HYPOCRITE: Cómo descifrar el Atircopyh, de Jean-Claude Forest.


Qué delirio pop más bonito, o eso me ha parecido. Desde la preciosa portada hasta la última viñeta, encontramos en este tebeo una sucesión de ideas delirantes, juegos de palabras absurdos, situaciones imposibles y personajes excéntricos; todo es juego, diversión liviana, tornillería floja y espontaneidad descocada. Y, como todos los juegos, requiere entrar en su dinámica para poderlo disfrutar; no será éste el caso, conviene avisar, de lectores con determinadas expectativas o exigencias de lectura, comenzando por la coherencia y la plausibilidad -las cuales brillan, por si no ha quedado claro, por su ausencia-.
El dibujo irá con gustos, como siempre; a mí me encanta. Descaradamente naif, sencillito y hasta un poco infantiloide, Forest inunda literalmente de viñetas cada plancha, y rellena cada viñeta con personajes y más personajes, fondos generalmente poco detallados o casi inexistentes y una ambientación fantástica, donde siempre hay objetos extraños y gente o seres más extraños todavía. La estructura de la página es bastante monótona, casi siempre con cuatro tiras horizontales con número de viñetas variable. Casi como una recopilación de tiras de prensa, que fue como, según he leído por ahí, comenzó la serie; aunque esta historia en particular se publicó en la revista Pilote.
Mención aparte para el color, añadido ad hoc por Fanny Dalle-Riva y Eric Bricka. Resulta bastante plano y poco coherente; podemos ver cómo la piel de los personajes, por ejemplo, tan pronto tiene un tono rosado más o menos realista, como adopta un color verde, blanco, amarillo, azul o naranja. El efecto me resulta muy interesante, y refuerza la sensación de artefacto pop, de delirio de colorines y neuronas sueltas.
Sobre la historia en sí, me parece que es inútil tratar de describirla; Hypocrite, la heroína del título, va pasando por una serie de aventuras a las que se van sumando personajes a cual más peculiar, y hay constantes giros argumentales, pasando de una cosa a otra sin solución de continuidad. Los juegos lingüísticos que aparecen de manera casi constante en los interminables diálogos hacen pensar que el traductor habrá tenido sus dificultades, y es difícil saber, sin haber leído el original, cuánto se ha perdido, inevitablemente, por el camino.
La edición me parece algo discutible. Tiene un tamaño álbum, cosa que requiere -ya digo que tiene muchísimas viñetas por página, aunque tampoco es un dibujo especialmente detallista-, la calidad del papel y la impresión es excelente y no he encontrado ningún error destacable. En la contra tenemos un precio a todas luces desproporcionado, por no decir absurdo; casi veinte euros por un álbum que ni siquiera tiene tapa dura. Supongo que en Glénat asumen que los posibles compradores de este álbum nos haremos con él por puro capricho, y por capricho al que no dolerán prendas.
Según parece, se han llegado a editar cuatro álbumes con las psicoandanzas de Hypocrite, y el que nos ocupa es cronológicamente el segundo. Tendremos que cruzar los dedos para ver los otros tres por aquí, supongo; tengo mis dudas sobre si un producto tan descaradamente lisérgico y setentero encontrará público suficiente. Si los terminan sacando, volveré a picar, seguro. Siempre es bueno encontrar a alguien con quien compartir la medicación.

2 comentarios:

Pablaktus dijo...

Esta historieta se puede decir que es lo mas representaqtivo del espiritu de Forest (mas que Barbarella) y desde el principio (aun en su edicion francesa) ha tenido problemas de publicacion, existiendo una ultima historia inconclusa, y editada tiempo atras por una editorial francesa como parte de un gran libro retrospectivo de Jean Claude.
Yo solo tengo el compilatorio en frances de las tiras de periodico L'Hypocrite et le monstre de Loch Ness", o sea, el tomo 1. En general, es una historieta descontinuada y muy muy dificil de encontrar en sus ediciones y reediciones anteriores (en frances) me la pase buscando por Belgica y Francia, pero nada, eso si , encontre otras joyitas.
Espero que se re-edite la continuacion, y que pueda hacerme de este tomo, pues, donde vivo, es muy lejos del mundo de la historieta, y a lo mas, llegan Batmans y Xmen...

Werewolfie dijo...

Coincidimos, Pablaktus. Suerte tú que tienes al menos el tomo del Lago Ness... Ojalá que se editaran el resto de tomos por aquí, pero lo veo más que difícil... Al menos, ahora tenemos Los náufragos del tiempo...

Archivo del blog