Criminal, de Ed Brubaker y Sean Phillips.

La editorial Panini acaba de presentar en nuestro país el primer tomo recopilatorio de la serie de cómics Criminal, obra del guionista Ed Brubaker y el dibujante Sean Phillips. Se trata de un tebeo editado en Estados Unidos por el sello Icon de Marvel, que permite a los autores mantener los derechos de autor sobre sus obras, y que, por el momento, ha cobijado este Criminal y el Kabuki de David Mack.

Brubaker y Phillips habían colaborado con anterioridad en Sleeper, la excelente serie publicada por Wildstorm que combinase con maestría intriga, género negro, espionaje y metahumanos. En esta nueva colaboración, sin embargo, dejan de lado los elementos fantásticos para contarnos una historia de puro género negro, centrada en el mundo de los criminales a los que hace referencia el título. Así, Leo, el protagonista, es un carterista de poca monta que vive tratando de no llamar la atención, a cargo de un anciano drogadicto con alzheimer. Sin embargo, y pese a sus reticencias iniciales, es convencido para participar en un golpe que aparenta ser bastante seguro... Ahora bien, no todo es lo que parece y, como no podía ser de otro modo, las cosas van a complicarse...

Se trata, podemos decir, de una historia sólida que hace buen uso de lugares comunes del género y cuyo mayor mérito, además de conseguir una trama entretenida y adictiva que se sigue con curiosidad creciente, es el de presentar unos personajes complejos e interesantes con los que es inevitable sentirse implicado. Por otra parte, el dibujo de Phillips sigue siendo excelente y muy apropiado para este tipo de cómic. Sus rostros son expresivos y reconocibles, su ambientación sucia y descarnada y su narrativa nítida y comprensible.

En suma, tebeo que encantará a los admiradores de sus creadores, del género negro y, en general, de las buenas historias bien contadas y bien dibujadas.

Criminal 1: Cobarde, de Ed Brubaker y Sean Philips. 144 págs. 15 €

1 comentario:

Jaime Sirvent dijo...

Todavía no lo he comprado, pero caerá pronto, me encanta Brubaker y me encantó el trabajo que tanto él como Sean Phillips desplegaron en Sleeper. Un saludo.

Archivo del blog