Días grises, de Guillem March.

Días grises Guillem MarchDesde la colección Siurell de Dolmen Editorial, dedicada a autores españoles, nos llega la nueva obra del mallorquín Guillem March, Días grises, que representa un nuevo paso adelante para este creador y una nueva muestra de su talento y versatilidad temática y estilística.

Nos encontramos ante una historia ciertamente oscura, sumergida en pasiones cercanas a la demencia, llena de equívocos y situaciones ambiguas cargadas de una violencia contenida que tarda en desatarse, pero con devastadoras consecuencias cuando lo hace. Guillem opta por un ritmo progresivo, cercano a lo costumbrista en los primeros compases, y un avance en espiral: la paranoia, los celos, el peso de los sueños, el delirio y las alucinaciones van haciendo mella poco a poco en el protagonista central y van arrastrándole junto a su entorno hacia la dramática conclusión.

El pulso narrativo de la historia está maravillosamente sostenido, dosificando muy bien la información y con un desarrollo tan intrigante como coherente. Los personajes están excelentemente desarrollados, resultan tan cercanos como creíbles y no cuesta implicarse en sus devenires. La trama mezcla hábilmente elementos cotidianos con la explosión progresiva de la locura y la violencia onírica o explícita, resultando una especie de slice of life desquiciado y cercano a la serie negra.

El dibujo de Guillem, acostumbrados como estamos a su estilo tan limpio y claro, se adecua a la historia: sin perder sus señas de identidad, introduce el trazo grueso de pincel, la mancha y el borrón expresionistas, siempre al servicio de lo que se está contando. Es un narrador nato, y difícilmente se encontrará un elogio a la medida de lo que es capaz de hacer: tan sólo pueden comprobarlo por ustedes mismos. Lástima que no haya hecho en esta ocasión el color, aunque hay que reconocer que el trabajo de Jaime Herrera está, sin duda alguna, a la altura.

En resumen: un excelente tebeo, a mitad de camino entre el thriller y lo costumbrista, con una buena historia y un mejor modo de contarla, y un hito más en la progresión de uno de los mejores autores de cómic español, en nuestra modesta opinión, de la actualidad. No se lo pierdan, y sigan muy atentos a este autor: lo mejor, sin duda, está todavía por llegar.

1 comentario:

PAblo dijo...

Me has picado la curiosidad con la reseña. Le echaré un ojo (quizás los dos).

Impacientes Saludos.

Archivo del blog