, lo que ha conseguido que mereciese, pese a su escaso éxito y desarrollo algo tosco, su aureola de clásico.

Por lo demás, aparte de lo predecibles que llegan a hacerse las historietas, aspectos como los diálogos o los personajes resultan claramente deficientes, en mi opinión, y el interés se carga en exceso sobre el clímax de las historias representado en el citado proceso de ajusticiamiento. Con todo, no falta ese regusto vintage que no deja de tener su encanto, para quien pueda apreciarlo.

Sobre el dibujo, Jim Aparo hace un trabajo a la altura de su profesionalidad y buen hacer. En los números clásicos recuerda por momentos a Neal Adams, no tan pulido ni experimental, pero con una narrativa más limpia y sencilla a cambio. En cambio, en los números que dibujó ya en los 80 se aprecia un descenso de la calidad del dibujo, tal vez lastrado por el entintado de un Mike DeCarlo que carga demasiado su personalidad en el resultado final. Con todo, un arte nítido, que facilita la lectura y sale resultón. A destacar también el episodio que dibujó el gran Frank Thorne y entintó el propio Aparo, quizá el mejor de todo el tomo.

En resumen, un tebeo que quizá no haya envejecido del todo bien, pero que sigue teniendo un interés muy especial para los aficionados al terror más clásico y algo burro, con un arte agradable y con la aureola de tebeo "de culto". Puede que no esté a la altura de la excelente serie de Ostrander y Mandrake, pero sigue siendo, me parece, un tebeo que tiene sus valores.


2 comentarios:

sublibrarian of the year dijo...

Usted que sabe, ¿verdad que publicaron hace poco algo de Caballero Luna?

No consigo encontrarlo sin bajar a la catacumba.

Bueno, saludos.

Werewolfie dijo...

Sí, claro: tres tomitos formato Biblioteca Marvel... porque te refieres al clásico, ¿verdad? Que la serie nueva también se ha visto por aquí...

Archivo del blog